jueves, 30 de julio de 2015

Hacienda se pone dura


La Agencia Tributaría es un hueso duro de roer. El acuerdo que el Racing tiene que lograr con Hacienda en los próximos días, en principio debería estar firmado durante la primera semana de agosto, se ha estancado. La directora del Departamento de Recaudación de la Agencia Tributaria, Soledad García López, la misma que se querelló con Javier Tebas, quiere que toda la deuda del club esté pagada antes de un año. Ese plazo es imposible de asumir por el Racing. El club está dispuesto a pagar dos millones de euros en un breve plazo de tiempo, y a avalar los pagos de los otros seis millones retomando un calendario de pagos similar al del anterior convenio singular, que incumplió Ángel Lavín 'Harry' y que era menos estricto. ¡A Osasuna la Hacienda foral navarra le ha aplazado su deuda 30 años! Un aplazamiento que está en el aire por la falta de garantías.
La Agencia Tributaria está siendo más dura con el Racing que con ningún otro club de fútbol. Es cierto que la gestión de Francisco Pernía y Harry Lavín fue penosa y dejaron al club al borde la liquidación incumpliendo dos acuerdos singulares con el fisco y eso lastra cualquier negociación. Los actuales dirigentes no tienen nada que ver y la disposición de Hacienda también, pero la sociedad mercantil es la misma. La ley indicia que se debe pagar la totalidad de la deuda tras esos dos incumplimientos y el club está por ello embargado, pero evidentemente a la Agencia Tributaria le interesa cobrar y que la empresa siga funcionando para que pueda seguir abonando cantidades. Apretar sin ahogar y respetar una normativa superior, que indica que lo fundamental es no perjudicar al erario público. Además, el Racing considera que no se saltó el último acuerdo singular sino solamente uno de los plazos, un matiz jurídico que puede dar aire ya que es imposible firmar un tercer convenio singular. Desde que llegó el embargo total, el equipo cántabro ha pagado a la Agencia Tributaria mucho más de lo que tenía estipulado.

Por tanto, la voluntad de todas las partes es de arreglar la situación. Interesa a todos los estamentos y beneficia al ciudadano. Desde el Gobierno de Cantabria también se trabaja en un plan que articule una salida al callejón sin inyectar dinero público, pero todo el trabajo con la administración pública es lento y farragoso. Los problemas son el tiempo y el dinero, así que no son obstáculos menores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario