miércoles, 2 de septiembre de 2015

A vueltas con el derecho a la información


Vaya por delante que no estuve en El Sardinero presenciando el partido contra el Astorga. De hecho, estaba viajando y por el maldito móvil no pude ni escucharlo ni seguirlo. Cuando llegué a casa lo primero que hice fue mirar el Twitter. Me encontré dos cosas como tema estrella: el golazo de Dani Rodríguez y el no permiso a Alberto Antolín de entrar al campo. El gol es un golazo, sin ninguna discusión. Lo otro es un tema a debatir. Pude leer un tuit del trabajador de Cantabria FM que ponía (cita textual): “El Racing niega las acreditaciones para informar a Cantabria fm vulnerando el derecho a la información. Higuera no quiere críticos...”. Al leer eso me informé, traté de entender que había sucedido y aquí, en este medio, puedo matizar cuestiones varias que me vienen a la cabeza.

Tengo que recalcar que no soy ningún experto en derecho ni mucho menos. En su día me posicioné del lado de las radios en aquel año que no dejaba la Liga de Fútbol Profesional entrar en los estadios sin pagar un canon. Al final, lo que solicitaba la LFP era demasiado dinero y se bajó la cantidad a una cifra más realista... Y todos contentos. ¿Qué sucedió entonces? Que quedó claro que el poner un precio, acreditar quien acredite, si es un ente privado, no atenta contra el derecho de información. Ni hasta los propios jueces se ponían de acuerdo. El precedente claro previo fue lo de las cámaras de Telecinco. Ganaron el juicio pero con limitaciones de tiempo porque la libertad de información no permite traspasar los derechos propios de cualquier figura física o jurídica, y por supuesto, un club de fútbol, como organizador de un evento privado, tiene potestad para acreditar a quien quiera.

Por eso, para mí, el Racing tiene razón en todo esto. Puede o no, permitir la acreditación a quien quiera, aunque lo ético es poner unas condiciones y los que las cumplen entran, como me consta que han hecho. Es más, si tuviese obligación de aceptar a todo aquel que solicite acreditación pues la entrada sería poco más que gratis. Recuerdo que el artículo de la Constitución sobre la Información dice que se reconoce el derecho a “comunicar o recibir libremente información... (continuará)”. Por lo tanto, cualquiera podría pedir una acreditación.

Finalmente los propios medios, la prensa, los periodistas y los trabajadores en medios tiramos piedras contra nuestro propio tejado. Solicitamos que todos cumplan los derechos a informar pero os invito a buscar los códigos deontológicos periodísticos para ver como de manera sistemática se vulneran. Así que el propio club, el que acredita, podría incluso acreditar o no según si a su juicio se cumplen las normas básicas del periodismo en ese acto de informar.

Por cierto, antes escribí el inicio del derecho a la información constitucional, ¿saben su continuación?  La frase completa dice “ ...se protege y reconoce el derecho a comunicar o recibir libremente VERAZ por cualquier medio de difusión”. Juzguen ustedes mismos.

Os dejo dos links que os puede servir para entender esto. Por un lado lo que dice la Constitución sobre el Derecho a la Información. Por otro lado, un artículo de José Bermejo Vera,  presidente de Honor de la Asociación Española de Derecho Deportivo.

Adrián Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario