martes, 25 de agosto de 2015

Jornada 10


Hace muchos años, un entrenador de la tercera división cántabra me explicó su teoría; juzga al equipo por el global de las 10 primeras jornadas. Basaba su razonamiento en que los equipos no se ruedan ni se acoplan hasta la jornada 5 , y que en esas 10 jornadas ya se ven casi todas las situaciones de partido posible. Además, se acumulan las primeras bajas, se incluyen ya los fichajes que llegan tarde o incluso se cumplen los primeros ciclos de tarjetas. Así que el entrenador y la plantilla se examinaban en casi todas las circunstancias. 

Me ciño a ese número de jornadas para analizar, criticar, alabar y valorar lo que es este Racing. Vengo insistiendo en esta circunstancia desde hace mucho tiempo. Hay que guardar la calma en todos los sentidos, el negativo y el positivo. En esa décima jornada podremos valorar las opciones reales del equipo. Si huele a paseo de campeón, si será lucha por la primera plaza, play-off o incluso si tocará estar por debajo del quinto puesto.

Se puede valorar cada partido, desde luego, pero siempre con cautela. De este primer choque en Vigo todos sacamos, con más o menos crítica voraz, la misma lectura. Se podía haber ganado de haberla metido Dioni, Coulibaly o el larguero de Caneda, pero al final se perdonó y se perdió. Pero ni con todo eso, es un partido para sacar excesivas conclusiones.

Y es que la primera jornada suele ser motivo de disgusto a los equipos que bajan de categoría, los que están sin formar y a los que les faltan muchos fichajes, y el Racing está en todas estas tesituras. Sabadell, Recre y Barsa B recién descendidos no ganaron, tampoco lo hizo el Huracán, el Murcia, Cádiz (sí, contra el Recre), Guadalajara, Sestao, Toledo, UCAM, Cartagena Lleida y Hospitalet tampoco, equipos como el Racing, llamados a estar arriba. Por eso, esperemos para juzgar con criterio a la jornada 10, cuando sepamos realmente a que juega, con quién y cómo es el equipo de Munitis.

Adrián Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario