miércoles, 16 de diciembre de 2015

A Caneda le tocó mesa electoral


Con la visita del Racing de Ferrol siempre pasan cosas extrañas, como que el país celebre las elecciones generales del "fin del bipartidismo". El porcentaje de posibilidades de que le tocase formar para de una mesa electoral a un futbolista del Racing de Santander era ínfimo... Pero ha ocurrido. El azar es muy caprichoso. Y encima es uno de los mejores jugadores del conjunto que entrena Pedro Munitis: César Caneda. Afortunadamente, el central vitoriano se ha librado de tener que pasarse el domingo en su ciudad contando uno a uno las papeletas en vez de cortar balones. Hubiese sido tremendo que no hubiera podido jugar ante los gallegos... Sobre todo porque Alain fue expulsado, aunque estaba en el banquillo, en Santiago de Compostela. La justificación laboral de César Fernández de las Heras Caneda era evidente, aunque en otros casos ha ocurrido lo contrario. No es fácil librarse de esta tarea. El criterio es muy subjetivo ya que depende de cada junta electoral de zona, aunque uno de los supuestos que se recoge para quedar eximido de la responsabilidad es "participar en acontecimientos públicos el día de la votación".

Las mesas electorales las forman ciudadanos que son designados para presidir el acto de la votación, controlar el desarrollo de la misma y realizar el recuento y el escrutinio. Entre las personas que están sentadas al otro lado de las urnas cuando se va a votar se encuentra el presidente o presidenta y dos vocales. El nombramiento de los integrantes de la mesa electoral es competencia de cada Ayuntamiento. Siempre se contemplan algunos supuestos en los que el ciudadano queda eximido de participar, pero no es sencillo quedar eximido. En Vitoria, hay que pagar una tase de 62 euros y presentar el correspondiente justificante que debe ser aprobado.

En el bombo del sorteo entran todas las personas censadas en cada localidad entre 18 y 70 años de edad, sin discriminación. Entre los requisitos figura que el presidente debe tener, al menos, el título de Bachiller o el de Formación Profesional de segundo grado o, subsidiariamente, el de Graduado Escolar o equivalente. Además, se designan dos vocales y dos suplentes por cada miembro de la Mesa electoral, es decir, dos por cada uno de los vocales, y otros dos suplentes para el presidente de la mesa.

Las excusas y exenciones válidas para no tener que cumplir con esta obligación han sido muchas veces motivo de controversia e incluso ha habido casos que han llegado es válida y cuál no, aunque la insistencia de algunos afectados ha sido tal que el asunto ha llegado hasta al Defensor del Pueblo. Muchos aficionados al fútbol han intentando "librarse" porque su equipo juega partido ese día, aportando su abono o entrada o un hotel pagado en caso de desplazamiento... Pero esa justificación no cuela nunca. De hecho, varios abonados del Racing se perderán el encuentro de este domingo.

En 2014 Alejandro Pérez, jugador y fisioterapeuta del Anguiano, de la Tercera División riojana, no pudo jugar con su equipo el partido de vuelta de la fase de ascenso a Segunda B en Ibiza ante el Santa Eulalia. La Junta Electoral no aceptó su recurso pese a que era simplemente suplente de la mesa y no pudo viajar con sus compañeros. Claro que se trataba de un equipo no profesional, aunque también ha sucedido algo similar en Primera División. En las últimas elecciones catalanas el portero del Espanyol Pau López no pudo desplazarse a La Coruña con el primer equipo por el mismo motivo. Más suerte tuvo en 2011 José Callejón, al que le tocó ser suplente de una mesa electoral y estaba convocado para un Valencia-Real Madrid, aunque el partido era un día antes de la jornada electoral. El delantero viajó con el equipo, estuvo en el banquillo y después se desplazó en coche hasta Motril para cumplir con sus labores de ciudadano a primera hora de la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario