domingo, 27 de septiembre de 2015

Habla Higuera


Hoy al terminar la rueda de prensa de los entrenadores del Izarra y del Racing hablará el presidente del club santanderino, Manolo Higuera. El principal tema de su comparecencia será la reestructuración de los horarios y sueldos de los empleados del club después de la información que publicamos ayer en racinguismo.com y que recogían posteriormente otros medios de comunicación. Eso si la actualidad no impone otros temas tras un encuentro difícil ante el equipo navarro…


La relación entre los trabajadores del club y el Consejo de administración no atraviesa un momento plácido y se ha tensado a causa de los comentarios de aficionados del pasado viernes en redes sociales. En plena negociación no ha gustado a ninguna de las dos partes que se hagan públicos algunos detalles de la misma. El club ya ha vivido dos Expedientes de Regulación de Empleo, ERE, y nunca habían generado ningún debate público, apoyos o reprobaciones de aficionados. Después de la última Junta de accionistas el Consejo se planteó realizar otro ERE en la institución, aunque fue el propio presidente el que frenó esa idea enseguida.

La drástica medida propuesta por los dirigentes racinguistas presenta dos inconvenientes principales. El primero es el periodo de temporalidad propuesto, que es de dos años, demasiado largo para la mayoría de los afectados, aunque se quiere incluir una cláusula en la que los ascensos del equipo puedan aliviar las condiciones.

El segundo inconveniente es que los recortes son arbitrarios. Para algunos la rebaja apenas llega al 10% mientras otros ven recortado su sueldo más de la mitad o reducida su jornada a nueve horas semanales o incluso en más de un 70%. No parece una forma justa y proporcional, aunque cada labor es diferente. Pero los que más cobran no son los más afectados. Algunos se temen que estas acciones pueden ser una medida destinada a “deshacerse” de varios empleados concretos.

Higuera deberá aclarar estos puntos y sobre todo arrojar transparencia a una gestión que se está viendo empañada por los malos resultados deportivos y que de momento está lejos de la excelencia y profesionalización prometida, aunque evidentemente se deben tener en cuenta todas las trabas y problemas de un club recogido en estado crítico. Después de todo lo que han sufrido los empleados este recorte mete todavía más el dedo en la yaga. En principio, no realizarán declaraciones y es el sindicato UGT el que lleva la negociación. Lo que parece también obvio es que en un club de fútbol de 2ªB puede haber 16 empleados que cobren 600.000 euros, pero deben estar en el césped marcando goles, no en las oficinas. Las dos partes están obligadas a llegar a un acuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario