domingo, 14 de junio de 2015

El octavo consejero


‘Alien: el octavo pasajero’ (1979) es una de las obras maestras de la ciencia ficción. Dirigida por Ridley Scott, protagonizada por Sigourney Weaver y con la aportación enorme de Dan O’Bannon, en el guión e idea original. El octavo pasajero resulta ser un invitado de lo más incomodo en la nave espacial… Un detalle que ha calado en la conciencia popular. En el nuevo Consejo de administración del Racing también hay un octavo pasajero infiltrado, el de la empresa vasca Inmoarrabi. Estos prestamistas de riesgo quedaron vinculados para siempre a Francisco Pernía al dejarle 2,5 millones de euros para pagar a Hacienda 1,9, ya que ninguna entidad bancaria accedió a realizar la operación. Los propietarios de Inmoarrabi tienen además vinculaciones familiares con el representante de futbolistas Eugenio Botas, que ha sido mano derecha del ex político de Cóbreces durante los últimos años y en la gestión del Racing.
El rumor de la presencia de un consejero del Inmoarrabi no había sentado bien en el entorno de los aficionados. En realidad, no hay tal consejero con presencia física. Es el único del que no se ha dicho nombre… El alien. Se trata solamente de un poder, que tiene Manolo Higuera, con el que la empresa quiere ser observadora privilegiada de todo lo que ocurra en la gestión del Racing para velar por sus intereses económicos… Inmoarrabi sabe ya que no recuperará todo el dinero prestado, pero quiere su parte del pastel. Además, en la Junta General se indicó que no se amortizará deuda en acciones en la nueva ampliación de capital, aunque sí se podrá hacer en un futuro.
Precisamente, uno de los momentos más curiosos de la Junta General de Accionistas se produjo cuando un accionista minoritario pidió al Consejo que no dejase entrar al representante Eugenio Botas en las instalaciones del Racing. A esto, Manolo Higuera contestó tajante: "Si me encuentro a esa persona en alguna de las dependencias del club, le echo a hostias". Lo cierto es que Botas e Inmoarrabi ya tienen muy poco o nada que ver y que la empresa vasca se ha portado bastante bien con el Racing en los últimos tiempos, siendo ahora uno de los máximos accionistas de la entidad. Inmoarrabi aprieta, pero no ahoga. Están muy interesados en que el club vaya bien y les pueda devolver el dinero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario