miércoles, 14 de octubre de 2015

La vida de Brian


La vida de Brian es una comedia, la del cine y la de Sarmiento. El futbolista argentino es un Farruquito de la banda obstinado en vivir demasiado deprisa. A sus 25 años acumula ya diez equipos en apenas ocho años, una trayectoria deportiva tan errática que ha terminado recalando en el Real Garcilaso peruano. Un club para eruditos. Brian Sarmiento siempre escapando de una película de cine quinqui, siempre a punto de pedirte un euro para coger el bus, un enamorado del flamenco, gitanito en Jérez, pirata cojo... De Morris a Brian y te arrastra la corriente, vaya juego de la oca que vive el club santanderino al que se le aparecen los fantasmas del pasado como en un Cuento de Navidad en pleno otoño, ni El Corte Inglés trabaja con tanta antelación. Este año nos toca el Gordo. Lo que le ocurre al Racing es ya una parodia de la parodia. 

Como en la película de los Monty Phyton esta pantomima está llena de equívocos, tantos que el abogado del argentino se llama igual que yo, o casi. Francisco Vicente Díez Iglesias, como si no bastase con una, es el letrado en la región del sindicato que no se lava las manos y se mete siempre en todos los charcos mediáticos, a veces, sin demasiado criterio y siempre con escaso éxito.

Nada tiene sentido, una laguna en el guión como el Lago Victoria. El abogado se opone a la reestructuración de la deuda del concurso de acreedores del Racing con un poder de su cliente, Brian Sarmiento. Está en su derecho, claro. Lo cierto es que la deuda con el argentino, una de las más pequeñas del concurso entre las de los futbolistas, no es tal... El atacante sudamerican—defender, poco ya ha cobrado una parte importante de lo adeudado y tiene asegurado el resto, la totalidad. No se le debe nada. El fondo de garantía de la AFE y la LFP le garantiza ese dinero. Oponiéndose al concurso el juez podría liquidar el club y no ganaría nada... A ningún acreedor le interesa oponerse y bajar la persiana del Racing, no entra en ninguna lógica. Lo normal es que el juez Martínez de Marigorta no atienda esta petición, que apenas representa el 0,1% de la deuda adscrita al concurso. El riesgo de liquidación del club es ínfimo por esta vía.

El Racing ha presentado adhesiones masivas de sus acreedores para modificar su concurso de acreedores y hacerlo más laxo y llevadero para las maltrechas arcas del club. Se ha sumado a esta modificación un porcentaje superior al 70% de la deuda ordinaria (era necesario el 60), casi el 89% de la deuda laboral y el 99% de la deuda de los otros acreedores privilegiados, la empresa Inmoarrabi y los bancos. Era necesario solamente el 65%. El Racing ha "ganado" en este campo con un margen muy holgado a diferencia de lo que estamos viendo en el césped. El juzgado comprobará las adhesiones y requisitos y modificará automáticamente el convenio, pese a la oposición de Sarmiento. Han sido fuegos artificiales, mediáticos. Quizá eso pueda permitir algún recurso posterior, pero será complicado que el juzgado lo admita teniendo en cuenta su escasa relevancia, el 0,1%, y que el futbolista ya admitió en una ocasión su conformidad con los plazos... Eso sin contar que no es a él a quién le debe pagar el club sino al fondo de compensación de la AFE y la LFP, que ya le habrá liquidado todo cuando el Racing comience a abonar la deuda de su concurso.

Lo que se le debía a Brian, reconocido en el concurso, son 42.011,66 euros, que se corresponden con la prima de la temporada 2010/2011 no jugó ningún partido con el Racing, que le cedió al Salamanca, la nómina de junio de 2011 y las retenciones correspondientes. Como trato de explicar, ya lo ha cobrado o lo hará con pagarés del fondo de garantía. Las deudas con los futbolistas están subrogadas y es ese fondo de compensación el que las está pagando y el que intentará cobrarle después al club montañés. El abogado Díez Iglesias, siempre vinculado al atletismo, reconocía en Onda Cero que el jugador sí había cobrado algo de ese fondo, pero que no sabía si se correspondía exactamente a lo que figura en el concurso. Corredor de fondo. La comprobación será muy sencilla. Un sprint. El letrado considera que es mejor oponerse a la reestructuración del concurso, las cantidades y plazos en los que pagará el Racing, porque no son realistas las previsiones de ingresos ni los tiempos que ha solicitado el club... Pero otros futbolistas y empresas, la gran mayoría, sí han dado su conformidad con esos baremos y les adeudan cantidades muy superiores. La liquidación no beneficia a ningún acreedor. Hasta el que fuera representante de Sarmiento, Iñaki Urkijo, persona que estuvo muy próxima a Pernía y Harry, se ha adherido al la modificación del concurso... No ha lugar a la trama, ni a la conspiración. El representante vasco tiene una deuda muy elevada reconocida en el concurso, unos 400.000 euros, con su empresa BellPrix.

Los motivos esgrimidos por Díez Iglesias para que su cliente Brian Sarmiento se oponga al concurso son confusos. El abogado trató de explicarlos en el programa Onda Deportiva Cantabria, pero se hizo muy complicado entenderlos. Se perdió en críticas a la actual gestión, pero ese es otro debate. ¿Llamar la atención? ¿Publicidad? ¿Un as en la manga para jugar en otras causas pendientes? ¿Tocar las p...? Nada de eso termina de encajar. Always look on the bright side of life, que cantaban los crucificados en el final de 'La vida de Brian'.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario