lunes, 14 de diciembre de 2015

Esto es Segunda B


Enciende ordenador, enchufa cable, googlea "tevega", modo pantalla, enchufa HDMI, sintoniza HDMI2 en la tele, sube el volumen para que se oigan bien los cartones amarelos Ejecutando con la pulcritud necesaria todos estos pasos ya estuve más activo que todo el Racing en toda la primera parte. Fue otro sopor de manual y de mantita aderezado con balonazos, fueras de juego y los ya célebres y mencionados cartones amarelos. Y me dirán «¡esto es Segunda B!» como un mantra que si lo repites muchas veces se te aparece el Tato Abadía y te cruje a palos.

En un vacío y desangelado San Lázaro, tanto es así que yo me plantearía muy seriamente quitarle el “San”, se vio el fútbol ramplón del penúltimo de la tabla y el no mucho menos ramplón del equipo de moda que lleva 15 de 15 y subiendo. Este Racing de Munitis se ha levantado y anda. «¡Esto es Segunda B! No hay rival pequeño». Falso. ¡Tela con este Compos! Su puesto en la clasificación sí hace honor a su juego.

Tarde de fantasmas donde el Racing empezó perdiendo en una desafortunada acción donde todos los defensas visitantes se borraron y, a la postre, ganó con dos tantos esperpénticos pero que valen tanto como los demás. Hay partidos que cuesta Dios y el santoral de todo el mes ganar y hay partidos que las metes con el couly y con la mano, el antebrazo o el muslo. ¡Esto es Segunda B! Que sí… pesaos… y por eso el Racing gana sin querer a poco que abra el balón a banda y centre dos veces por partido.

En el capítulo de menciones particulares, destacan Dioni y Couly. Érase un hombre a un rechace pegado. Su fútbol es antiestético pero a quien le importa mientras recoja balones abandonados en áreas chicas del portero. Una vela a Dioni y otra a San Couly, protector de las pelotas perdidas y jugadas desesperadas.  El resto del equipo estuvo correcto-bien, salvo Migue y Ártiles que por algún extraño motivo no siguen el ritmo de sus compañeros. 

Junta el sábado y partido en domingo. Colocar un Racing-Racing un domingo de elecciones es tan extravagante como convocar unas elecciones un 20 de diciembre. El club no renuncia a su horario ni atendiendo al sentido común. Que vote El Sardinero, que bote La Gradona.

¿Os he dicho ya que esto era Segunda B?

Pierre Mahe

No hay comentarios:

Publicar un comentario