lunes, 16 de noviembre de 2015

¡Szetela campeón!


Todo el mundo habla de la retirada de Raúl González Blanco y Marcos Senna con un título debajo del brazo, pero los racinguistas no nos olvidamos de Danny Szetela, que también se ha proclamado campeón de la NASL junto a esos dos mitos del fútbol defendiendo la camiseta del histórico New York Cosmos.

El centrocampista estadounidense tuvo un paso fugaz por Santander en la temporada 2007/2008. Tenía solamente 20 años y era una de las grandes promesas de su país. Aquella última noche de mercado veraniego deparó dos grandes sorpresas internacionales: Tchité y Szetela. Unos  días antes habían firmado al delantero polaco Ebi Smolarek. Tres operaciones que dejaron un agujero económico que llevó a la ruina al club cántabro. El africano y el polaco costaron más de once millones de euros. El norteamericano fue más barato, se habló de entre 150.000 y 300.000 dólares. Las cifras siempre bailaban con Francisco Pernía. Era una apuesta modesta comparada con la de los dos atacantes. Los tres venían recomendados por el gurú asturiano Pablo Longoria, entonces ojeador de cabecera del representante Eugenio Botas y a sueldo del club montañés.

Szetela era un mediocentro polivalente y técnico de 1,78, capaz de crear juego en la medular y con buena llegada a gol. Se había formado en New Jersey, una de las zonas más potentes del soccer. Tenía pasaporte polaco, el país de procedencia de sus padres, pero era más formal que Ebi. Uno de sus compañeros de la infancia fue el delantero Giuseppe Rossi, que logró triunfar en el fútbol español, en el Villarreal.

Justo aquel verano Danny Szetela había disputado con Estados Unidos el Mundial Sub-20 en Canadá y había realizado muy buenos partidos. Era el líder los estadounidenses en el centro del campo y anotó tres goles en los dos primeros encuentros. Estados Unidos fue primera de su grupo dejando por detrás a Polonia, Brasil y Corea del Sur. En octavos de final eliminaron a Uruguay y cayeron en los cuartos ante Austria en la prórroga. Fue una sorpresa porque los americanos tenían un equipo muy compacto con futbolistas como Bradley, Adu o el delantero Altidore.

Szetela ya había tenido algún problema con las lesiones, sobre todo porque había pasado al fútbol profesional muy joven, con 16 años ya estaba contratado por el Columbus Crew de la MLS. Varios equipos europeos se habían interesado por él en sus primeros años en la máxima división del soccer: la Roma, el Brescia o varios conjuntos ingleses como el Newcastle, el Manchester City o el Everton. Ya disputando un Mundial Sub-17 en Finlandia había llamado la atención de todos los grandes clubes europeos, pero su estrella se fue apagando poco a poco como el talento de muchos otros niños prodigios... Sin embargo, no parecía un mal fichaje para el Racing viéndole en aquel Mundial Sub-20 de 2007 a un nivel altísimo.

Al final, se decantó por venir a Santander pese a ese interés de varios clubes italianos. Marcelino García Toral nunca le vio madera ni él se adaptó del todo. Jugó solamente un partido de Copa ante el Málaga, que terminó con empate a cero en tierras andaluzas y lo hizo actuando de centrocampista por la derecha, muy lejos de su posición natural. En el minuto 65 le sustituyó Gonzalo Colsa. En el mercado de invierno le cedieron al Brescia, en la Serie B italiana. Aquella temporada llegó a debutar con la selección absoluta de Estados Unidos. Disputó tres encuentros con el combinado de las barras y estrellas. La cesión con el Brescia se prolongó una temporada más. En Italia jugó bastantes partidos, 26 en año y medio, pero nunca llegó a destacar.

En 2009 regresó a la MLS y fichó por el DC United. Apenas pudo jugar a causa de una lesión de rodilla que se produjo en un entrenamiento. El jugador sufrió tres operaciones de rodilla, con un trasplante de menisco (procedente de un cadáver), que prácticamente le obligaron a retirarse del fútbol. Una vez recuperado se unió a un equipo de aficionados, el Icon FC de Montville (Nueva Jersey), que militaba en la quinta categoría del país, y volvió a ponerse en forma, incluso con una pequeña gesta en el US Open Cup, la Copa de Estados Unidos. El Cosmos le ofreció una prueba en 2013 y firmó por el club neoyorquino donde cumple ya su segunda campaña.

Con 28 años Szetela ha logrado ganar el título de una NASL muy devaluada, el segundo que logra con el Cosmos después de ganar también la competición en 2013. El adiós de Raúl con esa victoria 3 a 2 ante el Otawa Fury tapa la realidad de esta supuesta segunda categoría del fútbol estadounidense, con un nivel inferior o similar a la Tercera española. La NASL apenas tiene franquicias ni espectadores y su solución ha sido demandar a la Federación de Estados Unidos reclamando dinero por discriminación respecto a la MLS. Una huida hacia delante en la que se ha metido inexplicablemente el Rayo Vallecano. Actualmente, la Federación estadounidense se plantea considerar como segunda división del soccer a la USL, que es ahora mismo más potente que una NASL que amenaza quiebra.

Al New York Cosmos le queda la leyenda y poco más. Ahora sin Raúl González perderá presencia mediática y se quedará condenado a malvivir en una NASL agonizante y con las puertas de la MLS cerradas por el New York City. Del Cosmos nos queda siempre el recuerdo de Luis de la Fuente, el contundente lateral de aquel Racing de los bigotes, que jugó algunos partidos con el conjunto neoyorquino en 1975, pero esa es otra historia.

Francisco Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario