jueves, 6 de agosto de 2015

Las formas


¿Han notado como es cada vez más frecuente que los equipos rindan un pequeño homenaje a sus jugadores más importantes cuando estos se retiran o cambian de equipo siempre que sea uno de Qatar o de la MLS? Resulta curioso que en un fútbol cada vez más frío en apariencia, los clubes muestren un cariño hacia “ese que tanto nos ha dado”, “una referencia para nuestros jóvenes”, “un jugador inolvidable que siempre tendrá aquí su casa”… Casillas no tuvo la salida que se merecía. Una retirada a tiempo siempre es lo mejor, en el Real Madrid y en el Río de la Pila. El guardameta debió pensar “qué poco me quieren en mi pueblo”. Sobre todo si lo comparamos con Xavi.  
En Barcelona, durante 3 semanas de auténtica locura, se despedían de Xavi día sí y día también.
   
   -¿Tú, qué hay hoy?
   -La fiesta de despedida de Xavi…
   -Pero no nos despedimos ya el día de la Liga, de la Copa, de la Champions, del homenaje en el club…
   -Clar, i tant, pero el presupuesto todavia da para confetis y cava este año…

Pues bien, eso es lo que debía haber hecho el Racing con Mario. No tres semanas, media hora hubiese bastado. Algo sencillo pero digno. Algo cada vez más frecuente en el fútbol profesional.
Mario se va. Toda la suerte en Pamplona. No es el mejor portero de la historia del Racing, ni mucho menos. Mario no estuvo a final de la pasada temporada y no hace falta recordar sus últimas pésimas actuaciones. Pero sí estuvo en varios momentos clave de la historia de un club que se cree y se piensa pionero y “diferente”. El comunicado, el plante, la unión, impidiendo que se desmantelara el club como una vulgar fábrica para llevársela a la China o la India. Y eso vale unas cuantas paradas, un respeto y un homenaje, aunque el discurso de despedida se lo lea Sotres.

A Mario, el homenaje le ha llegado en forma de burofax agradeciéndole sus servicios. Ni una carta, ni un mail, ni un SMS, ni un whatsapp, ni una mención en Twitter… ¡Un burofax¡ Pioneros, lo que se dice pioneros… no somos, pero diferentes si lo somos un rato. “Semos diferentes”… ser lo que se dice ser, ahora “semos de Segunda B”. Pero la categoría no está reñida con la clase y con las formas.

Ay las formas. Cuídenme las formas. 

Pedro Alain Mahe

No hay comentarios:

Publicar un comentario