domingo, 13 de septiembre de 2015

Bueno, feo y malo: Racing - UD Logroñés


La buena
A los cinco minutos de partido, incluso antes, se adivinaba ya una victoria del Logroñés tan grande como la barriga de Carlos Pouso. La silueta del entrenador vizcaíno recuerda bastante a la del golfista Miguel Ángel Jimenéz. El gaditano asegura que su estomago abultado es un cementerio de gambas y jamoncitos, el tripón de Pouso debe ser un saco de puntos. Sus equipos tienen un mecanismo tan simple como efectivo. El técnico vasco se deshizo en elogios con el Racing y Pedro Munitis en la rueda de prensa posterior al choque. Zorro viejo, parecía que habían ganado los locales... Grande Pouso. Tanta alabanza debería ser buena, pero la realidad es otra. Esperemos que alguien la vea y ponga remedio a los problemas de este equipo. Es lo único positivo que veo en la derrota ante un rival directo, que hará reflexionar mucho.


El feo
Paciencia, estamos en construcción. Suena a disco rayado. Pedro Munitis debe estar erigiendo una pirámide o ensamblando la Estrella de Muerte. Los rivales son los ewoks ajenos a tanta tecnología interestelar, pero que te matan a lanzazos y con las hondas. En 2ªB el Racing es el Imperio, aunque esté perdiendo estas primeras batallas ante los rebeldes de la Alianza. Con el 0-1 los del Logroñés parecían los panzers alemanes, quietos, aguardando atónitos la carga de la caballería polaca. Caballitos contra tanques. El público se quedó con esa sensación de impotencia impresa en la retina. No es bueno irte a casa un domingo por la tarde con eso guardado dentro.

El malo

El malo malísimo de esta película debería ser la defensa que hace el Racing de las jugadas a balón parado, pero es todavía peor contemplar incidentes entre aficiones. Los hubo a la entrada y a la salida de El Sardinero, como la comida picante. Sobran. ¿No podemos ser amigos? Dentro de unos meses igual estás inocentemente tomando una caña en la calle Laurel con tu camiseta del Racing y de pincho te ponen un puñetazo o una pedrada. Estas chorradas terminan con lo mejor que tiene el fútbol en vivo. Me da igual de quién sea la culpa, y si empezaron ellos o nosotros, pero con un comportamiento educado, rivalidad incluida, se evitan muchos problemas y a nadie le gusta quedarse encerrado cuarenta minutos en el estadio como les sucedió a los riojanos al acabar el encuentro. Algo que hemos sufrido muchas veces. De verdad, no merece la pena.


Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario