jueves, 20 de agosto de 2015

Guía gastronómica del Grupo I de 2ªB


Arandina CF
El lechazo de Aranda es un manjar exquisito y uno de los platos más reconocidos de la variada gastronomía española. El secreto de la preparación del cordero lechal no es otro que una materia prima de primerísima calidad, el horno y la cazuela de barro. La localidad es la sede del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida del Lechazo de Castilla y León. Una buena garantía de calidad. Las chuletillas a la parrilla, la morcilla local y la torta de pan de Aranda para acompañar cualquier plato son también muy recomendables para degustar en una excursión futbolera fija para los buenos gastrónomos de 2ªB. No hay que olvidarse de los vinos de la zona, denominación de origen Ribera del Duero.


Atlético Astorga
No hay que devanarse los sesos para pedir el plato típico de Astorga. Todos saben que allí se come el cocido maragato, que se sirve al revés. Se comienza por la carne y posteriormente se sacan los garbanzos, patatas, verdura y la sopa. Habitualmente se acompaña con unas natillas de postre. Es plato único, incluso para los más tragones. Para llevar de regreso a destino es imprescindible comprar una cajita de mantecadas. Ya se menciona su existencia en 1805 y se cree que fue una monja que colgó los hábitos la que popularizó este dulce hecho con harina, azúcar y huevos.


Burgos CF
¿Quién no conoce la morcilla de Burgos? Pues eso. Hasta el Rey Juan Carlos fue a comprarla cuando colgó las botas... Si quieres probar algo diferente puedes arriesgarte con la olla podrida, un cocido que incluye también morcilla, alubias, chorizo, panceta y costilla... Ahora bien, si luego vas a ir a ver un partido de fútbol puedes originar una avalancha en las gradas de El Plantío.


Guijuelo
Es lógico que esta temporada el CD Guijuelo haya querido llevar su famoso jamón estampado en la segunda equipación. Esta localidad salmantina es conocida en todo el mundo por sus embutidos y el jamón de la máxima calidad es su seña de identidad. Guijuelo tiene una de las rentas per cápita más altas del país. Existen más de 170 empresas dedicas a este sector en una localidad de aproximadamente 6.000 habitantes. Por supuesto, cuentan hasta con un museo dedicado a la industria chacinera.


Izarra de Estella
En la localidad navarra es típico el asado de cochinillo, conocido allí como gorrín. Los platos de caza y las truchas del río Ega también son algunas de las recomendaciones. No podemos desestimar el ajoarriero: bacalao acompañado con pimiento verde, cebolla, ajo y tomate, todo triturado, a los que se añaden langostinos y otros productos a gusto del cocinero.



Lealtad de Villaviciosa
Es complicado comer mal en Asturias. En Villaviciosa lo que tenemos que tener claro es la bebida porque visitamos la capital mundial de la sidra. Muy cerca del Ayuntamiento, por detrás, se encuentra La Sidrería El Furacu, casi como aquel oso que tenía poco de semental. Un acierto seguro. Los fritos de pixín, rape, son una buena opción para acompañar los culines de sidra.


Tudelano
La cocina de la Ribera Navarra está marcada por la calidad de sus verduras. La recomendación más evidente: los cogollos de Tudela. Perfección vegetal. Les podemos comer también rellenos o acompañados con anchoas, un guiño a Cantabria. Por supuesto, también los espárragos o una buena menestra son buenas opciones.


Cacereño
Cáceres es actualmente la capital española de la gastronomía durante este año 2015, así que casi seguro que nos encontraremos con eventos, ofertas y jornadas relacionados con el buen yantar. Su cocina es rica y variada, aunque destacan los productos del cerdo ibérico. El famoso queso untoso de la zona, la Torta del Casar, las migas extremeñas o el gazpacho cacereño... También una gran variedad de pinchos y cocina tanto tradicional como más moderna. 


Cultural Leonesa
El Barrio Húmedo de León es uno de los más famosos del país si hablamos de tapas y copas, así que es obligado perderse por él. Eso sí, no podemos dejar de probar la cecina de León, que desde 1994 está catalogada con la Indicación Geográfica Protegida... Se estima que el 95% de la cecina consumida en España está elaborada en tierras leonesas. Casi nada.


Peña Sport de Tafalla
El mejor exponente de la gastronomía tafallesa es la materia prima fresca que da su fértil huerta. La menestra de verduras supone un mosaico perfecto de sus excelencias hortelanas. Las pochas con cordoniz, el ajoarriero con caracoles, el cordero en chilindrón, costillas a la brasa de sarmientos de vid... No vas a comer mal en un pueblo que aprecia la gastronomía tradicional.



Pontevedra
Mariscos de la Ría de Pontevedra. No hay más decir, está usted en un paraíso gastronómico. Pescados, carnes, empanada, vegetales, pimientos de padrón, quesos y vinos blancos... En el casco antiguo hay multitud de bares para el tapeo, con generosas raciones, y restaurantes siempre con una excelente relación calidad-precio.


Racing de Santander
No hay nada más típico que las rabas en la capital cántabra, aunque la gastronomía de una ciudad marinera hace que también recomendemos casi cualquier pescado, sardinas, mariscos... O las carnes de una región tan verde.



Racing de Ferrol
Un poco de lacón cocido con grelos no puede faltar en esta ruta. Es además una de las raciones más típicas de Galicia. En Ferrol mención a parte merecen sus empanas, su relleno va siempre azafranado, con aceite, pimiento y cebolla. En una plaza costera también se pueden disfrutar excelentes pescados, percebes... Y de postre, la tarta de Ferrol, elaborada con castaña. 



Celta de Vigo B
En este guía hemos puesto pocos nombres de restaurantes concretos, pero el arroz con bogavante del Mesón Barbantes merece una mención especial. Tiene fama de ser uno de los mejores de Galicia. Está cerca de la playa de Bao y solían frecuentarlo los jugadores del Celta hace años. El arroz lo ponen caldoso. Además, la calidad-precio es muy buena. Cambió de dueños hace un tiempo, pero sigue manteniendo la calidad y la buena reputación.


Coruxo
Coruxo es una parroquia costera de Vigo de poco más de 5.000 habitantes. Su estadio está muy cerquita de la playa de Vao, así que aplicamos la misma recomendación que para el Celta de Vigo B porque el Mesón Barbantes está muy cerca del campo del Coruxo.


Sporting B
En esta gira gastronómica por 20 ciudades hermanadas por el fútbol no podemos dejar de comer un buen cachopo asturiano, así que aprovechamos la presencia del filial del Sporting en el Grupo I. En Gijón hay muchos restaurantes especializados y casi todos ofrecen este plato, incluso en su versión gigante para varios comensales. El cachopo son dos filetes de ternera rebozados con jamón serrano y queso al estilo de un San Jacobo. Originariamente era un forma de dar salida a filetes de poca calidad o poco frescos, sin embargo ahora es una de las recetas estrella de la cocina asturiana. También se han incluido muchas variantes, con queso de Cabrales, setas, marisco, espárragos o pimientos en el relleno. Lo que no debe faltar nunca es que el cachopo se salga del plato y una guarnición generosa de patatas. La palabra cachopo significa tronco seco y hueco de un árbol...



Valladolid B
Aunque tu equipo juegue en 2ªB, no significa que tengas que ir a comer el menú del día antes del partido... ¡Incluimos un pequeño lujo en la lista! Aunque en Valladolid es recomendable el tapeo y salir de pinchos, citamos un establecimiento que obtuvo la famosa estrella Michelín en 2014: LeDomaine, el restaurante del hotel Abadía de Retuerta en Sardón de Duero, a 29 kilómetros de Pucela. Eso sí, está cerrado los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero. El Racing juega ante el filial blanquivioleta en marzo. Bajo la dirección gastronómica de Andoni Luis Aduriz y de Pablo Montero como jefe de cocina, este restaurante se caracteriza por su línea contemporánea y de corte creativo, basada en la calidad de los productos autóctonos. Arroz guisado de conejo y sepia, el estofado de cebolletas tiernas asadas con tuétano y setas del entorno, la interpretación de la pechuga de Gallo Turresilano con una crema de cangrejos de río, el rodaballo asado con acelga y polvo de crisantemos, las cortezas con crema  helada de vino o los gajos de melocotón con esencia de almendras y notas de  pimienta... Todo ello perfectamente maridado con los vinos propios de la finca y la bodega contigua al  restaurante, que guarda auténticas joyas de la región.


Compostela
La capital de Galicia es también una de las capitales gastronómicas de todo el país. Ya sea tomando 'cortos' de cerveza, Ribeiro o Albariño y degustando las enormes tapas o sentados en una mesa con mantel, la oferta es inmensa y no decepciona. Pulpo, marisco, pescados, ternera... El primer plato por excelencia es el caldo gallego, que esconde los milagros que obran juntos las patatas, alubias y grelos o berzas cocinados con unto, esa manteca de cerdo ahumada omnipresente en los platos de invierno. Donde no hay dudas es en el postre: la famosa tarta de almendras de Santiago, que tiene 200 años de historia.



Logroñés
En Logroño la calle Laurel es la reina de cualquier salida. Pinchos y vinos de Rioja. El primero de ellos suele ser el de champiñones del Bar Soriano, un clásico de la sencillez. Lo bueno de la calle Laurel es que no hay que pensar demasiado... Normalmente cada bar tiene una sola especialidad, que siempre está deliciosa. 


Somozas
La presencia de los equipos gallegos en el Grupo nos permite disfrutar de un manjar irresistible: el pulpo, aunque hay que recordar que se puede degustar de otras maneras diferentes a la habitual, a feira. En la localidad coruñesa se encuentra Casa Armando, un local que lleva funcionando desde 1885 y que es uno de los mejores de la zona. Un auténtico lujo a precios asequibles. Una de sus especialidades es el pulpo a la montañesa. Se sirve el brazo entero del cefalópodo con aceite y cebolla. Dará igual que tu equipo empate o pierda...

A riesgo de parecer un Roberto Gómez del periodismo...
Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario