lunes, 7 de septiembre de 2015

Un gesto para los refugiados sirios

Campo para refugiados sirios de Adiyaman, Turquía

Esta semana la conciencia internacional despertó sacudida por la foto de un niño sirio muerto en una playa de Turquía. La instantánea ha levantado una gran ola de solidaridad que ha llegado también al deporte profesional y más concretamente al fútbol.

El primer gran club en dar un paso al frente ha sido el Bayern de Münich, que creará un campamento deportivo para los más jóvenes. Allí recibirán clases de alemán, alimentación y ropa. Cualquier cosa que les haga recuperar una infancia arrebatada. El equipo bávaro también organizará eventos para recaudar un millón de euros, la misma cantidad que ha anunciado que donará el Real Madrid. El Comité Olímpico Internacional, por su parte, aportará dos millones de dólares. Otros conjuntos alemanes como el Shalke, Hannover y Hoffenheim ya recogen ropa y juguetes. Son cientos de pequeños gestos: los cinco euros por entrada vendida que donará el Eibar; el minuto de silencio de la selección portuguesa; la petición del Oporto para colaborar con un euro por cada entrada vendida en la presente Liga de Campeones; mensajes de bienvenida al pueblo sirio en los videomarcadores de los campos germanos; tuits de los futbolistas llamando a la solidaridad… Cualquier poco es mucho en una situación extrema.

El futbolista español Javi Martínez, actualmente en el Bayern, ha sido una de las personas que se han acercado a la estación de tren para entregar ropa deportiva y balones a los niños sirios llegados desde Hungría. Esas imágenes han dado la vuelta al mundo. Fue un gesto que le salió del corazón, como les ha ocurrido a otros muchos. El pueblo alemán ha avergonzado a muchos dirigentes europeos recibiendo con pancartas y aplausos a los refugiados.

El racinguismo ha demostrado su conciencia social en numerosas ocasiones, casi desde la fundación de la institución siempre hubo ese interés por ayudar a los más necesitados y ser algo más que un equipo de fútbol. Se ha recaudado dinero para todo tipo de causas sociales en otras ocasiones, por ejemplo, recuerdo las huchas en los Campos de Sport para recoger dinero para los damnificados por el terremoto de  Haití. Se ha entregado ropa y juguetes a diferentes instituciones benéficas, la plantilla ha visitado hospitales y centros de mayores, se ha regalado material deportivo a niños de los países más necesitados… Quizá, lo que más le suene a la afición, sea la recogida anual de alimentos que organiza la Peña Juventudes Verdiblancas con gran éxito cada temporada, pero todo suma y es importante.

La situación económica de nuestro club no es la que desearíamos ahora mismo. Tampoco la de la ciudad o la región. El Racing no tiene el millón de euros del Real Madrid, que por cierto maneja un presupuesto para esta temporada de 453 millones, pero con imaginación y voluntad, seguro que se puede hacer el próximo domingo un guiño, un pequeño gesto, que nos invite a todos los racinguistas y a la institución a implicarnos en esta situación de emergencia humanitaria que desgraciadamente vivimos hoy.

Gerardo Aedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario