martes, 13 de octubre de 2015

Lo que Tebas se llevó (Gone With Tebas)


El descenso a Segunda B es un tsunami que arrasa hasta los cimientos de un club de fútbol. Al desastre empresarial por la pérdida de ingresos que supone abandonar el fútbol profesional se unen un montón de pequeños detalles que vamos apreciando en el día a día.

Los partidos a domicilio se convierten en desplazamientos relativamente cortos, pero sin posibilidad de seguirlos por televisión. De hecho, lo más probable es que este año sólo se emitan los disputados en Galicia a través de su televisión autonómica, como sucedió contra el Celta B y este domingo contra el Somozas.

En los partidos como local ya no ondean sobre la Tribuna Este las banderas de los equipos de la categoría ordenadas según la clasificación, a Dios gracias, visto lo visto. La corriente cierra de un portazo varios de los accesos al campo por falta de recursos para cubrirlos con personal y seguridad homenaje desde aquí a los voluntarios. Se vuelan los horarios imposibles fijados por la tele y es el Consejo quien decide que este año se juegue los domingos a las cinco, la hora más tradicional. Aunque llueva o sople sur.

Desaparecen los logos de la LFP en las mangas de la camiseta, las cámaras de televisión deslizándose sobre carriles en la banda y en las tarimas de Tribuna, la publicidad estática en paneles electrónicos, la obligación de tener videomarcadores con minuto y resultado, la conexión informática de la taquilla a los servidores de la LFP, el número oficial de espectadores, los locutores de radios entrando en los carruseles nacionales al grito de “hay goooool en El Sardinero”, el escudo del Racing en la web del Marca… Volaron los asientos de Preferencia Norte.

El huracán del descenso sólo nos dejó el código de barras y el logotipo de la LFP en los carnets de la temporada 2015/16 “por si se daba lo del Elche” y al final hacía falta... Pero no se dio. Y la bandera de la LFP resiste sin razón de ser en la fachada de El Sardinero azotada por el viento gallego que pega en el lateral oeste del estadio. A veces, también nos dan los rivales gallegos en el césped...

Pero este domingo las revistas del Racing no estaban posadas donde siempre porque el temporal Joaquín, ése que según los servicios meteorológicos nacionales nos ha visitado todo el puente, adelantó su llegada a Santander para llevarse los tornos de acceso. Aquellos tornos que en la campaña 2013/2014 permanecieron enfundados en lonas con el emblema de la Liga, sabedores de nuestro inmediato regreso, ya no estaban y su ausencia obligaba a la reflexión melancólica. Hasta ellos deben pensar que tardaremos tiempo en volver...

Esta semana Javier Tebas sorprendió afirmando que "el Sporting luchará por salvarse, que nadie piense que va a jugar la Europa League". Quizá adivinó la clasificación final de la temporada. Y también que en nuestro estadio ya no habrá polémica sobre el control de acceso de los espectadores mediante tornos, que además leen la huella dactilar… porque en Segunda B no hacen falta. “Es mi Scattergories y me lo llevo”, parece que pensó el presidente de la LFP.

Gerardo Aedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario