domingo, 4 de octubre de 2015

Una de resultadismo


Anunciaban tormenta, pero lució el sol en El Molinón, por lo menos hasta que se terminó el partido. Luego ya cayeron chuzos de punta, pero el Racign había ganado. En lo deportivo no brilló tanto el equipo cántabro ni hubo una meteorología tan benigna, pese a la victoria 0-2, más nublada pero otra cosa. Aunque eso es lo que vale, tiremos de resultadismo. Tres puntos más y portería cero, dicen los del vaso medio lleno.

El Racing se mostró de inicio cohibido. Horario de misa, respeto ceremonial. Diez minutos sin pasar del medio campo en un estadio semivacío. Unas dos mil personas, de las que más de 700 eran racinguistas. Faltaba el olor a incienso.

La primera acción reseñable fue un centro peligroso de Pablo Fernández que terminó con  Francis cediendo el balón con el pecho a Sotres. Un racinguista cercano se llevó un susto de muerte y soltó una blasfemia. No estábamos en misa, afortunadamente, aunque ya estamos condenados al infierno de 2ªB.

Pablo Fernández causó bastantes problemas a la zaga cántabra. En otra internada suya por la banda derecha sportinguista centró para que Mendi volara y rematara de cabeza. Marcó todos los tiempos académicos de esa suerte, pero no el gol. Dani Sotres se lució para enviar el esférico a córner.

En el minuto 14 llegó la primera ocasión de peligro favorable al Racing. Un despiste de la defensa asturiana dejó a Migue solo delante de la portería rival, pero no acertó a marcar.

Hubo muchas ocasiones en ambos bandos en un choque tan repleto de fallos como falto de ritmo. Pura 2ªB. Poco fútbol trenzado hubo y ese le puso casi siempre la escuadra local. Cada uno hacía la guerra por su cuenta. El Racing, desde luego, no dominaba el encuentro tal y como se le debería exigir a un conjunto más potente, sobre el papel. En el minuto 17 otra desorientación de la zaga racinguista dejó a Pablo Fernández en un mano a mano ante Sotres, que salvó bien el arquero. La pelota quedó muerta, perdida, sin que el guardameta supiera dónde había terminado.

Las ocasiones se sucedían para ambos conjuntos. Un disparo de Artiles alto y la primera subida de Iñaki por su carril, que casi terminó en gol. El centro hacia atrás del riojano desde dentro del área llevó mucho peligro, pero no encontró un buen rematador.

Por un momento, parecía que el Racing se había despertado y tiraba de galones y oficio. Un buen pase de Artiles al hueco para Chus Hevia dejó al atacante asturiano solo ante el marco rival. Estuvo lento y no venció en el uno contra uno a Pol Busquets, formado en La Masía, pero nada que ver con los Busquets más famosos.

La primera parte terminó con un Sporting B dominando al Racing. En el 43 un lanzamiento de Pablo Fernández tuvo que desviarlo Sotres a saque de esquina. El filial avasallaba a un Racing que casi marca en un contra. El mundo al revés. Migue cayó dentro del área antes de poder armar el disparo, pero el colegiado gallego no señaló nada. El Racing no había aprobado el examen.

En la segunda mitad el equipo santanderino salió con mayor determinación. Nada más arrancar Dioni puso un buen balón a Migue y su disparo terminó en córner. El Sporting B era muy blando en defensa, aunque sí tenía calidad arriba. Guille Donoso se fue de Francis con suma facilidad y pasó el balón a Mendi, que se revolvió bien y disparó ajustado al palo. Atrapó sin apuros Sotres. El Racing se había contagiado de ese juego deslavazado de los gijoneses.

En el minuto 60 una falta bien botada por Migue dejó el balón en el corazón del área. Del barullo no salió el gol, solamente una buena ocasión. Pasaban los minutos sin juego, con un Racing atascado y un Sporting B más cómodo. Lo vio Pedro Munitis que ordenó su primer cambio, la entrada de Isma Cerro. Espera el jugador en la banda para saltar al terreno de juego cuando llegó el 0-1. La clave del partido. Iñaki sacó una falta lateral perfecta y Fede San Emeterio, que estaba haciendo un partido muy pobre, remató de una manera sensacional con el pie entrando desde atrás y sin oposición. Es su primer gol como profesional del primer equipo. El aire del norte llegó justo cuando el equipo se estaba ahogando.

Tardó el Racing muchísimo en matar el encuentro y por eso pasó apuros al final. Otra internada de Iñaki con centro a Migue fue lo más cerca que estuvo del gol el conjunto santanderino. El jienense no llegó a ese balón. Después Isma Cerro centró con calidad a Chus Hevia, pero no era el día del atacante asturiano. Era el minuto 68. El Sporting B había bajado un poco los brazos. Dani Rodríguez se fue bien por la banda izquierda y cambió el juego hasta un incansable Migue, que recortó y disparó a gol con mucha intención. Detuvo la pelota Busquets.

No cerraba el encuentro el equipo visitante cuando se llevó el susto del día. En el minuto 32 de la segunda mitad Alain retrasó el balón a su portero. Dani Sotres paró el esférico e intentó recortar a Pablo… A punto estuvo de pifiarla.

La jugada animó a los asturianos, que entraban bien por la banda de Francis. Parece que Cantabria ya tiene un AVE. Un remate de cabeza de Pablo Fernández, solo en el centro del área, lo sacó un atento Coulibaly bajo palos. La paparda rondó El Molinón, pero se ganó llorando al filial sportinguista. Pudo ser peor, un codazo de Francis a Mendi para frenar una contra debió suponerle la roja directa.

En una de las últimas acciones, Álvaro Peña optó por disparar a puerta en vez de aprovechar un gran desmarque de Dani Rodríguez dentro del área. No lo vio. Su chut rebotó en un contrario y propició un contragolpe peligroso.  El Racing todavía no es un equipo ni de lejos, es la suma de talento individual… y a veces. Oficio, poquito.


Con el Sporting B apretando los asturianos forzaron un saque de esquina. Después de ese córner Artiles recogió el balón casi en su área propia y recorrió con el balón pegado al pie 70 metros para ceder en el último instante a Iñaki. Fue como una contra de baloncesto que terminó con el mate del riojano, chutando con todas sus fueras y con el portero ya superado para romper las redes. 0-2. ¿Victoria? Sí. ¿Está bien el Racing? No.

Fran Díez


Sporting B: Pol Busquets, Garrido, Víctor Ruiz, Alberto, Julio (Jaime Santos, 74), Mario Arques, Pablo Fernández, Cyril Dreyer, Mendi, Juan Mera (Álvaro Bustos, 58) y Guille Donoso.

Racing: Dani Sotres, Francis, Alain, Mikel Santamaría, Iñaki, Fede San Emeterio, Dani Rodríguez, Migue García (Álvaro Peña, 83), Artiles; Hevia (Coulibaly, 75) y Dioni (Isma Cerro, 62).

Árbitro: Iglesias Villanueva (gallego). Amonestó al local Pablo Fernández y a los verdiblancos Mikel Santamaría y Francis.

Goles: 0-1. Minuto 61. Fede San Emeterio; 0-2. Minuto 89. Iñaki.

Incidencias: séptima jornada del campeonato 2015/16 en el Grupo I de Segunda División B. El Molinón. Terreno de juego en perfecto estado. Unos 700 aficionados racinguistas tiñeron de verdiblanco la zona noreste del estadio. Unos dos mil espectadores en total, aunque sin la contabilidad de los tornos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario