domingo, 27 de septiembre de 2015

Bueno, feo y malo: Racing-Izarra


El bueno
No hay dudas. Iñaki fue el pistolero más rápido del Oeste. Las dos primeros goles nacieron de sus botas. Parece mentira que un lateral izquierdo pueda hacer que cambie tanto un equipo. Y eso estando todavía a medio gas. Ya no será el primer cambio de Munitis nunca más… Esperamos. Iñaki ha vuelto a la ciudad. Bienvenido.


El feo
El speaker bramó: “Cuuuuuuuulibaaaaaaaaly” cuando entró el africano al césped. Parecía que saltaba al campo un mundialista goleador pichichi en siete países, pero no, era nuestro Couli. Escuché mofas con el delantero alrededor de mí y en las radios. Y luego alabanzas. “Ríete, ríete”, mascullaban. Así es el fútbol. El chico tiene la mejor disposición del mundo y parece siempre que hace cosas bien… pero nunca marca gol y su aportación es muy pequeña le pongan donde le pongan. No dejaba de pensar en Óscar, fuera de la convocatoria. Es blanco y de Renedo. Tiene  siete años menos que el senegalés. Soy un demagogo.

El malo

Lo peor es que este 3-0 despeja dudas a medias. Resulta complicado extraer conclusiones de una victoria ante un equipo que ofreció tan poca resistencia. En alguna jugada de estrategia rival la defensa volvió a fallar, lo que pasa es que los navarros no tuvieron acierto. Se mejoró en todas las líneas y el Racing tiene un talento que no poseen el resto de rivales del grupo… Pero eso no te convierte en un buen equipo. Es más, en la segunda parte el bloque racinguista se descompuso para abusar de los individualismos. Cada uno a chupar lo suyo como políticos malos. No es buena señal.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario