domingo, 13 de diciembre de 2015

Ese muerto casi vive



En San Lázaro tenía que resucitar un muerto y volvió a caminar el Compostela, pero solamente lo hizo como un zombi durante 31 minutos. Durante un rato asistimos a una comedia de muertos vivientes con poca gracia, como aquella ochentera de ‘Este muerto está muy vivo’. Hacíamos una tesis de la paparda y nos dábamos cabezazos en el muro de las lamentaciones racinguistas. El Papardismo Ilustrado. Evocábamos la merecida e histórica fama de resucita cadáveres del conjunto santanderino, pero en esta ocasión no hubo por allí Jesús que levantara a este Lázaro.

La primera parte fue como para arrancarse los ojos. Horrenda. El vuelo del botafumeiro en la Catedral de Santiago tiene más sentido y orden. El balón iba de aquí para allá sin llegar a ningún sitio con cierta coherencia. El primer y único disparo de los cántabros entre los tres palos llegó a punto de cumplirse los 45 minutos y ya perdiendo 1-0. Un lanzamiento lejano de Borja Docal. El Compostela tampoco hacía mucho más. La escuadra gallega salió con una alineación muy ofensiva buscando una victoria a la desesperada, pero ofreció un rendimiento muy pobre. De hecho, su gol, en el minuto 23, fue más fruto de una defensa racinguista un poco blanda que de un acierto individual o del talento. Una internada por la banda izquierda racinguista, que no fue frenada a tiempo, permitió a Orbegozo poner el balón al otro lado del área para que Jordan batiese a un Óscar Santiago vendido. Se atisbaba el naufragio con el 1-0, pese a que el Compostela tampoco hacía excesivos méritos para ganar.


En la segunda mitad hubo momentos en los que el Racing no parecía ir por detrás en el marcador. No había intensidad ni juego para doblegar al Compos. Ni a balón parado, donde reinaba el gilicórner. El tanto llegó en una jugada aislada de Dioni, el futbolista con más talento de los 22. El andaluz se fue de un par de rivales en carrera y su disparo lo desvió el guardameta gallego que salió raudo a tapar espacios. La fortuna hizo que el esférico rebotara en el larguero y le cayera a Coulibaly, que solamente tuvo que empujarlo a gol. Pasaba por aquí, que cantaba Aute.

El Racing se espabiló con el empate y tuvo unos minutos de mejor juego en los que pareció mandar un poco en el césped. Tampoco es que creara demasiado peligro o trenzase jugadas. Fueron más aproximaciones, carreras y buenas intenciones que verdaderas acciones de peligro o disparos a puerta. Ocurrían más cosas fuera del terreno de juego que dentro, como la expulsión de Alain, sentando en el banquillo. El partido no pasará a la historia. Casi nadie hablará de él el martes.

Parecía que el choque iba a terminar en tablas, pero el Racing está en una dinámica positiva, en la que todo le sale bien, y el Compostela vive su particular Día de la Marmota de la negatividad. La tostada compostelana siempre cae por el lado de la mermelada… En el minuto 88 les llegó el mazazo. Un centro a media altura no muy bueno le cayó a Dioni en el segundo palo. El malagueño no lo esperaba y remató fatal, mitad con la pantoriilla, mitad con el brazo o el pecho… Dio lo mismo. El gol subió al marcador y hundió al Compos. No hubo tiempo para más. Era la primera vez que el Racing de Munitis ganaba un partido después de empezar perdiendo. Hacía más de 20 años que el Racing no vencía cinco partidos consecutivos y es la primera vez esta temporada que el Racing vence en Galicia. Los astros parecen bien alineados. Quizá es un buen augurio para la semana que viene, con la esperada, temida e ilusionante visita del Racing de Ferrol… Este Racing vence y vence y así termina por convencer, más o menos. Lo importante es sumar de tres en tres, da igual un poco el cómo, de este tipo de partidos rancios solamente nos acordaremos del resultado. Todo muy de 2ªB.

Fran Díez


SD Compostela 1: Pato, Josu, Jimmy, Sergio Sánchez (Fondevila, minuto 41), Catú, Marcos, Jordan, Javi Moreno, Orbegozo, Joaquín (Mon, minuto 46) y Gerard Oliva (Dani Hernández, minuto 78).

Racing 2: Óscar Santiago, Francis, Caneda, Santamaría, Borja Docal; Dani Rodríguez, Granero; Óscar Fernández (Kamal, minuto 83), Migue (Artiles, minuto 64); Dioni y Coulibaly (Isma Cerro, minuto 70).

Goles: 1-0, min. 23: Jordan. 1-1, min. 54: Coulibaly. 1-2, min. 88: Dioni.

Árbitro: Román Román (Comité Castellano-leonés). Amonestó a los locales Javi Moreno, Gerard Oliva, Catú, Jimmy y Fondevila y al visitante Dioni. Expulsó a Alain, con roja directa, mientras estaba en el banquillo.

Incidencias: Estadio Municipal de San Lázaro. Unos 900 espectadores en las gradas, los abonados gallegos pagaban al ser día del club. Algo menos de medio centenar de seguidores racinguistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario