viernes, 14 de agosto de 2015

¡Mileuristas no!


Los sueldos de los futbolistas ya no son motivo de sonrojo popular. En tiempos de la “liga de las estrellas”, los sueldos eran una vergüenza, copaban reportajes en televisión llenos de ciudadanos indignados, inundaban los espacios de “cartas al director” con odiosas comparaciones entre los millones de pesetas de Romario y la catástrofe de turno en algún desdichado lugar. Nos hemos acostumbrado o “nos han acostumbrado”. El caso es que los 9 limpios de Ramos nos parecen hoy lícitos y legítimos.

El Racing ha pasado de jugadores de kilo por temporada, lo cual era una barbaridad, a mileuristas del montón, lo cual sigue siendo una barbaridad. En la 2013/2014, algunos jugadores de la plantilla cobraron el mínimo legal. Borja San Emeterio percibía una nómina de 1000 euros. Algunos de sus compañeros cobraban hasta 10 veces más. Es lícito y legítimo que equipos de Segunda se interesen por él y le propongan una cantidad digna, difícil de rechazar. Por muy racinguista que sean los padres y el chaval, el racinguismo tiene sus límites. Límites financieros.

Borja ha participado en la gesta de la sub-19, de los Asensios y Ceballos. Es un jugador apetecible para un Segunda, aunque ocupe una posición muy fácil de cubrir como la de lateral derecho.Es probable que los gemelos jueguen un año más en el Racing. Y será de agradecer. Fede por su raza y talento. Borja porque es un recambio más que válido para un Francis que jugará lo que le deje el cuerpo, el propio o el técnico. El Consejo, que no es tonto, sin duda le habrá ofrecido un salario mejor. Es normal. Borja no es jugador de 1000 euros al mes.

Parafraseando a Pedrerol, “no podemos tener a mileuristas como Borja en este equipo eh, con todo el cariño... ¡Pero mileuristas no! ¡Mileuristas no!”

Pierre Alain Mahe

No hay comentarios:

Publicar un comentario