miércoles, 9 de diciembre de 2015

Lealtad y deslealtad


El Racing fraguó su mejor encuentro de una temporada que va tomando color. El sol sale poco a poco, pero sale. Esta vez la víctima fue un inédito Lealtad de Villaviciosa con los jugadores haciéndose fotos como el Segunda B que visita un estadio Champions League 5 estrellas... Al destartalado Sardinero le otorgan menos estrellas, una…dos…una pensión modesta con vistas al mar. El puente incitaba al turismo por la región pero los chicos del Lealtad no vinieron de paseo. El Racing mejora y se afianza. Recibiremos al otro Racing en un estado de ánimo inmejorable.
Esa misma tarde, los aficionados se enteraron de la salida inminente de Iñaki al Alavés. El día que Paco se fue, perdón, el día que echaron a Paco, el bueno de Rober Garcia titulaba «La dignidad se fue por la puerta del garaje». Pues bien, con Iñaki, «la deslealtad se fue por la puerta de servicio». Destrangis y sin hacer ruido. Sin un portazo, un adiós, un hasta luego. Gracias por tantos, gracias por nada.
Hemos acabado hasta los «bebes» que diría el Youtuber Revilla con algunos de los representantes del denominado «Racing de los cojones». Eran tiempos excepcionales y por ello, convertimos a jugadores ordinarios en tipos excepcionales. Fue un error. Los jugadores pasan, los valores quedan. Iñaki pudo ser lo que quiso en este club y quedará como una mera anécdota. Hasta los ídolos pueden quedar en entredicho, como ocurrió con el mismísimo Munitis. Endiosamos y derrocamos jugadores con una facilidad pasmosa.
El lunes se aprobó el convenio. Algo se quedará de la operación Iñaki. El equipo lleva 18 de 18. La delantera funciona. El mediapuntismo se sale. Tenemos una defensa muy justa de efectivos que no de rendimiento. Si no fuese por la deslealtad, todo sería perfecto. Pero el fútbol es desleal e injusto. El amor de los jugadores es el amor de los marineros, besan el escudo y se van, no vuelven nunca más. Por eso, cuando encontremos a un marinero fiel o un jugador leal, hay que quererlo, hay que arroparlo. Como Francis, que siempre estará allí, fiel, leal, en su banda.
Hablando de alma marinera, se cumplen tres años de la querella de los piratas Harry y Pernía que jugaron a capitanes de la mercantil. Lo de Iñaki lo olvidaremos. Esto sin embargo, prohibido olvidar.
Pierre Mahe @pmahecas

2 comentarios:

  1. si hablamos de lealtad y amor a unos colores hablamos de pedro munitis,por eso tenemos que apoyarle todos para que el racing vuelva a segunda y despues si se hacen las cosas bien a primera,lo cual me encantaria que fuese con munitis en el banquillo

    ResponderEliminar