lunes, 30 de noviembre de 2015

Encuentros en la tercera fase


Ahora verás, vendrá una desgracia.

En horario de rabas, blanco y “sobremisa” (perdón por el neologismo) la paparda iba a llegar consagrada. Y no. El Racing fue capaz de encadenar una victoria administrativa y una victoria deportiva, algo que no sucedía desde que…bueno, algo que no sucedía. En lo deportivo, no opinaré al no haber presenciado ni siquiera escuchado el partido, prefiriendo la tranquilidad del campo, del blanco y de las rabas al estruendo de una conexión radio-telefónica de baja calidad, y hablo aquí de la técnica, no se me enfaden los periodi…los locut…bueno… no se me enfaden.

El entrenador cántabro volvió a dejar un recado ante los micrófonos.Cuando Pedro Munitis dice que no hay que sacar la cabeza, está siendo imprudente y prepotente. Como quien dice “no es por decir nada, pero…” y al final, le puede y lo suelta. O como aquel que “sin ánimo de ofender”, ofende. Munitis sigue errando en los términos y en las formas. Lo primordial es que acierte en lo suyo, en la preparación, en la alineación y en los cambios. Pero con una grada tan dividida, el entrenador debería tratar de unir al racinguismo en lugar de seguir apuntando a “francotiradores”. Quienes le recriminaron sus decisiones no fueron tres o cuatro comunicadores “indepes” con mayor o menor audiencia sino franjas amplias de un estadio soberano. Y de haber habido “referendum” hubiese ganado el “No” a Munitis, pero Higuera no dejó poner las urnas. Amics, Higuera ens roba, ¡no la FIFA!

Imagino que muchos racinguistas tendrán sueños húmedos con el play-off del mes de mayo en la mano. O pensando que tendremos un encuentro cercano en la primera, segunda o tercera fase que nos acerque a Segunda. Como en la peli de Spielberg en la que cinco notas (Re, Mi, Do, Do, Sol) permitían establecer contacto con alienígenas, el tema va de dar con la tecla. Cinco notas o cinco futbolistas que Munitis va cambiando en una tómbola de luz y de color. Todavía no estamos abducidos por el fútbol del equipo, pero al menos los resultados llegan y quizás sea cierto que hay vida para el Racing en otra categoría.

Volvió a marcar Coulibaly. Hemos pasado del puesto 16 al cuarto en menos de lo que se tarda en cruzar una turborotonda. Y salió el sol por Unquera. Eso sí que es para no creérselo. Ahora verás, vendrá una desgracia… o lo mismo vienen los extraterrestres. O lo mismo un día escribo una contracrónica sin nombrar a Couly o a Munitis. Vete tú a saber…


Pierre Mahe

No hay comentarios:

Publicar un comentario