sábado, 19 de diciembre de 2015

Plácida junta


La Junta General de Accionistas 2015 del Real Racing Club SAD se celebró esta mañana en el salón de actos de la Escuela Técnica Superior de Náutica de la Universidad de Cantabria. Un escenario nuevo para este tipo de actos, que vuelven a ser plácidos y casi burocráticos en el club de fútbol.

Estuvieron representados un total de 215 accionistas de los cuales 162 lo hicieron en persona y 53 mediante cesión de derechos. Poca asistencia, como a los partidos. Todos ellos sumaron 314.984 acciones, esto es, un 57.95% del capital social. La atomización del accionariado provocó este llamativo bajo porcentaje de asistencia.

En la mesa presidencial se sentaron el secretario externo del Racing, el abogado Alejandro Lopez-Tafall, y ocho de los nueve integrantes del Consejo de Administración del Club. Como viene siendo habitual, Manolo Higuera dispuso del poder de voto del “consejero” de Inmoarrabi.


El primer punto del orden del día fue el único que no se aprobó por unanimidad de los presentes ya que contó con la abstención de un solitario accionista, lo que provocó que saliera adelante con el 99.992% del accionariado. Era el relativo a la aprobación de cuentas anuales e informe de gestión del Consejo.

El consejero Antonio Fariña hizo uso de la palabra para detallar el cierre de la contabilidad de la Sociedad en el ejercicio 2014/2015 en términos contables y de auditoría. Una perorata bastante técnica y farragosa. Destacar la cuenta de pérdidas y ganancias del club a 30 de junio de 2015, que arrojó un saldo favorable de 1.103.905 euros. De la contabilidad 2014/2015, Fariña resaltó la deuda con Hacienda cercana a los nueve millones. La viabilidad del Racing en la pasada campaña se logró gracias fundamentalmente a tres factores: ascenso a la LFP con la previa consecución de ratios exigidas, ampliación de capital y buena voluntad de los acreedores. El consejero del área económica comunicó a la Junta la resolución del informe de auditoría como favorable con tres salvedades, que entendía no eran importantes y que estaban provocadas fundamentalmente por el concurso de acreedores y su modificación, todavía no aprobada en el momento de realización de ese balance contable.

Con respecto al informe de gestión del Consejo, Antonio Fariña detalló una serie de circunstancias que han afectado a la misma. El Consejo actual ha tenido que hacer frente a numerosas reclamaciones por la gestión de la anterior directiva y quiso agradecer a la sociedad cántabra el esfuerzo realizado en la ampliación de capital que supuso una inyección de liquidez fundamental para la supervivencia de la entidad. El ejercicio vino marcado por el fracaso deportivo del descenso, provocado a su entender por varios factores: la incertidumbre inicial sobre si se conseguirían cumplir las exigencias de la LFP para jugar en Segunda, las lesiones, la escasa plantilla y la falta de dinero para reforzar al equipo.

Fariña fijó como objetivos para la presente temporada el ascenso a Segunda División, la culminación de acuerdos de anteriores juntas de accionistas, la elección del defensor del abonado, el cierre de pleitos judiciales en los que está involucrado el club y la estabilidad económica y financiera, para lo que es imprescindible un acuerdo con la Agencia Tributaria.

Varios accionistas hicieron uso de la palabra para matizar y pedir aclaraciones. Con ellas se dio por cerrado el primer punto a tratar en la junta. En el segundo punto del orden del día, titulado ‘Propuesta de aplicación del resultado’, se aprobó por unanimidad que el beneficio arrojado por las cuentas 2014/2015 se destinaría a reducir deuda.

La Sociedad General de Auditoría del Norte SLP, sita en la calle Isabel II de Santander, fue la propuesta por el Consejo de Administación en el tercer punto del orden del día: ‘Nombramiento del Auditor de la Sociedad Real Racing Club de Santander, S.A.D.’. El Consejo explicó que, además de ser una empresa cántabra, trabajaban más barato que el resto de profesionales de auditoría consultados. Se pone fin a la relación con Olszewski Auditores, que venía realizando estas labores para el club santanderino y también para la mayoría de equipos de la LFP.

El cuarto punto del orden del día era uno de los más importantes a tratar por ser el relativo al presupuesto de la actual temporada 2015/2016. Antonio Fariña retomó la palabra para detallar a grandes rasgos los ingresos y gastos previstos para este ejercicio. La principal fuente de ingresos prevista será la de la venta de abonos: 1.150.000 euros, prácticamente ya alcanzados a día de hoy; un millón de euros se previó ingresar por “otras ventas”, importe también conseguido con el traspaso de Concha; 353.000 euros por venta de entradas de los cuales ya se han ingresado 60.000; 428.000 en concepto de publicidad (con 300.000 euros ya vendidos); 60.000 euros de la tienda (hasta ahora van abonados 15.000); 375.000 de ayudas al descenso pagadas por la LFP.

En el apartado de gastos el fundamental será el pago del personal (deportivo y administrativo) con 1.309.000 euros. Otros gastos previstos son 170.000 euros para personal de base; 107.000 estimados como gasto de desplazamientos y árbitros; 333.000 de servicios externos a contratar y 88.000 euros de otros gastos. Por tanto se prevé cerrar el ejercicio contable con 1.190.000 euros de beneficio. Algo sorprendente en la historia del club montañés.


En el área económica, Manolo Higuera enfatizó que el objetivo del Consejo es recuperar la austeridad de tal forma que los gastos no vuelvan a superar nunca los ingresos. También quiso agradecer públicamente el esfuerzo de los empleados al ver reducidas sus nóminas. A pregunta de un accionista, el presidente racinguista aclaró que el club adeuda aproximadamente un 20% de las nóminas de los empleados pero que pretenden resolver este asunto después de cerrar el pago a Hacienda y antes de que acabe la temporada.

Juan Alberto Oset Alonso fue nombrado consejero por cooptación a instancias del Consejo tras la dimisión de Agustín García Pascual. El quinto punto del orden del día recogía la ratificación en el cargo de Oset Alonso, que venía ya trabajando en el área de gestión del Racing.

El sexto punto del orden del día pretendía nombrar al nuevo Defensor del Abonado. Tal y como contamos en racinguismo.com, no hubo acuerdo entre AUPA y la Asociación de Peñas y el cargo quedará vacante. Una comisión mixta integrada por Consejo de administración, AUPA y APR velará por el abonado hasta que se alcance un nombre de consenso para la figura de Defensor.

El Racing todavía no ha aprobado sus cuentas de la temporada 2013/2014 al haberse detectado en ellas errores y anomalías. Dejarlas sin aprobar es un trámite necesario para posteriores medidas jurídicas contra los anteriores gestores. Y por unanimidad se votó en el séptimo punto del orden del día que así seguiría en tanto en cuanto éstas no fueran resueltas.

Los accionistas presentes, igualmente por unanimidad, aprobaron el punto octavo relativo a la delegación de facultades en el presidente y el secretario del Consejo de administración para la formalización y ejecución de todos los acuerdos adoptados por la Junta General de Accionistas.

En el turno de ruegos y preguntas tomaron la palabra varios accionistas. Es una fase de las juntas de accionistas que suele deparar momentos memorables y también las intervenciones más freakys. Pese a la placidez de esa Junta en comparación con las de los últimos años también hubo algunos instantes surrealistas… ¿Por qué los minutos de silencio no duran realmente 60 segundos? ¿Por qué algunos jugadores llevan la camiseta por fuera y tapan la publicidad del trasero? En fin, un clásico. ¿A qué huelen las nubes?

De las intervenciones también salieron asuntos, explicaciones y aclaraciones positivas. Manolo Higuera confirmó que si bien la posesión de la marca Racing debería volver al club en dos años, esta circunstancia está afectada por el concurso ya que el club dejó de pagar hace años el alquiler por el uso de la misma. Se deberá renegociar. La idea es que la marca Racing vuelva a ser de la Sociedad Anónima o de la Fundación RRC.

La consejera del área social Míriam Peña manifestó la preocupación del Consejo por la baja asistencia a los encuentros. Actualmente acuden a El Sardinero unos 5.000 espectadores de media con unas mil entradas vendidas, lo que nos lleva a la conclusión de que sólo van al campo unos 4.000 de los 8.000 abonados con los que cuenta el club. El Club fijó un horario y unos precios de entradas a principios de temporada y se comprometió a no regalar entradas, habiendo cumplido con su promesa. Para aumentar el público, se ha pretendido atraer la atención de diversos colectivos como discapacitados, personas en riesgo de exclusión social, otras entidades… y todos los domingos se invita a colegios pensando en que esos niños son potenciales futuros abonados. La consejera quiso agradecer su fidelidad a los abonados ya existentes y comentó que durante este año, y por sorteo, varios de ellos han sido invitados a presenciar encuentros en el palco.

El presidente racinguista se lamentó por el mal estado de las instalaciones Nando Yosu, tanto en infraestructuras como en el estado de los campos 3 y 4 que necesitan ver sustituido el césped artificial. Hasta ahora se van buscando soluciones parciales a los numerosos problemas que surgen. También es una preocupación fundamental del consejo encontrar un patrocinador que se haga cargo del gran coste que supone cambiar los videomarcadores o mejorar la accesibilidad del estadio, que tiene muchas escaleras.

El club intentará hablar con el Ayuntamiento de Santander, propietario de los Campos de Sport de El Sardinero para tratar el uso de los bajos imitando el modelo del Sporting del Gijón, pero no se tocará esa cuestión hasta que no se resuelvan los problemas con Hacienda.

En diciembre de 2017 el Racing tiene que hacer frente al pago más importante del concurso de acreedores (el 35%). Un accionista manifiesta su preocupación por la posibilidad de no poder hacer frente a dicho pago si no se consigue ascender. Higuera matizó que la venta de Koné por dos millones de euros supondrá un balón de oxígeno al club y cubriría problemas a medio plazo. El presidente se mostró convencido de que el Real Oviedo ejercerá la clausula de compra del delantero africano. Un ascenso a Segunda implicaría liquidar la deuda en tres o cuatro años ya que al Racing le corresponderían siete millones de euros por campaña del reparto de los derechos televisivos.

También hubo quien se interesó por la tercera camiseta, que se estrenará ante el Coruxo y estará a la venta en la tienda oficial a finales de enero o febrero. Con cierto retraso, al club le hubiese gustado que estuviese antes, pero no ha podido ser.

Tras un receso para la escritura del acta, López-Tafall procedió a su lectura y quedó aprobada por unanimidad de los presentes. Una vez concluida la Junta, Rodolfo Rodríguez Campos, como patrono de la Fundación, pidió la atención de los asistentes. Defendió la honradez y la transparencia de la institución a la que representa y quiso destacar los beneficios fiscales que Hacienda permite por pequeñas aportaciones a fundaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario