lunes, 5 de octubre de 2015

Seis puntos, seis


Nunca se habló tanto de Morris. Ni cuando se fue de vacaciones para no volver. O casi, porque volver, volvió, aunque fuese para que le expulsasen del césped y del vestuario. No sabemos si al Racing le sobrarán seis puntos para ser campeón del Grupo I de 2ªB tal y como aseguró el presidente de la institución, pero será bueno que consiga esa renta por si acaso… Morris ha pasado a la historia en diferido y sin tener demasiado que ver en un asunto bautizado con su nombre. Siempre fue a su bola, que no a por la bola. El caso Morris. El p. caso Morris. ¡Me cago en Morris!

De momento, el lunes la junta directiva de la Federación Española de Fútbol trasladó el expediente que afecta al club santanderino al Comité de Disciplina Deportiva de Segunda División B. Se gana un poco más de tiempo, ya que la sanción no se hace efectiva al momento, pero lo normal es que la Federación camine de la mano de papá FIFA y retire al Racing esos seis puntos más tarde o más temprano. Seis puntos menos por no haber abonado al Panathinaikos griego el dinero de la cesión del defensa sudafricano Nasief Morris. 150.000 euros. Vaya mierda de fútbol negocio.

En realidad, no hay novedad en la decisión de la FEF y el expediente M sigue su curso según lo explicado por el presidente Manolo Higuera la semana pasada. El dirigente del equipo verdiblanco sigue totalmente confiado en que el Racing ganará este partido en los tribunales españoles a la FIFA. 1-0. Cree firmemente que no retirarán esos puntos al Racing y le asiste el derecho y la lógica… Seis puntos, seis. Pero los tribunales no siempre son justos, ni lógicos, ni atienden al derecho elemental. Todo se retuerce, como Dioni tratando de controlar un balón de espaldas.

Cuando el Comité de disciplina deportiva sancione al Racing, el club recurrirá, en principio, sin éxito. No se asusten. Así que la causa terminará en el TAD, el Tribunal Administrativo del Deporte, donde los cántabros esperan obtener una cautelar y la razón. El TAD depende del Gobierno español y no de la FIFA. Ya saben, los tribunales politizados, como la Justicia, que es parecida para todos, que no igual.

Lo que ha quedado claro en la reunión de la directiva de la FEF, a la que asistió el presidente de la Federación Cántabra José Ángel Peláez, es que la culpa de todo la tuvo Ángel Lavín, alias ‘Harry’, y su asesor jurídico, el abogado Juan Antonio Berdejo que cobraba como un delantero top y se supone que era el que gestionaba estas cosas en el club a precio de oro. A un tonto no se le puede culpar de algo así, pero al otro expertillo… No hay que cagarse en Morris o en el Panathinaikos, no. Los culpables están señalados. Cuando el conjunto griego presentó en 2013 un escrito para tratar de cobrar la deuda que mantenía con el Racing, o al menos saber de ella, el equipo cántabro ni contestó ni reaccionó. Ellos querían saber si la SAD seguía en concurso de acreedores o qué plazos se habían fijado. Lo normal. De aquellas lluvias, estos lodos. Ni se molestaron en contestar, ni al Panathinaikos, ni a la FIFA. Lo suyo era el saqueo con la VISA del club. Con Harry vivíamos mejor, los expedientes se tiraban a la papelera y el dinero al bolsillo. Vivíamos en caída libre.

Ya explicamos que la deuda con los griegos quedó adscrita al concurso de acreedores en 2011 y que por tanto el Panathinaikos cobrará el 50% en el plazo que marque la ley, cinco o seis años. La FIFA, por tanto, cerró el caso y el club heleno no recurrió a la justicia ordinaria sino que se ciñó a lo estipulado por la normativa española y del propio organismo del fútbol mundial, aunque posteriormente se interesó por ese dinero sin recibir contestación alguna… Lo que originó este nuevo caso Morris y un expediente sancionador. El p. caso Morris. Me cago en M… Digo, en Harry.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario