viernes, 19 de junio de 2015

Elche nuestro



Elche CF nuestro, que estás en los cielos financieros, líbranos del infierno deportivo al pobre Racing. Una oración ilicitana es lo único que le queda al racinguismo. La palmera a la que aferrarse en medio de la tormenta. Osasuna y Albacete parece que han ganado su partido en los despachos y estarán la próxima campaña en Segunda División. Al aficionado de a pie le parece increíble que al club navarro no le vaya a ocurrir nada después de las barbaridades que están saliendo a la luz sobre amaños deportivos gracias al ejército de detectives contratados por Javier Tebas. A los rojillos no les pasará nada de nada... De momento. La justicia ordinaria es muy lenta en España. Otra cosa es lo que ocurrirá en un futuro, incluso si la UEFA mete mano en el asunto, pero desde luego no están como para criticar a nadie desde las altas instancias del fútbol. La corrupción en el deporte del balón es tanta como el dinero que circula a raudales por todas sus venas.
Con el Osasuna a salvo, pese al olor a cloaca, y un Albacete que nunca estuvo en el punto de mira, salvo en Santander, todo pasa por un nuevo descenso del Eche. Es curioso lo del conjunto manchego. Desde el Racing se le quiso poner en entredicho, sobre su jugada para evitar el embargo de Hacienda, pero su treta legal no deja de ser eso, legal. Una treta, que en principio le ha salido muy bien. A los rojillos no les ha costado poner el aval de 1,7 millones y salvar el único escollo que tenían para continuar en la categoría de plata, aunque se le avecinan años muy complejos en lo deportivo y en los juzgados.
El Elche está moviéndose bien en el filo de la navaja. Debe mucho dinero y tiene más frentes abiertos que los alemanes en la II Guerra Mundial. Su jugada de solicitar voluntariamente el concurso de acreedores les ha permitido parar todos los pagos de deudas y han logrado un acuerdo con la Agencia Tributaria a última hora. Han sido 3,7 millones de deuda inaplazable depositados y un acuerdo para paga el resto… Pero este esfuerzo titánico solamente ha servido para lograr el famoso “papelillo” de Hacienda, el certificado positivo. Ahora con el documento podrán presentar un recurso al TAD solicitando la paralización cautelar de su descenso a Segunda. Su justificación legal es la protección de sus acreedores, de ahí lo de entrar en concurso de acreedores voluntariamente (además de no responder el propio Consejo del club), y de salvaguardar su dinero de las televisiones por estar en Primera División, el mayor activo económico de la institución. El gol en los despachos está bien marcado, pero precisamente a la LFP no le gusta encajar ningún tanto. Javier Tebas tiene claro que el Elche no va a jugar en Primera División, sí o sí. También el Eibar, que se plantea también presentar batalla. Además, los directivos ilicitanos se han puesto gallitos con la Liga de fútbol profesional, que guarda en la recamara varios expedientes para poner más piedras en el camino al Elche.

La noticia de que el equipo ilicitano había logrado llegar a un acuerdo con Hacienda dejó tocada las esperanzas racinguistas, pero parece muy complicado que puedan también llegar a un acuerdo amistoso con todos los futbolistas a los que debe dinero. Los problemas que tiene el Elche son muchos y variados y tener en contra a la LFP no es nada bueno, mientras que el Racing trabaja de la mano con Tebas… Ahí está el rayito de esperanza. La palmera ilicitana a la que aferrarse para que el Racing pueda competir en Segunda División la temporada que viene. Los futbolistas del club cántabro han sido convocados para incorporarse al trabajo por Pedro Munitis el 7 de julio. Será difícil que en esa fecha se sepa en qué categoría estará el club, aunque desde la LFP quieren resolver el acertijo lo antes posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario