domingo, 23 de agosto de 2015

Saber perder


El Racing perdió. No hay más preguntas, señoría. Se veía venir tal y como se había desarrollado la pretemporada, aunque en el fondo deseáramos lo contrario. También conozco a más de uno que ha ganado alguna porra con el 1-0… Otra cosa es que atendiendo a cómo fue el partido, tal vez hubiese sido más justo un empate, pero en los barrios de extrarradio no hay justicia, impera la ley del más listo, del más efectivo. Al chulito del grupo, al gallito, se le merendaron entre edificios y naves que nunca conocieron tiempos mejores. En esa caja de zapatos vieja que es Barreiro, el equipo que entrena Pedro Munitis se estrelló contra un muro de hormigón desconchado a cuatro kilómetros por hora, que es ritmo de ir andando, de no estar al cien por cien.

El Racing estuvo mal, aunque también es cierto que tuvo minutos de buen juego y ocasiones para haber marcado algún gol. Sin delanteros resulta muy complicado ganar partidos. Una máxima del fútbol. Una perogrullada. Luis Aragonés decía lo de ganar, ganar y ganar y Pedro Munitis se hará famoso por pedir paciencia, paciencia y paciencia.

El Celta B, más adaptado al terreno de juego, con más ritmo y más animoso, se hizo con los primeros minutos del partido con facilidad, como si el Racing no se creyera todavía que estaba de nuevo en el fútbol modesto de los campitos de barro y publicidad impresa en sábanas. Los cántabros renunciaron al juego estival de sacar el balón jugado desde atrás para que Dani Sotres golpeara el balón en largo la mayoría de las veces. Un tímido remate de cabeza de David Goldar en el minuto 12 fue lo más destacado de los primeros compases. Los celestes estaban mejor, pero tampoco ponían en aprietos a los santanderinos.

La mejor ocasión de esta primer parte no llegó hasta el minuto 32. En un saque de esquina botado por Boja San Emeterio, el veterano César Caneda remató el balón al larguero. Borja sacaba de esquina llevándose la mano a la cabeza casi siempre, una seña del juego de estrategia, y luego todos nos llevábamos las manos a la cabeza gritando uy. Se creó peligro con este tipo de acciones. En el 36, también después de un córner, Dani Rodríguez sacó un buen disparo que atrapó el portero Iván Villar. No se notó que el guardameta titular del Celta B estaba con el primer equipo. Los gallegos también tenían muchas bajas.

El primer tiempo concluyó con una buenísima intervención de Dani Sotres que salvó un disparo a bocajarro de Guille. El Racing había competido, que era el objetivo del entrenador ante las circunstancias adversas sufridas estos días con lesiones y fichajes que no terminan de llegar.

En la segunda parte el Racing salió mandón. Borja y Dani Rodríguez manejaban la pelota en el medio campo. Al gemelo de Sierra de Ibio le derribaron en el área cuando trataba de alcanzar una pelota enviada por el gallego. Se pidió penalti, pero no lo pareció. Antes, Sotres había tenido que intervenir de nuevo para desbaratar una ocasión más clara. El Racing dominaba y a balón parado trataba de encontrar el gol. Era el mejor camino dado lo que había sobre el césped. A la contra, el Celta B también avisaba. Pape Cheikh, compañero de Borja en la sub-19 española campeona en Grecia, no controló el balón en una jugada peligrosísima para los cántabros. Fue un aviso. Los contragolpes de los vigueses eran letales.

Munitis no tenía a Iñaki para que fuese el primer jugador sustituido, así que optó por sacar del campo a Óscar… El de Renedo de Piélagos estaba siendo uno de los mejores sobre el verde y el único que entraba por la banda. Inexplicable. Sobre todo cuando fue para dejar a un Coulibaly fallón y perdido. En el minuto 61, Dioni que acaban de entrar, centró para que el senegalés, dentro del área pequeña y con media portería vacía, chutase justo donde estaba un defensa gallego con el arquero ya batido. Coulibaly está reñido con el gol.

En el 75 un saque largo de Sotres dejó a Dioni solo ante el portero celtiña. El ariete andaluz, lento, no tuvo ocasión ni de armar el disparo y Jonathan de Amo, un ex Racing B, le rebañó el esférico. Justo en la siguiente acción, el Celta trenzó una gran jugada que terminó en el único gol del partido. Esto no es nada top. Fue una contra de libro que remató el '9' Borja Iglesias... Es genial tener un delantero.

El Racing tiró más de corazón que de otra cosa para tratar de parchear la vía de agua que había abierto el tanto celtiña. En el 77, tras un saque de esquina, Caneda peinó el balón que le cayó franco a Dani. Su disparo cruzado no encontró puerta. Incluso las dos mejores ocasiones de gol en la recta final del encuentro fueron para los locales, pese a las ganas de los cántabros de empatar. En el 83, Borja Iglesias casi anota el segundo y en el 92 Luis Rioja volvió a intentarlo con un disparo lejano. Los malos principios son para el Racing...


Celta B: Iván Villar, Kevin, Samuel, Jonathan de Amo, David Goldar, Borja Fernández, Luis Rioja, Pape Cheikh (Borja Peña, 73) Borja Iglesias (Javi Qué, 88), Guille (Julio Delgado, 80) y Rubén.

Racing: Dani Sotres, Francis, César Caneda, Alain, Santamaría; Kamal (Hevia, 81), Borja San Emeterio, Dani Rodríguez, Óscar (Dioni, 60), Unai (Pau Miguñelez, 78) y Coulibaly.

Árbitro: Alonso Prendes (asturiano). Amonestó a los locales Luis Rioja, Samuel, Jonathan de Amo y Borja Iglesias, así como a los verdiblancos Santamaría, Kamal, Alain y Dani Rodríguez.

Gol: 1-0. Minuto 77. Borja Iglesias.

Incidencias: primera jornada del campeonato 2015/16 en el Grupo I de Segunda División B. Campo municipal de Barreiro. Terreno de juego pesado por la abundante lluvia caída en Vigo las últimas 24 horas. 900 espectadores. Los canteranos Unai y Pau Miguélez debutaron con el primer equipo racinguista en partido oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario