sábado, 19 de septiembre de 2015

Bueno, feo y malo: Peña Sport - Racing


El Bueno
A los racinguistas solamente nos queda aferrarnos al talento individual que tiene esta plantilla. Artiles, Chus Hevia o Migue lo volvieron a demostrar en San Francisco. No hay bloque ni equipo, por lo menos de momento, pero sí mucha calidad en la zona ofensiva. A raudales. A cascoporro, aunque Munitis y Colsa están más perdidos que Hansel y Gretel. Van soltando miguitas en el bosque de 2ªB tratando de encontrar el camino, de dar con la tecla, pero no hay manera. La casita de chocolate tiene que ser El Sardinero la próxima jornada. Solamente valdrá un triunfo contundente ante el Izarra el domingo a las cinco. De pedir paciencia a perder la paciencia hay un paso muy pequeño, un partido, aunque la realidad nos diga que el margen sea mucho mayor y que queda un mundo para el final de temporada.

El feo
Los rivales han perdido el respeto al Racing y el club santanderino va dejándose prestigio deportivo en cada modesto campo de 2ªB. Es feo no meter miedo a tu contrario y avasallarle con goles. El equipo de Munitis ya no es el coco del Grupo I. Tomás Hervás, el entrenador del Sporting B, cree que el Racing bueno es el del Ferrol, y con razón hasta la fecha. En Tafalla los gallegos arrasaron 1-4 sin despeinarse. “Tienen la mejor plantilla del Grupo I. Es el equipo llamado a ser el Oviedo de este año”, asegura Hervás. En cambio, nuestro Racing parece llamado a ser el Oviedo de otros años, ese que se quedaba siempre a las puertas. Ayer el Logroñés de Pouso empató en casa ante el Atlético Astorga, pero no hay consuelo de tontos en esta categoría. Un traspiés lo puede tener cualquiera. La campaña pasada el Real Oviedo perdió seis partidos y empató ocho y fue el más fuerte de los cuatro grupos.

El malo

Autogoles, errores graves en defensa, decisiones inexplicables del técnico, mosqueos, pitos de tu público… El fútbol son dinámicas, sensaciones, y las del Racing no pueden ser más horrendas. La paparda deja de ser paparda si es continuada, lo escribí hace semanas y siguen llegando los malos resultados para la escuadra que entrena Pedro Munitis. No era una cuestión de tiempo. Parece que salimos de la crisis, pero al estilo de Rajoy. En el Consejo de Administración del Racing ni se plantean por el momento un relevo en el banquillo y es normal. Una directiva no es un aficionado, aunque es muy peligroso que el público, y sobre todo el vestuario, dejen de creer en una idea, en un proyecto o en un entrenador. ¿Recuerdan la extraña derrota 1-0 de la temporada pasada en Huelva? Un par de días después se supo que había habido un motín en el vestuario y que unos cuantos futbolistas habían pedido la cabeza de Paco Fernández. Lo que se vio en el césped del Colombino fue más raro que una película de David Lynch. El fútbol tiene siempre dobles y triples lecturas y este caos inexplicable de los últimos encuentros, la falta de intensidad o la escasa concentración puede obedecer a cuestiones que nos estemos perdiendo. No es normal.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario