miércoles, 26 de agosto de 2015

#CedricVenteAlRacing


Me encantan las historias que se generan alrededor del fútbol, ni siquiera hablamos ya de goles o regates sino de esas locuras de aficionados que parecen anuncios de Aquarius. Este deporte es mejor que un batallón de guionistas de Hollywood y no deja de asombrarnos exaltando las virtudes y defectos del ser humano a lo bestia. Somos imprevisibles. 

Ha ocurrido en varias ocasiones que un aficionado se ha inventado un traspaso y ha terminado originando una catarata de informaciones, rumores y especulaciones... Incluso motivando que al final se haya llegado a materializar la operación. Pasa todavía más en la actualidad gracias a las redes sociales. Recuerdo el caso de Leon Ward, un electricista seguidor del Middlesbrough, que quiso ilusionar a los aficionados de su equipo inventando un fichaje de relumbrón. Así que concibió a Rajko Purovic, una gran promesa del fútbol serbio. Incluso le creó su página en Wikipedia, no hay mayor prueba de veracidad. Luego lanzó el anzuelo en su blog y los medios de comunicación no tardaron en picar. La lío gordísima.

Aquí en Santander sucedió algo parecido con un periodista que solía publicar en un prestigioso periódico los nombres que aparecían en un conocido foro de la red como posibles incorporaciones... Hasta que le gastaron una broma con bastante mala leche. El mítico entrenador de baloncesto Bobby Knight urdió un plan que incluía crear a la mejor promesa de las canchas europeas: Iván Renko. Un alero alto que lo tenía todo para triunfar, pero que realmente no existía en este planeta. Al momento muchos "expertos" ya hablaban maravillas de su juego e incluso le habían visto en varios partidos... Knight pretendía asestar un golpe mortal a los gurús del scouting y a su manera lo consiguió, aunque duró poco la azotaina.

Ayer, durante unas cuantas horas cientos de aficionados del Racing, y hasta algún infiltrado que se ha sumado a la broma/juego, han tuiteado con el hashtag  pidiendo al futbolista del Mallorca B Cedric Omoigui que fichase por el club santanderino. En realidad, el delantero africano ya estaba a punto de irse al filial del Valencia. Poco había que hacer. Con algo más de 1.500 seguidores en su cuenta de Twitter, Cedric se define en su perfil como "hijo de Dios". El goleador nigeriano se extrañó mucho ante tantas menciones en la red del pajarito con tales muestras de cariño y alabanzas desmedidas llegadas desde la capital cántabra. Hasta se lo comentó a su agente: "¿Pasa algo?". Ya se estaba calentando con la opción de vestirse de verdiblanco...

De manera más o menos espontánea, con la cuenta @FutbolDinero de ideóloga,  un grupo de hinchas fieles al Racing vieron la necesidad acuciante de su club, un buen delantero, y se lanzaron a tuitear como si fuesen ciudadanos llevando dinero a casa de George Bailey en el final de 'Qué bello es vivir'.

Cedric llegó a Mallorca en 2008 después de probar en varios equipos madrileños como tantos otros niños africanos que sueñan con ser futbolistas profesionales. La mayoría nunca llegarán a la élite, pero éste parece que sí apunta buenas maneras. Hace un par de temporada marcó 28 goles con el filial bermellón, en Tercera, y la pasada campaña, ya en 2ªB, hizo 17 goles en 33 partidos. Además, los consiguió en un Mallorca B que descendió y que sufrió mucho en la categoría. El ariete africano es una promesa más o menos desconocida en la élite, aunque llegó a debutar en Segunda con el primer equipo, 104 minutos en cinco partidos.

Para darle un ingrediente exótico y un giro hilarante a la historia el agente del chaval se llama Mauricio Camello, de la prestigiosa agencia de representación Bahía Internacional. El señor Camello también ha alucinado con todo lo que ha pasado en Twitter. Mauri, que era su nombre futbolístico, jugó en el filial del Atlético Madrid y en otros muchos equipos españoles, pero seguro que no había vivido nunca una "revuelta popular" pidiendo el fichaje de un desconocido para esa misma afición que le reclamaba. Por un instante, la Comisión deportiva del Racing fuimos todos. Contrataciones debatidas en la red como en un círculo podemita. En el club también se fascinaron con la irrupción de Cedric e incluso indagaron sobre sus condiciones y situación. Entienden que el Racing necesita un delantero top, palabra muy de moda en este verano racinguista, y no una promesa porque hace falta ascender sí o sí, pero han acabado por mirar con interés al nuevo Koné, ahora ya cedido en el Valencia Mestalla con opción de compra. Veremos si al final llega un top o un torp, palabro genial, inventado por el programa Cachitos de hierro y cromo.

Lo cierto es que el #CedricVenteAlRacing ha sido una de las mejores campañas de publicidad que he visto en los últimos años. Bastante mejor que el 'Abandona todo'. Cedric vente al Racing es un Pepe vente pa' Alemania que perdurará en los años. Resume un poco lo que es el mercado de fichajes de este nuestro equipo. Un p... locura.


Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario