jueves, 31 de diciembre de 2015

No son días para el fútbol

Piñol se tira a los pies de Puskas en un Real Madrid-Racing
disputado el 1 de enero de 1961

España no está hecha para el fútbol en Nochevieja, menos todavía para partidos en el primer día del año, jornada más apta para que rueden las resacas que los balones. No somos ingleses, por mucho que se empeñe Javier Tebas en hacer caja. Ese es el boxing day que pretende la LFP, el condenado fútbol negocio. Los deportistas o los aficionados les dan igual. Somos uvas para devorar a toda velocidad. 27 años llevábamos en España sin fútbol un 31 de diciembre y estábamos tan tranquilos. Ayer el Villarreal que entrena Marcelino García Toral derrotó 1-0 al Valencia y se cayó la última página del calendario. El mundo gira y gira y en la tele siguen cantando los mismos, como si todo fuera un programa eterno de 'Cachitos de hierro y cromo' en el que las décadas se funden como si diese igual el año en el que estamos y las pintas con las que vestíamos.

Desde 1988 no había fútbol en Nochevieja. Entonces la AFE se puso seria y dijo basta. Los futbolistas se plantaron y se impuso la lógica. Ahora parece que los sindicatos, de cualquier tipo, pintan un poquito menos y los centros comerciales abren también cuando les da la gana… Los engranajes tienen que seguir funcionando a cualquier precio y nada es sagrado. Ni el pedete lucido de fin de año.

El Racing, como casi siempre, ha sido pionero en esto de jugar en Nochevieja y figura entre los primeros clubes que disputaron un partido de Primera División un 31 de diciembre. Fue en la temporada 33/34. Se disputaron cinco encuentros, la jornada al completo, y los santanderinos ganaron 3-2 al Athletic en los viejos Campos de Sport de El Sardinero con un actuación sobresaliente. Esa ha sido la única campaña con jornada en Nochebuena y Nochevieja de todos los equipos.

El equipo montañés no tuvo tanto éxito en el siguiente encuentro disputado en Nochevieja. Fue en la temporada 39/40 y el Español ganó en Santander 2-3. En la temporada 50/51 el Racing venció al Alcoyano de la moral inquebrantable 3-1. Todavía hubo una cuarta ocasión con partido para los racinguistas un 31 de diciembre. Fue en la campaña 78/79, 0-2 ante el Hércules en El Sardinero con goles de Kustudic y Macanás. Cuatro partidos en la máxima categoría con balance en tablas: dos victorias y dos derrotas.

Pero hay algo todavía peor que jugar el 31 de diciembre… Y es hacerlo el día 1 de enero y encima hacerlo como visitante. Eso le ocurrió al Racing en la temporada 1960/1961 y además el rival era un Real Madrid que dominaba el fútbol mundial. Para colmo de males el viaje a la capital del conjunto cántabro fue muy accidentado. El autobús del Racing pinchó en el alto de Somosierra y los jugadores tuvieron que apearse y permanecer bastante tiempo a la intemperie bajo la lluvia y con temperaturas bastante bajas. Eran otros tiempos. Llegaron a Madrid con diez horas de retraso.

Pese a ser fecha festiva hubo unos 70.000 espectadores en el Santiago Bernabéu y el Racing perdió por goleada: 4-0. Eso sí, el encuentro fue más disputado de lo que reflejó el marcador final. Al descanso, el entonces pentacampeón de Europa solamente ganaba 1-0 con un gol de Puskas a pase de Paco Gento. El delantero magiar falló un penalti y hasta la recta final del encuentro no llegaron el resto de tantos, también con autores ilustres: Alfredo Di Stéfano y un par de Luis del Sol. El Racing no está para jugar un 1 de enero, así no se puede comenzar un año… Aquel terminó con descenso para celebrar las Bodas de oro del club. Eso es una resaca de Año Nuevo.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario