lunes, 17 de agosto de 2015

Tranquilidad


¿No se ficha un '9' de garantías? ¿Qué pasa con la tienda? (ya abierta) ¿Por qué se vende a Koné? ¿Por qué no querían a Mario? ¿Por qué no fichamos a Luque, Isuardi, Docal….? El Racinguismo está siempre preguntando, nervioso, como si la sombra de Pernía aún sobrevolase el palco noble del Sardinero. Con unas dudas generalizadas en todos los movimientos del club. Lo que necesita ahora mismo este club es, a parte del dinero, tranquilidad. Tranquilidad para armar una plantilla competitiva, tranquilidad para arreglar todo el desaguisado institucional y extradeportivo. Pero claro, el Racinguismo sigue en el bucle de queja permanente, de nerviosismo, de juzgar cada decisión, pequeña o grande, que tome la nueva directiva.

Si fichan porque fichan, si no fichan porque no fichan, si hacen porque hacen, si no hacen porque no lo hacen…. Toda esta desconfianza es un síntoma creado por los que asaltaron el palco, y no me refiero al día del Almería, si no a los que ocuparon un puesto que no era suyo por años, llevando a la ruina económica, deportiva y emocional del club. Gente que no era de fútbol, gente que solo amaba el verde, pero no el verde del césped ni del escudo, sino el verde del dinero.

Que muchos desconfíen puede ser hasta normal pero hay que dar un margen. No critiquemos los procesos sino el resultado. Como en los primeros tiempos de la #OportunidadRRC se criticaba todo, pero el proceso concluyó de manera satisfactoria a pesar de las piedras en el camino. Se dio un voto de confianza a los exjugadores, marcado por la rueda de prensa de Quique que es histórica ya ¿Por qué no ahora ese mismo voto de confianza?

Juzguemos planificación deportiva con el resultado final, o al menos esperemos a la jornada 10, y no con el proceso de formación de plantilla y equipo (no es lo mismo por cierto) ¿Qué tardan en fichar? Mientras fichen bien no hay problema. ¿Qué tardan en arreglar lo de Hacienda? Que lo arreglen es primordial. Dejemos trabajar y dirigir a los que están, los mismos que se les confió esta tarea, que ellos aman el verde, y esta vez, no el verde del dinero sino el del césped, el de la verdiblanca, el del racinguismo.

Adrián Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario