domingo, 30 de agosto de 2015

Bueno, feo y malo: Racing - Atlético Astorga


El Bueno
A los buenos se les ve enseguida ya sea en el césped o en las películas de Hollywood. Ayer dos detalles de calidad, uno del gallego Dani Rodríguez y otro del andaluz Dioni, salvaron al Racing. Nos aferramos al talento individual a falta de que funcione el grupo. Paciencia.

El Feo

Ni concurso infantil de Cenor en el descanso, ni videomarcadores arreglados, ni emisión del encuentro por internet, ni mascota infantil… Están en ello. Todo en el club está cogido con pinzas. La herencia recibida y tal. El Racing cuida poco todos esos detalles que deben acompañar a un evento deportivo. Basta mirar la publicidad estática de El Sardinero para darse cuenta de que los patrocinadores nuevos brillan por su ausencia. Los focos no se encendieron en el descanso y había que achinar los ojos para atisbar el juego en la segunda mitad. Hay que ahorrar. No se olvidaron de entregar el banderín al Atlético Astorga con motivo de su primera visita a los Campos de Sport de milagro.

El Malo

Al poco de terminar la rueda de prensa de Pedro Munitis se desató la tormenta sobre Santander. Rayos, truenos y tromba de agua no precisamente metafóricos. El técnico del Barrio Pesquero fue duro con sus hombres y eso que habían sumado tres puntos. Había que ganar y se venció, otra cosa es convencer. Lamentablemente lo único que no pueden comprar en el Racing es tiempo, podrán llegar otro delantero y otro futbolista de banda, Migue, pero no pueden fichar más tiempo… “Pasaremos un mes muy malo”, susurró un Munitis cariacontecido. El Racing es malo a balón parado, en su área y en la contraria, pasan los meses y los años y es igual de penoso… No es cuestión de tiempo. Parece que nadie encuentra respuestas a ese problema.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario