lunes, 23 de noviembre de 2015

Algo pasa con Iñaki

Portada de El Diario Montañés con Iñaki de protagonista

Iñaki Sáenz Arenzana con el puño en alto celebrando el ascenso con La Gradona como un aficionado más. La portada de El Diario Montañés se ha convertido en una imagen icónica del Racing. Histórica. Esa estampa se ha quedado grabada en el acervo racinguista y se viene a la cabeza cuando uno piensa en aquel encuentro ante el Llagostera. El futbolista riojano fue el primer fichaje del Racing en la temporada 2013/2014. Militaba en el UD Logroñés y era un desconocido para todos. Fue una petición expresa de Paco Fernández, buen conocedor de la categoría, que había intuido su potencial. Iñaki se convirtió enseguida en un referente y fue uno de los pilares del ascenso a Segunda  División. Fue el futbolista que más minutos tuvo en aquella plantilla: 3044 distribuidos en 37 partidos de los 38 oficiales (36 de Liga más 2 de la promoción de ascenso).


En la campaña 2014/2015 el carrilero zurdo volvió a ser el jugador más utilizado de la plantilla. Participó 3.552 minutos repartidos en 41 encuentros en los que fue titular siempre. Se quedó fuera de la convocatoria en una única ocasión a causa de la acumulación de cartulinas amarillas. El riojano jugó 22 encuentros completos con Paco y fue sustituido sólo cuatro veces. Con la llegada de Pedro Munitis, Iñaki siguió siendo titular pero en cinco de los primeros ocho partidos fue sustituido antes de que se agotase el tiempo reglamentario. En todas esas ocasiones se vio a Iñaki molesto con el cambio recurrente de Munitis. Tampoco le gustó su alineación en la banda derecha, un experimento fallido.

Consumado el descenso comenzó la salida masiva de jugadores del bautizado como el Racing de los cojones, que logró el ascenso, la gesta copera y mantuvo la dignidad en los peores momentos institucionales con la salida forzosa de Ángel Lavín Harry, sufriendo impagos y todo tipo de engaños y desprecios. Iñaki era uno de los principales activos del club y rápidamente recibió ofertas de varios clubes de Segunda División. La tentación de ser profesional de la LFP, la marcha de algunos compañeros y su nuevo rol en el equipo llevaron al riojano a comunicar a la directiva su voluntad de abandonar Santander, pero éstos le niegan cualquier posibilidad de darle la libertad y se remiten a su cláusula. Obviamente, el Consejo de administración no quería dejarle marchar gratis.

Iñaki regresó al club santanderino tras las vacaciones y en la pretemporada parecía estar con un permanente semblante serio, apático, desganado; unas veces triste, otras enfadado. Desaparece de las redes sociales donde siempre se había manifestado como un racinguista implicado y feliz de vivir en Santander. En Vitoria hablan de un acuerdo cerrado con el riojano si el Racing le deja libre. Una semana antes del comienzo de la actual campaña, el lateral zurdo sufre una “rotura miofascial en el recto anterior de la pierna izquierda” y es baja las cinco primeras jornadas.

En los últimos días del mercado de fichajes, Iñaki vuelve a intentar forzar su marcha, pero el presidente del Racing, Manolo Higuera, es tajante ante él y ante los medios: o paga la cláusula o no podrá marcharse. El Consejo de administración es consciente de que la baja de Iñaki, sumada a la de Koné, supondría un varapalo social y deportivo para el Racing 2015/2016. El cuerpo técnico, que había tenido sus dudas con el riojano sobre todo sobre su capacidad defensiva, le reclama ahora como imprescindible.



En la sexta jornada Iñaki volvió a la convocatoria y a la titularidad. El riojano cuaja uno de sus mejores partidos ante el Izarra. De hecho, sale ovacionado por el público de El Sardinero que confía en haber recuperado a uno de sus ídolos. Iñaki, que no hablaba públicamente desde el comienzo de la campaña, decide dar una improvisada rueda de prensa ante los medios para declarar que todo está en orden. Una semana más tarde juega a medio gas en Gijón, donde marca su único tanto de la temporada. Ante el Pontevedra, Somozas, Valladolid B y Cultural, Iñaki tiene una actuación más bien gris. Sus últimos minutos disputados son en el Reino de León. El Racing perdió el encuentro ofreciendo una imagen muy mala. Al finalizar el choque, los jugadores se dirigen a los aficionados racinguistas para agradecerles su presencia como venía siendo habitual… Pero el público recrimina la falta de actitud de la plantilla a lo que Iñaki y Dani Sotres responden dándose la vuelta molestos. En el caso del riojano con el agravante de ser uno de los capitanes de la plantilla, una representación que siempre requiere un comportamiento todavía más ejemplar.


Ante el Burgos y Guijuelo Iñaki no está a disposición de Munitis por lesión. El riojano está presente en el estadio como espectador ante los burgaleses y a la salida tiene un pequeño altercado con varios aficionados que le increpan. La policía interviene y el incidente no fue a más. Unos gritos y una situación desagradable.


El pasado viernes Pedro Munitis explicó en la rueda de prensa previa al Racing-Cacereño que barruntaba la posibilidad de alinear al riojano en el centro del campo o que podía alternarse en cualquiera de los dos puestos del carril izquierdo, al igual que Borja Docal. El sábado Iñaki entrenó con normalidad, pero se quedó fuera de la convocatoria de 16 por sorpresa. Decisión técnica. En la rueda de prensa posterior al partido, Munitis justificó la ausencia de Iñaki por haber querido completar una convocatoria con un jugador más polivalente, Francis, que puede actuar tanto por la derecha como por la izquierda…

Como los matrimonios que no se soportan, parece claro que la relación racinguismo-Iñaki no da para más y que se romperá definitivamente con la finalización del contrato el próximo mes de junio. Lo que queda por ver es si club e Iñaki son capaces de tener una convivencia pacífica hasta entonces por el bien del niño, del Real Racing Club.

Gerardo Aedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario