jueves, 29 de octubre de 2015

Un pitagorín en el banquillo de la Cultu

Un año después de que Juan Ferrando naciera se disputó en España el Mundial de Naranjito. A los 18 años ya estaba en un banquillo. Su vida es una carrera fulgurante por el área técnica y por los libros siempre sin perder de vista el balón. Viéndole trabajar en su mesa del Reino de León cualquiera le puede confundir con un estudiante preparando un examen de la Universidad. Y no se equivocarían demasiado...
Las lesiones le apartaron muy pronto del césped, pero le movieron solamente unos metros más allá: directo al banquillo como entrenador. “Es un pitagorín del fútbol”, me decía un viejo zorro del área. Este deporte ha cambiado mucho y lo hará todavía más. Los técnicos están cada vez más preparados, aunque la esencia sigue siendo la misma. El entrenador de la Cultural Leonesa tiene solamente 34 y seguramente más títulos en su currículum que años. Es licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la Universidad de Barcelona especializado en 'Rendimiento deportivo', aunque no se detuvo ahí. Obtuvo los títulos nacionales de entrenador y empezó a acumular programas de posgrado sobre 'Nutrición y dietética deportiva' o 'Masaje deportivo'. A éstos les siguieron el 'Diploma de Estudios Avanzados' (DAS) y el 'Master en Alto Rendimiento' (DEA) otorgados por el INEFC y el Laboratorio de Fisiología de la UB. En 2011, con 30 años, se doctoró por el Departamento de Medicina de la Universidad de Zaragoza. Su tesis doctoral llevaba por título: 'Effect of body vibration training on the ability to jump (SJ) professional footballers’. Ferrando es hasta la fecha el investigador más joven que ha publicado en la prestigiosa revista 'Journal of Sports Science & Medicine'. ¡Bendito pitagorín!
Toda su vida ha estado destinada a prepararse para ser entrenador de élite. Ha realizado diversas investigaciones, estudios de fisiología, nutrición, psicología deportiva… Lo tiene clarísimo: “Yo quiero ser un gran entrenador y como gran entrenador intento tener conocimientos de todos los departamentos y de todo lo que conforma el fútbol, ya sea medicina, ya sea preparación física, ya sea de todos los niveles”.
Pese a su juventud y el tiempo dedicado a los estudios tiene ya sobrada experiencia en el banquillo. Sobre todo se dio a conocer dirigiendo al Sheriff Tiraspol de Moldavia, un club bastante peculiar que fundó en 1997 una empresa de seguridad llamada Sheriff, claro, y que se ha convertido en el gran dominador del fútbol de su país. Con el club moldavo disputó la fase de grupos de la UEFA League en la campaña 2013/2014 y ganó una Supercopa. Solamente les faltó un punto para superar la ronda europea y era un grupo complicado con el Tottenham, Anzhi y Tromso.
La pasada temporada la comenzó en el Ergotelis griego, pero la locura económica y social helena le devoró enseguida. Antes fue entrenador del Europa, trabajó en la escuela del Espanyol como coordinador de campus y metodológico, hizo el 'Prácticum' en el FC Barcelona B; y entrenó al Premià, al Terrassa y al Hospitalet. En la temporada 2012/2013 formó parte del cuerpo técnico del Málaga como entrenador de los juveniles. Su equipo ganó la Liga del Grupo X cuando aún quedaban seis partidos para concluir la competición y fue la escuadra más goleadora y menos goleada de esta categoría.
Hace años que colabora con deportistas de élite en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat. Es experto en aplicar nuevas tecnología de entrenamiento al deporte y en su trayectoria ha tenido el placer de trabajar como entrenador, analista, coaching staff y preparador físico en España, Italia, el Reino Unido y Canadá. No sabemos cómo le ha dado tiempo a todo, pero Ferrando encajaba de maravilla en el perfil de la Aspire Academy de Qatar: joven con idiomas y sobradamente preparado. 
Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario