jueves, 25 de junio de 2015

El recurso del Elche


El Elche esperó hasta el último día para presentar su recurso al TAD e impugnar  acudido al TAD el acuerdo del juez de disciplina de la Liga que decretó su descenso administrativo. Pocos confían en que esa guerra de tribunales le dé resultado al club ilicitano.
El motivo de haber agotado el plazo no era otro que el de tener que esperar por el certificado positivo de Hacienda, que obtuvo el pasado lunes sobre la campana.
En el recurso, el Elche no sólo pide la anulación de la resolución de la Liga, sino la suspensión cautelar de la misma, sabedores de que el fallo sobre el fondo del asunto no llegará a tiempo. Como motivos alegan que están al corriente con la Agencia Tributaria y aportan el famoso certificado positivo de Hacienda.
Alegan también la desproporcionalidad existente entre las causas que propiciaron el descenso administrativo y el perjuicio que ello irroga al club. El Elche no podría hacer frente en Segunda a una deuda de 50 millones de euros, pues los ingresos, que en primera son de 35 millones, bajarían a 8 millones aproximadamente. Y la pérdida de categoría reduce otras vías de ingresos, como la venta de abonos.
Desde el Elche niegan que a nivel deportivo hayan jugado con ventaja respecto al Fair play financiero, ya que, alegan, no pudieron realizar fichajes suficientes para tener una plantilla competitiva. También quieren hacer constar el cambio de consejo de administración. Entienden que están haciendo todo lo posible para cumplir con la normativa y que la sanción debe recaer en las personas físicas que ocasionaron el problema (Sepulcre y demás exdirectivos) ya no están en la institución.

En el club esperan que este viernes el TAD resuelva sobre la cautelar, pero es prácticamente imposible pues antes deberá conceder trámite de audiencia y recabar el expediente a la Liga.
La LFP ha abierto mientras otro frente, por si acaso… Al Elche se le ha abierto un expediente sancionador que le impedirá hacer fichajes en el próximo mercado de verano y le impone una multa económica como consecuencia de haber sobrepasado el límite salarial la pasada temporada. La gota que colma el vaso y que trata de hundir la recuperación del club. La sanción es independiente de si el Elche está en Primera o Segunda. La apertura de este expediente viene motivada por un incremento de los gastos salariales de 750.000 euros tras aumentar el sueldo a los cinco capitanes del equipo: Edu Albacar, Manu Herrera, Ferrán Corominas, Damián Suárez y Sergio Pelegrín. Este aumento del salario de los jugadores citados, justificado por el club como un premio a los futbolistas que menos cobraban, también trajo consecuencias deportivas, ya que el resto de la plantilla se sintió traicionada, al igual que el entrenador, Fran Escribá, cuando todos habían pactado un aplazamiento de parte de su ficha para que el club no sobrepasara el límite salarial. En el pasado mes de septiembre, la plantilla del Elche se vio obligada a aplazar el 12% de su salario para rebajar el límite salarial y que el club pudiera inscribir en su plantilla a tres jugadores más una vez comenzada la competición. Esta era ya la segunda ocasión en la que el Elche sobrepasa el límite salarial desde su regreso a Primera, motivo por el que tampoco pudo incorporar jugadores en el pasado mercado de invierno. Además, en el expediente también existe la propuesta de una sanción económica de 30.000 euros para la entidad ilicitana.
La sanción dejaría al Elche en una situación muy precaria para la próxima temporada, ya que sólo cuenta con 12 jugadores en su plantilla de los que la mitad, si finalmente se consuma el descenso administrativo, pueden abandonar el Elche sin que la entidad perciba nada a cambio.
Como ya ocurrió con el caso del Murcia, no hay nada peor que enfrentarse a la LFP. Por las buenas, papa Tebas es bueno; por las malas resulta letal. El Elche tiene la soga al cuello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario