sábado, 5 de septiembre de 2015

Bueno, feo y malo: Arandina - Racing


El bueno
Los últimos en llegar serán los primeros en marcar, ¡alabado sea Álvaro Peña! El jugador vizcaíno llegó recomendado por Quique Setién y con la etiqueta de haber debutado en el Athletic de la mano de Marcelo Bielsa. Son dos buenos avalistas y parece que no se equivocaron. El Montecillo empató con un Peña. Talento tiene, ahora hace falta que ponga también trabajo.


El feo
La afición racinguistas se tostó al sol de la grada en Aranda, aunque más que tostarse terminó quemada, echando humo con el 1-0 y con cada saque de esquina en contra. En el fútbol no hay paciencia ni protección solar para los entrenadores. Es así de duro y cruel. Aunque llueva o sople el sur, nada dice el himno de aguantar tanto calor… Y bochorno.

El malo
Estas últimas semanas Munitis ha utilizado ya más de una vez el símil del piloto que conduce el coche con seguridad porque sabe adónde va mientras que el copiloto, que somos todos los aficionados, tiene miedo por ir a tanta velocidad y ver una curva cerrada al fondo. Cree que todos pisaríamos el freno en esa situación, pero que el que conduce lo tiene todo controlado… Lo que se le olvida decir al entrenador cántabro es que lleva la L de learning pegada en la luneta trasera. Sentados a la derecha presenciamos que juega otra vez Coulibaly de nueve falsificado, que una semana más se celebra la verbena defensiva en las jugadas de estrategia y que a Migue, un extremo zurdo de pura raza, le hacen jugar por la derecha a tontería cambiada… Nos agarramos que vienen curvas.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario