viernes, 18 de diciembre de 2015

Las funciones del Defensor del abonado


Se está hablando mucho de la figura del Defensor del abonado, pero en realidad es un cargo muy poco conocido y todavía poco implantando en nuestro país. El pasado 4 de noviembre se aprobaron en la junta de accionistas unos cambios en los estatutos del Real Racing Club entre los que se incluyó este puesto. La asociación de pequeños accionistas de la entidad, AUPA, fue la que propuso estos estatutos para el Defensor del abonado dentro del artículo 31, que reproducimos a continuación:

“La sociedad reconoce la figura del 'Defensor del abonado racinguista' con las siguientes características
básicas:

El defensor del racinguista es un órgano unipersonal e independiente del Consejo de administración, que tiene por misión la asistencia, el asesoramiento y la defensa de los derechos de los abonados en su relación con el club.

En el ejercicio de sus funciones el defensor del abonado racinguista podrá pedir de los órganos de gobierno y administración del club la colaboración y la asistencia que le hagan falta, y éstos estarán obligados a facilitársela.

Son funciones propias del defensor del abonado racinguista las siguientes:

 a) Defender y proteger los derechos del abonado, conociendo y resolviendo las reclamaciones que le dirijan.

b) Actuar de mediador, resolviendo de manera consensuada los conflictos suscitados entre los abonados y el Consejo de administración, de los que podrá recabar la información que crea conveniente.

c) Presentar al Consejo de administración las sugerencias que le comuniquen los abonados y las que crea oportunas para mejorar las relaciones entre el club y sus abonados.

d) Entregar al Consejo de administración dentro de los cinco días siguientes al final del ejercicio un informe anual de sus actuaciones referidas a cada ejercicio, y presentarlo a la Junta Ordinaria de Accionistas.

e) Dirigir autónomamente, para el eficaz cumplimiento de sus funciones, la organización y el funcionamiento de su oficina, que coordina y dirige con los medios personales y materiales necesarios que, a petición suya, deberá facilitarle el Consejo de administración.

f) Elaborar de una manera permanente y continuada, a través de su oficina, el listado de abonados, actualizándolo mensualmente.

g) Asistir a las Juntas de accionistas.

El cargo del Defensor del Abonado Racinguista deberá recaer en un accionista que además sea abonado de reconocido prestigio con el consenso de las principales Asociaciones racinguistas existentes, quienes lo propondrán al Consejo de Administración, propuesta de nombramiento que deberá ser ratificada por la Junta Ordinaria de accionistas con el apoyo de una mayoría simple de los allí presentes con derecho a voto.

La persona designada no podrá ser miembro del Consejo de administración ni empleado del club, ni tampoco ser familiar en línea directa ni colateral hasta el cuarto grado de ningún miembro del Consejo de administración, ser mayor de edad, tener una antigüedad mínima como abonado de cinco años, no tener suspendida la condición de abonado, ni haber estado vinculado al Racing como jugador, entrenador, técnico o empleado durante los últimos dos años en el momento de realizar la designación.

La duración del mandato del defensor del racinguista es de cinco años, pudiendo ser reelegido para un último mandato de idéntica duración, con la debida ratificación de la Junta General ordinaria de accionistas en la forma establecida para su designación.

El defensor del racinguista cesará en su cargo por alguna de las causas siguientes:

a) Finalización del plazo para el que fue nombrado.

b) Renuncia.

c) Muerte o incapacidad.

d) Pérdida de la condición de abonado.

e) Por acuerdo en Junta de accionistas, en caso de negligencia notoria. En este último caso, el cese exigirá la mayoría de las tres quintas partes de los accionistas presentes con derecho a voto en Junta de accionistas y el defensor del abonado podrá hacer uso de la palabra antes de la votación.

En todos los casos, el Consejo de administración procederá a la designación de un nuevo Defensor del racinguista bajo las mismas condiciones que el Defensor del racinguista cesado, en el plazo de un mes, debiendo ser ratificado posteriormente su nombramiento por la Junta de accionistas siguiente.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario