lunes, 30 de noviembre de 2015

Confianza, esfuerzo y respeto


Esas tres palabras por distintos motivos son utilizadas por mí de manera continua. Son palabras que surgieron en cierta etapa de mi vida y que recuerdo cuando tengo que afrontar un problema o simplemente como filosofía de vida. Pero aquí hablamos de fútbol y voy a hablar sobre el matiz que para mí ha mejorado a este equipo: la confianza.

No sé si será casualidad, pero desde que el equipo trabaja con un psicólogo, los resultados han mejorado. La confianza en uno mismo suele ser un grado importante para la superación de los problemas. Este valor en el fútbol es muy importante porque ayuda al futbolista a transformar el plan que tiene en mente en una jugada, en un pase, en un gol.

Ahora este equipo juega más concentrado y confía en el planteamiento que dispone en los partidos. Además, volvió al equipo Borja Granero, un jugador que por experiencia y por su manera de ser, transmite confianza a los que le rodean. Si sumamos, que salió del equipo uno que había perdido la confianza (Sotres) y que la directiva dio un voto de confianza al entrenador, pues obtenemos el siguiente resultado: el equipo tiene una trayectoria ascendente.

Se habló hace semanas del exceso de presión de los jugadores, del miedo a fallar, de que sentían ese “canguelo” que tienen los que no confían en sí mismos. Pero al final han sabido sobreponerse a todo esto y lo vivido, como todo en la vida, les hará más fuertes.


Proactividad
El poder psicológico en el mundo del fútbol es mucho mayor de lo que creemos. La presión que ejerce la grada, la prensa o la propia mente del futbolista tiene que ser gestionada de manera proactiva por el grupo y por el individuo. Quizá sin esa confianza propia, sin esa gestión de grupo, muchos grandes jugadores y equipos de la historia no hubiesen sido tal.

Pedro Munitis está ya más confiado. Cree que encontró el camino táctico y el once que le puede dar éxitos. Perdió la confianza en unos, la ganó en otros. Simplemente escuchando la rueda de prensa del domingo se ve ya a un entrenador distinto. Quizá su falta de experiencia esté siendo compensada con un esfuerzo extra. Pero Munitis nunca fue el alma de la fiesta, es un tipo más serio que cercano y por eso vemos que delega. No se le caen los anillos en rectificar o en recibir ayuda ajena como ocurre con el psicólogo y su labor. Quizá eso sea lo que ha cambiado en este equipo y la confianza en sí mismos que empiezan ya a destilar.

Adrián Gómez

Encuentros en la tercera fase


Ahora verás, vendrá una desgracia.

En horario de rabas, blanco y “sobremisa” (perdón por el neologismo) la paparda iba a llegar consagrada. Y no. El Racing fue capaz de encadenar una victoria administrativa y una victoria deportiva, algo que no sucedía desde que…bueno, algo que no sucedía. En lo deportivo, no opinaré al no haber presenciado ni siquiera escuchado el partido, prefiriendo la tranquilidad del campo, del blanco y de las rabas al estruendo de una conexión radio-telefónica de baja calidad, y hablo aquí de la técnica, no se me enfaden los periodi…los locut…bueno… no se me enfaden.

El entrenador cántabro volvió a dejar un recado ante los micrófonos.Cuando Pedro Munitis dice que no hay que sacar la cabeza, está siendo imprudente y prepotente. Como quien dice “no es por decir nada, pero…” y al final, le puede y lo suelta. O como aquel que “sin ánimo de ofender”, ofende. Munitis sigue errando en los términos y en las formas. Lo primordial es que acierte en lo suyo, en la preparación, en la alineación y en los cambios. Pero con una grada tan dividida, el entrenador debería tratar de unir al racinguismo en lugar de seguir apuntando a “francotiradores”. Quienes le recriminaron sus decisiones no fueron tres o cuatro comunicadores “indepes” con mayor o menor audiencia sino franjas amplias de un estadio soberano. Y de haber habido “referendum” hubiese ganado el “No” a Munitis, pero Higuera no dejó poner las urnas. Amics, Higuera ens roba, ¡no la FIFA!

Imagino que muchos racinguistas tendrán sueños húmedos con el play-off del mes de mayo en la mano. O pensando que tendremos un encuentro cercano en la primera, segunda o tercera fase que nos acerque a Segunda. Como en la peli de Spielberg en la que cinco notas (Re, Mi, Do, Do, Sol) permitían establecer contacto con alienígenas, el tema va de dar con la tecla. Cinco notas o cinco futbolistas que Munitis va cambiando en una tómbola de luz y de color. Todavía no estamos abducidos por el fútbol del equipo, pero al menos los resultados llegan y quizás sea cierto que hay vida para el Racing en otra categoría.

Volvió a marcar Coulibaly. Hemos pasado del puesto 16 al cuarto en menos de lo que se tarda en cruzar una turborotonda. Y salió el sol por Unquera. Eso sí que es para no creérselo. Ahora verás, vendrá una desgracia… o lo mismo vienen los extraterrestres. O lo mismo un día escribo una contracrónica sin nombrar a Couly o a Munitis. Vete tú a saber…


Pierre Mahe

Javi Soria: "La situación en el Huracán es crítica"


En el Huracán Valencia los futbolistas llevan tres meses sin cobrar. La Federación les ha quitado dos puntos por no pagar a los árbitros en cuatro ocasiones y el club está al borde de la desaparición. Mentiras, incumplimientos y dramas humanos. Los futbolistas no tienen ni quien les lave la ropa... Y allí está el centrocampista Javi Soria, que sufrió también momentos durísimos en su etapa en el Racing… También momentos muy emotivos con el respaldo de miles de aficionados durante el famoso plante de Copa del Rey. Ahora se siente más desamparado.

¿Quién y cómo se le comunicó que no contaba para el Racing esta temporada?
Pues recibí una llamada del club y me dijeron que el cuerpo técnico que continuaba no contaba conmigo porque tenía otros planes.

Una vez sin equipo, ¿tuvo ofertas de algún equipo de Segunda?
Hubo alguna cosa, pero nunca se concretó.

Y de 2ªB qué más equipos se interesaron en contratarle.
Tuve alguna que otra opción en esta categoría, además de la del Huracán. Reus, Guadalaja…

 ¿Qué hizo que se decantara por el Huracán Valencia?
Sobre todo que se marcaban como objetivo único el ascenso.

¿Cómo fue su llegada a Valencia?
Fue buena. Es una ciudad grande con temperaturas  muy altas y humedades también elevadas, pero, en general, fue muy agradable.

¿Le costó adaptarse a una ciudad muy diferente a Santander y más grande?
No, viví un mes en Valencia y luego me trasladé a Torrent ya que el campo de entrenamiento está ubicado allí. Está a cinco minutos de Valencia y tiene una población de unos 85.000 habitantes.

¿Qué tal se adaptó su familia?
Muy bien, porque bueno tenemos familiares cerca y ellos se desplazan a menudo para hacernos visitas y todo es más fácil.

¿Cómo son las Instalaciones del Huracán Valencia?
Pues podría decir muchas cosas, pero bueno… Es un campo de césped artificial pequeño, un campo de barrio o de pueblo en el cual juegan casi todos los equipos de la zona, algo que genera muchos problemas con el tema de los horarios de vestuarios, etc.

En cuanto a compañeros, ¿hay buen grupo?
Ahora mismo es lo mejor que tenemos en este momento, hemos congeniado genial y es lo que nos está salvando de todo lo extradeportivo.

Los resultados en el inicio de campeonato no han estado muy mal y han estado rondado los puestos de fase de ascenso, ¿ cuál ha sido la clave?
Como te digo, creo que el vestuario está pensado para estar arriba, con jugadores que destacan en la categoría y trabajadores, creo que eso hace bastante.


¿Sigue lanzando penaltis?
Sigo, pero solamente nos han pitado dos y en uno de ellos no estaba en el campo… En el otro tuve la suerte de lanzarlo y el gol supuso que sumásemos tres puntos en el minuto 93.

La situación allí es muy dura, ¿qué está pasando en el Huracán?
Es una situación muy complicada ya que todo lo que se nos prometió al principio fueron mentiras y falsedades. Ahora estamos en un situación muy mala ya que si no llega alguien que coja las riendas del club creemos que desaparecerá la institución.

¿Es cierto que la plantilla se ha planteado dirigir el club?
Sí, nos lo hemos planteado ya que sabemos que hay gente interesada en el Huracán y los que están ahora simplemente están intentando sacar dinero. Si nosotros cogemos las riendas de la institución la gente interesada que quiera coger el Huracán se haría cargo solamente de la deuda y no tendrían que pagar nada a nadie más.

¿Lo que ocurre se asemeja algo a lo que sucedió  en la temporada 2013/2014 en el Racing?
Se asemeja en que es una situación crítica, pero no en la situación institucional, ya que allí sabíamos que estaba una ciudad, un región y gente que no iban a permitir que el Racing desapareciese, y aquí no tenemos nada de eso.

¿Qué fue lo que hizo que siguiesen peleando aquella campaña?
Fue por un grupo de personas que estábamos en el vestuario y sabíamos y confiábamos el uno del otro y que si dependía de nosotros que trabajadores que estaban en el club de sus vida, no íbamos a permitir que ellos sufrieran y lo tuvimos clarísimo.

Ante esta situación crítica, ¿se plantea estudiar ofertas de otros equipo?
Sí, estoy mirando cosas porque la situación es limite.


De su carrera como futbolista, ¿cuál ha sido el mejor momento?
El ascenso con el Racing fue uno de los momentos más importantes de mi vida por todo lo sucedido durante todo el año, también otros ascensos que viví con el Guadalajara y Conquense…  Pero en especial la temporada del Racing de los cojones.

¿Peores momentos?
En los personal viví momentos complicados con la pérdida de mi padre. Fue un palo muy duro y pensé en dejar todo cuando caí lesionado de ligamentos cruzados en dos ocasiones… Se te pasan muchas cosas por la cabeza.

¿Cree que en un futuro volverá al Racing?
 Me gustaría en un futuro pasar por allí, me encantaría porque tanto a mí como a mi familia nos encantó Santander y sobre todo porque hemos dejado bastantes amistades. Yo me estoy preparando bien para ser un buen entrenador algún día, así que nunca se sabe si algún día tendré la oportunidad de pasar por el banquillo de ese gran Racing.

¿Qué mensaje le gustaría transmitir al racinguismo?
Mi palabras son sencillas y breves, como se dice en el fútbol: corta y al pie... Dar las gracias por los dos años maravillosos que mi hicieron pasar y que siempre los llevaré en mi corazón ¡¡¡¡AÚPA RACING!!!¡¡¡¡RACING DE LOS COJONES!! Un abrazo verdiblanco.

Jorge Hernández Pernía

domingo, 29 de noviembre de 2015

El bueno, el feo y el malo: Tudelano - Racing


El Bueno
Lo mejor de esta última semana de racinguismo es la ilusión que dan nueve puntos más. La afición ha recuperado la fe perdida. El club ha ganado a la FIFA y a un rival invicto en su feudo. Lo imposible no lo era tanto y empezamos a soñar con el ascenso como en el cuento de la lechera. Es lícito después de tanto sufrimiento. Ahora Munitis es un Papa infalible y Coulibaly un delantero goleador con hechuras de Liga de Campeones. Ni antes eran tan malos ni ahora son tan buenos. Esa pasión futbolera, sin grises, es maravillosa. Se pasa de la felicidad desacerbada a la melancolía depresiva en unos minutos, a veces, en segundos. El análisis sirve de poco, solamente cuenta la victoria. Cualquier comentario hace que parezca un reproche y enseguida salta alguno llamándote antiracinguista, aunque el propio técnico lo tenga claro y sepa que todavía tiene que pulir muchísimo a su equipo. Eso sí, desde el cuarto puesto de la clasificación las vistas son extraordinarias.

El Feo
Lo importante es ganar, ganar y ganar. Tres victorias consecutivas que no se conseguían desde la última campaña en 2ªB. Cuando la dinámica es positiva ese remate del rival en el minnuto 91 desde dentro del área, y eso que el Racing tenía un hombre más en el césped, no entra… Se rozó la tragedia, aunque un empate tampoco hubiese sido un dramón con los seis puntos de la sanción FIFA ya devueltos. El feo es la situación de Iñaki. El riojano, junto con Sotres, estaban llamados a ser piezas clave en esta escuadra, pero tanto Docal como Óscar Santiago han demostrado que pueden reemplazarlos. El caso de Iñaki tiene pinta de que no se podrá reconducir. Del portero, que acumula una montaña de haters, ya he apuntando que no se le debería defenestrar porque igual hace falta más adelante... De momento, su sustituto, se ha ganado el puesto.

El Malo
Munitis no quiso sacar pecho después de tres triunfos consecutivos por miedo a que se lo rompieran. Lo expresó bien en la sala de prensa del Ciudad de Tudela: “Esto no está como para asomar la cabeza, hay muchos francotiradores fuera”. El Racing es la casa de las dagas voladoras. Seguimos con ese ambiente loco empeñados en crear divisiones. O conmigo o contra mí… O como dijo el chileno Murciélago Rojas: “El equipo juega igual conmigo o sinmigo”. Las divisiones no conducen a nada bueno. La situación es ridícula. Ni se puede aplaudir todo, ni se puede criticar cada detalle. El equilibrio no es solamente bueno en el centro del campo.

Fran Díez

Victoria muy sufrida


Tercera victoria consecutiva y el equipo durmiendo en puestos de fase de ascenso. La tranquilidad ha llegado al racinguismo, aunque se sufrió bastante en el Ciudad de Tudela. Mucho. Más de la cuenta. El Racing se adaptó sin problemas al horario matinal y a las malas condiciones del terreno de juego. No hizo ni viento –habitual en este estadio– ni demasiado frío, incluso lució un sol que calentaba como una estufa.

El equipo que entrena Pedro Munitis salió mandón y muy bien plantando en el césped, en la irregular huerta ribereña. Cogollos de Tudela. Parecían tener muy bien aprendida la lección de lo que había que hacer. A los seis minutos Óscar Fernández se fue por la derecha y Coulibaly, que cayó mucho por esa banda, logró ganar la línea de fondo y puso desde allí un buen centro que remató de cabeza Dani Rodríguez. El balón se fue fuera por poco. Lo complicado era mandar el balón fuera. El centro del campo era racinguista y el dominio total para los verdiblancos. En el minuto ocho Dioni se fue de su par y puso un centro a Peña para que el vasco batiera a Pagola con el pie. Antes de cumplirse el primer cuarto de hora Dani Rodríguez remató otra vez de cabeza, aunque entre el guardameta navarro y el palo se evitó el gol.

A partir de ese momento comenzaron los problemas. El Tudelano, que mordía en cada acción, comenzó a dominar el juego con mucha presión, pelea y un estilo sencillo y práctico. Nadie había logrado ganar en su feudo en lo que va de campeonato y eso tiene un motivo. En el minuto 22 Óscar Santiago salvó el empate deteniendo un gran disparo de Valero ya en el suelo y rectificando con el pie a lo Iker Casillas. No fue la única intervención del portero santanderino, que cuajó su mejor encuentro desde que se ha ganado la titularidad.

Un disparo muy lejano de Coulibaly y otra buena jugada del africano que terminó con un remate de Dioni, que se fue alto, fueron los siguientes avisos de los racinguistas. Aunque los navarros habían reaccionado, el Racing tenía muy controlado el partido y había firmado unos 20 minutos de juego muy buenos.

En la segunda parte el equipo cántabro se metió en la cueva. Francis se retiró lesionado y Granero acusó el desgaste de un encuentro muy físico. Esos metros que se echaron para atrás dejaron vía libre al Tudelano comandado por el cántabro Chema Mato. El Racing estaba muy impreciso y era incapaz de recuperar las sensaciones del primer tiempo. Pero afortunadamente, en medio de la crisis, llegó el segundo tanto para la escuadra de Munitis. Docal botó un saque de esquina y Coulibaly se encontró el balón tras un rechace para empujarlo a puerta desde dentro del área pequeña. El senegalés está en racha y ya es el máximo goleador del Racing.


El equipo de Mánix Mandiola trataba de empujar y logró recortar distancias en el minuto 65 gracias a un tanto de Iván Martín en un error de los cántabros. Óscar Santiago sacó al centro y los navarros recuperaron muy rápido el esférico para crear la ocasión que concluyó en gol. Óskar Martín desde dentro del área pequeña dio otro susto a los racinguistas, que parecían algo noqueados. El cancerbero santanderino desbarató la ocasión. Estaba más cerca el empate que el 1-3.

Aunque los navarros dominaban no eran capaces de crear peligro y lo que llegaba lo resolvía bien Óscar Santiago. Dioni provocó una roja directa en el minuto 76. Nandi le cazó y fue una expulsión justa. Pese a estar el Racing con un hombre más a punto estuvo de concretarse la tragedia, porque el rival remató ya con el tiempo cumplido dentro del área pequeña una falta lateral. Óscar Santiago se encontró el balón ya vendido. Al portero casi nunca se le valora en las victorias, solo en sus grandes errores. El santanderino se asienta en la titularidad con esta buena actuación. Ese tipo de jugadas, saques de esquina o faltas laterales, se le siguen atragantando al Racing y a punto estuvo de costarle muy caro. De la gloria a la muerte en un instante, en una bala. De esta batalla, muy dura, el equipo verdiblanco, salió triunfador, pero queda todavía muy guerra.

Adrián Rebaque


Tudelano 1: Pagola, Delgado, Paris, Nandi, Jonathan, Lazaro, Valero, Chema Mato, Arkaitz (Óskar Martín, min. 56), Víctor Bravo e Iván Martín.

Racing 2: Óscar Santiago, Francis (Alain, min. 46), Borja Docal, César Caneda, Mikel Santamaría, Borja Granero, Óscar Fernández (Migue García, min 73). , Álvaro Peña, Dioni (Isma Cerro, min. 79), Coulibaly y Dani Rodríguez.

Goles: 0-1, min. 9:Álvaro Peña. 0-2, min. 59: Coulibaly. 1-2, min. 66: Iván Martín.

Árbitro: González Esteban (Comité vasco). Amonestó a los locales Víctor Bravo y Chema Mato y a los visitantes Borja Docal y Dioni.

Incidencias: Ciudad de Tudela, con buen tiempo, sol y sin viento. Unas 900 personas en las gradas, menos de un centenar de racinguistas.

Las notas: Tudelano - Racing


Óscar Santiago   7/10
Salvó dos puntos con su primera gran actuación con el primer equipo. En la primera parte tuvo algunos problemas para blocar el balón, pero salió a por todas en un mano a mano decisivo.

Francis  5/10
Cumplió antes de lesionarse. No está para trotes.

César Caneda   6/10
Omnipresente en la zaga. Todos los balones terminan en él.

Mikel Santamaría  5/10
Algo más gris que su compañero en el centro de la defensa. Se empeña en dar pelotazos en largo sin ningún éxito.

Borja Docal   5/10
Sufrió mucho en la segunda pate, en gran parte porque le dejaron solo en su banda. Cumplió y parece que va a más.

Granero   5/10
En un partido muy físico y recién salido de una larga lesión ya en la primera parte dio la sensación de estar asfixiado. Ha hecho partidos mejores, aunque aportó equilibrio.

Álvaro Peña   7/10
El mejor jugador de campo. Fue capaz de aguantar la pelota, luchar y buscar con pases en largo la espalda de los centrales rivales. Un lujo. En la segunda parte, con el equipo metido atrás, lució menos.

Dani Rodríguez   4/10
Perdido y desubicado en el 4-3-3 de Munitis. Sigue teniendo la calidad, pero no encontró nunca su sitio en el césped.

Óscar Fernández  5/10
Como siempre muy activo en los primeros minutos, aunque fue perdiendo fuelle. No hay que olvidar que todavía es joven, aunque ya se ha ganado su puesto en el once titular.

Coulibaly   6/10
Ha mejorado mucho y siempre tiene la mejor disposición para intentar las cosas, a pesar de algunas lagunas tácticas. Cuando peor estaba, en la segunda parte, marcó un gol. Está en racha.

Dioni   6/10
Escorado a la izquierda está en su mejor posición. Muy difícil pararle. Provocó la expulsión y metió el centro del primer gol. Determinante.

Alain   5/10
Cumplió, aunque en su banda casi no tuvo trabajo en la segunda parte.

Migue   Sin calificar
Podría aportar algo más. Ha pasado de ser una de las mejores bazas ofensivas del equipo a estar casi olvidado y ser intrascendente.

Isma Cerro   Sin calificar
Aunque ha desbancado de las convocatorias a Chus Hevia, no parece que aporte mucho más que el asturiano cuando tiene minutos.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Del Black Friday al White Sunday


Hasta el Racing se ha sumado a la moda de los descuentos en el Black Friday (para enfado de algunos abonados), una plaga más contagiosa que Halloween… El riojano Iñaki, aunque es uno más, se ha vuelto a quedar fuera de la convocatoria. Las rebajas. Pero mañana no toca Viernes Negro de descuentos, toca White Sunday, aunque no se espera nieve y solamente tres puntos. El conjunto santanderino podría dar un golpe encima de la mesa del Grupo I y acumular tres victorias consecutivas, e incluso meterse en puestos de fase de ascenso si acompañan los resultados. Eso sí, los racinguistas no ganan tres choques seguidos desde marzo de 2014, con Paco Fernández también en 2ªB, y el rival no es sencillo.

El último entrenamiento del Racing ha sido a puerta entreabierta… No se impedía el acceso a los aficionados, pero los que pasaron por allí se podían contar con los dedos de una mano. Tampoco serán muchos los que acudan mañana a Tudela. Hace siete años más de 5.000 aficionados acompañaban al equipo a París. Eran otros tiempo, otras competiciones… Y eso que esta semana el equipo santanderino ha recuperado la ilusión… Y los seis puntos que se restaron a petición de la FIFA. "Estamos en buen momento y somos capaces de ganar en cualquier campo", aseguró Munitis el viernes. La moral está por las nubes y hará falta porque todavía ningúnequipo ha ganado en el Ciudad de Tudela.


El entrenador cántabro no podrá contar con Artiles y los hermanos San Emeterio, que continúan sus respectivos procesos de recuperación, aunque sí con Coulibaly, que ha tenido molestias en la cadera durante toda la semana. Un posible once formado por Óscar Santiago, Francis, Caneda, Mikel Santamaría, Docal, Peña, Granero, Dani Rodríguez y una línea de tres arriba Miguel, Coulibaly y Dioni. El extremo jienense por la derecha en lugar del canterano Óscar podría ser la única novedad técnica, no motivada por lesiones o reapariciones, el central navarro Santamaría vuelve a ser titular después de cumplir ciclo de tarjetas amarillas. La convocatoria la completan, si atendemos a ese posible once titular: Sotres, Kamal, Alain, Isma Cerro y Óscar/Migue.

El Tudelano, entrenado por Mánix Mandiola, tiene un punto más que los racinguistas y esta campaña aspira a meterse en la fase de ascenso. Es clase media-alta del grupo, con algo más de medio millón de euros de presupuesto. Es un equipo muy físico y ordenado, en el que destaca el cántabro Chema Mato, primer refuerzo de los navarros este verano.

El Racing parte a las 15.30 horas por carretera y se concentrará en el Hotel Bardenas. Los racinguistas deberán aclimatarse a un horario matinal, domingo 12 horas, al que los locales están habituados, al viento que siempre sopla en el Ciudad de Tudela y al frío que se espera para mañana. Arbitra la contienda Jon Ander González Esteban del colegio vasco.

Iñaki sigue de Black Friday

viernes, 27 de noviembre de 2015

La noche más larga


Fue nuestro partido del siglo. No fue el mejor, no fue el más vistoso y si preguntan por los aledaños del Parc des Princes probablemente ya nadie recuerde ni el desembarco de guiris cántabros, ni el gol de Colsa ni siquiera quien jugaba de '9' en el PSG aquella noche.

Aquel París era otro. No era la superpotencia de hoy que “a lo Bayern” arrasa en su liga nacional y que como un vulgar equipo inglés cae en cuartos en Champions. Aquel PSG era más canalla y más auténtico, con sus movidas y sus violentos, con sus rojos y sus azules haciéndose frente, con la extrema izquierda en Auteuil, con la extrema derecha en Boulogne. Llegaron los millones, las estrellas, la Champions.

Aquel Racing era otro. Seguía siendo un equipo al borde del descenso pero no al borde la desaparición. Aquel Racing era igual de auténtico, con su Fuente de Cacho, con su pequeño Anfield, con sus verdes y sus blancos que en aquel entonces iban todos a una. Al carro de la victoria se sumaron todos. Demasiados para un carro tan pequeño en el que ya viajaba José Campos. Se fueron los millones con los Chorizos, las estrellas tipo Gonçalves, se nos fue casi el último hilo de vida.

Siete años dan para mucho en el subibaja del fútbol. Lo peor del tiempo es que da pie a los recuerdos. La gélida noche de París solo me trae pésimos recuerdos porque allí se gestó el desastre. París fue lo mejor y lo peor que nos pasó. Un día de la bestia a lo Pernía. Me quedo con el “Colsazo”, el relámpago antes de la larga noche. Me quedo con la palmada en la espalda que le di a Pinillos aquel día que me lo encontré en el Metro. Con la suerte de haber visto mi equipo en mi ciudad, mi Racing en mi París y las palabras de mi abuelo: “tus nietos no volverán a ver esto”. Me conformo con que no vean un Racing-Somozas.

Fue el final de una etapa y el comienzo de otra peor. No debemos castigarnos, pero sí castigar a los culpables. No debemos flagelarnos en exceso pero tampoco prometer con tanta alegría que volveremos. Partidos del siglo sólo jugamos uno, este. Nuestra cima culminó en lo alto de la Torre Eiffel y la hostia que nos pegamos después no fue de 300 metros pero bien podría durar 300 meses.

París fue nuestra fiesta. Salimos de allí borrachos de felicidad, como cubas, atropellando los cubos de basura hasta acabar en las alcantarillas. Próxima parada de nuestra larga resaca tras una noche tan larga: Tudela.

Paris, à bientôt…et à jamais.

Pierre Mahe

París bien vale un partido


Los alemanes tomaban París y tú vestías de azul... En este caso, de verdiblanco. En la mítica ‘Casablanca’ unos pocos planos evocan una bella historia de amor, lo mismo les sucederá a muchos racinguistas cuando vean en cualquier lugar una fotografía de la Torre Eiffel o cualquier otra estampa parisina. 27 de noviembre de 2008. Siete años en los que ha pasado de todo. Vida de perro.

Todavía resuena en mi cabeza la voz rota me imagino que por el frío y el alcohol de un joven aficionado cántabro que gritó cerca de mi oreja izquierda unas mil quinientas veces durante el encuentro: «¡Vamos Racing, por toda esta gente. Tienes que ganar!». Normalmente, veo el fútbol en absoluta tranquilidad, casi en silencio solemne, pero en esta visita a París, mezclado en la marabunta verde de seguidores, el partido me emocionó especialmente, algo que ayudó a soportar el machacón: «¡Vamos Racing, por toda esta gente!», que incluso suena ahora en los recuerdos como si fuera música celestial.

Fue un partidazo, con un poco de todo eso de lo que hablaba Nick Hornby para que un encuentro sea memorable: remontada, cánticos, goles, etc. París bien valió una misa en su día a Enrique IV, y por tanto, también fueron recompensados los 2.000 kilómetros de nada, en apenas dos días. Faltó derrotar a estos modernos Cien Mil Hijos de San Luis y mantener el liberalismo futbolístico.

El Parque de los Príncipes, histórico estadio de trágico recuerdo deportivo para España, es precioso, aunque estuviéramos dentro de una red como sardinas santanderinas. La afición del PSG me dejó alucinado con sus cánticos. Parecía que acudían al campo a ensayar tres veces por semana, tal vez fueran una coral en vez de un grupo ultra. Toda su rebosante grada de radicales se movía al compás en una perfecta ejecución como si fuera la ceremonia inaugural de unos Juegos Olímpicos. Mientras, los cántabros cantaban abajo ‘La Fuente de Cacho’ y arriba otra tonada en un popurrí muy español, cada uno por su lado y a su aire, con la consiguiente algarabía de gritos y cánticos indescifrables. Hoy los ultras del PSG ya no existen y el Racing juega en Tudela el domingo, ni un alemán en París, que no sea de turismo. El enemigo es otro.


Un jovencísimo aficionado del Racing ofrecía a sus vecinos bombones Ferrero Rocher mientras aseveraba: «Es más fácil robar en Francia que en el Lupa». Era el mismo que venía equipado como un Geyperman Ultrasur con su bengala de combate. Menos mal que le comentamos amablemente que ni se le ocurriera encender ese chisme allí, sobre todo porque había unos cuantos niños pequeños alrededor. La bengala terminó prendiéndose, unos metros más allá y por otro individuo del mismo pelaje. Fue admirable la reacción de todos los aficionados cántabros que al unísono les gritaron: «¡Fuera, Fuera!». Dos gendarmes se acercaron a la zona y más o menos disiparon el humo y las llamaradas rojas. No es que estos chavales sean mala gente, y animan con el corazón, pero no es extraño que terminen metidos en líos… Seguro que aquellos inconscientes que mataron a un niño en el campo del Espanyol con una bengala, nunca pensaron que algo así pudiera suceder. Estoy convencido de que cuando cantaban dando la nota en el feo metro parisino o hacían cortes de mangas a los hinchas rivales protegidos por la distancia nunca meditaron que al rato se podrían llevar una buena somanta de palos. Seguro que cuando portan banderas ofensivas ni se imaginan que al final cabe la posibilidad de terminar durmiendo en una gendarmería… En general, el comportamiento de los racinguistas fue ejemplar, pero esta gente no se da cuenta de que deja en ridículo a su pueblo de origen robando o metiéndose en una pelea. Sin dudarlo un minuto, la única vez que he sentido vergüenza de ser racinguista en mi vida fue el año de la Fiesta del cocido en Salamanca, en la que gran parte de los seguidores verdiblancos arrasaron como los hunos la noche salmantina… Un grupo de lerdos pintaron el nombre de su peña en las paredes de una monumental iglesia. Hasta el alcalde de Santander tuvo que pedir perdón y no sé si hasta pagar la reparación de aquel estropicio. Sin comentarios.



Pero volvamos a París. Si hay una ciudad europea que trae buenos recuerdos a los racinguistas, esa es la capital francesa. Y por un doble motivo, además de aquel partido épico de la Copa de la UEFA de 2008, allí también disputó el equipo santanderino el Torneo Internacional de 1931. El Racing se convirtió en el primer equipo de fútbol en representar a España en una competición internacional, si bien de carácter amistoso. Era el Torneo Internacional de París, que enfrentó entre el 6 y el 14 de junio de 1931 a los mejores clubes de Europa durante la Exposición Colonial que se desarrolló en la capital francesa. El representante español debía ser el Athletic, pero los vascos se vieron obligados a renunciar, al coincidir las fechas con las semifinales de Copa, por lo que su plaza fue adjudicada al equipo entrenado por Firth Nottingham en su condición de subcampeón. Por una vez, la fea costumbre racinguista de caer a la primera en el torneo del K.O. le iba a dar una inesperada alegría al Racing.

Esta misma situación se reprodujo en otros países, con lo que la cita parisina reunió a tantos campeones como a subcampeones, además de un Racing de París que participó como anfitrión junto al campeón galo y cuya presencia obligó a los verdiblancos a adaptar su nombre para evitar confusiones. En realidad, el cambio le llegó impuesto, puesto que la organización decidió inscribirle con otro nombre sin consultar a nadie. Wolverhampton (Inglaterra), First de Viena (Austria), Antwerp (Bélgica), Urania de Ginebra (Suiza), Slavia de Praga (Checoslovaquia), Club Francés (Francia), el Racing Club de París como organizador y el ‘U.S. Santander’ como representante de la República Española fueron finalmente los equipos presentes. Fue la primera ocasión en la que sonó el Himno de Riego y se ondeó la bandera tricolor como símbolos oficiales de España fuera de sus fronteras.

Los cántabros no pudieron tener mejor debut, pese a que partían como comparsas al corresponderles en la primera ronda el gran favorito. El Racing dio la sorpresa al derrotar al Wolverhampton, todo un grande de la época. Aunque no llegaba con el título de campeón inglés de ese año, era el paladín del idealizado fútbol británico. En los primeros minutos, sobre un césped algo embarrado, los británicos se lanzaron al ataque en medio de la lluvia para sentenciar cuanto antes a un Racing, al principio, desbordado. Cuando llegó un penalti a favor de los ingleses, emergió la figura de Solá. El portero racinguista despejó a córner el lanzamiento de la pena máxima y el partido cambió radicalmente a partir de ese lance. No en vano, la actuación del guardameta catalán iba a resultar decisiva en la victoria. No se había cumplido la media hora cuando Larrínaga consiguió el primer gol cántabro y poco después Óscar Rodríguez marcó el 2–0, resultado con el que se llegó al descanso.

En la segunda parte, Bottril acortó distancias para los ingleses, pero a falta de sólo cinco minutos para el final una mano de Lowton en el área provocó otro penalti. Baragaño no perdonó y el Racing sentenció el partido. El 3-1 conseguido por el club santanderino constituyó poco menos que un cataclismo para los grandes favoritos, los representantes del campeonato reconocido entonces, sin ningún matiz, como el más importante del mundo.

Unos 15.000 espectadores, según el diario L'Auto, aunque la mayor parte de las fuentes coinciden en cifrarlos en aproximadamente 10.000, siguieron en directo el partido aquel 7 de junio en el Estadio de la Exposición. Tras eliminar a los ingleses, el Racing, convertido ya en favorito, se enfrentó en semifinales al Slavia de Praga. Sin embargo, los cántabros no consiguieron contrarrestar el fútbol brusco de los checoslovacos, que se aprovecharon de lo permisivo del árbitro, ni la fortaleza física en la que estaba basado su juego. El Racing protagonizó la segunda sorpresa del torneo, ésta negativa, al caer eliminado.

En la primera parte, el Slavia fue muy superior y llegó al descanso con 3-1. Después de los 90 minutos el resultado final fue de 5-1. El corresponsal del ABC en París explicaba el abultado resultado por «la baja de Ceballos a los tres minutos de empezar el juego, quien se retiró del campo víctima de su codicia a causa de un encontronazo; el juego sucio de los checos, sistemáticamente exhibido como resultante de un designio o del temperamento; y el trasiego, dando entrada a Mendaro en la pista para suceder a Larrinoa». Con la derrota del Racing, que se embolsó 27.000 pesetas por participar y superar la primera eliminatoria, se desvanecieron las esperanzas de obtener el primer torneo europeo para un club español, aunque no tuviera oficialidad. El vencedor final fue el Urania de Ginebra, que tras eliminar al Racing de París y al First de Viena derrotó en la final al Slavia, verdugo racinguista, por 2-1.

Los futbolistas del Racing aprovecharon esos días en la capital francesa para conocer París. En una de las salidas, el portero Cristóbal Solá, que se había declarado experto conocedor de la ciudad, metió a todos sus compañeros en el metro y les perdió. Tuvieron que repartirse en taxis para poder llegar a tiempo al partido ante los ingleses. Asustados por la cantidad que marcaba el taxímetro se bajaron del vehículo e hicieron el último tramo corriendo hasta el estadio... ¡Menos mal que ganaron a los ingleses y que el ‘experto guía’ Solá tuvo una actuación excelente!


El 27 de noviembre de 2008 el Racing regresó a París, pero en competición oficial. Se calcula que unos 3.000 cántabros acompañaron al equipo, algunos en autobús y otros en vehículos particulares. Era la culminación del sueño racinguista en un estadio como el Parque de los Príncipes. Una ‘quedada’ previa en los alrededores de la Torre Eiffel pintó de verdiblanco esa zona de la capital gala. Con un ambiente festivo, la afición acudió emocionada al estadio. En el minuto cuatro, tras un regalo inexplicable del parisino Lacen (que debió de equivocar los colores que defendía), Kezman puso las cosas complicadas a los cántabros. A la media hora de partido, Luyindula amplió la renta para el PSG. El Racing recortó distancias en el 38 con un gol de Traoré en propia meta tras una falta botada por Pedro Munitis. Con el 2-1 en el marcador, un golazo de Gonzalo Colsa en el minuto 10 de la segunda parte llevó al éxtasis a los racinguistas. El centrocampista colocó el balón en la escuadra tras un fuerte derechazo sin que Landreau pudiera hacer nada.

El Racing tuvo incluso ocasiones para haber ganado el encuentro. Era el sueño europeo que siempre anheló la afición montañesa. Un sueño que estropeó un entrenador mediocre, que no entendía lo que significaba la presencia del Racing en la Copa de la UEFA. Juan Ramón López Muñiz dejó claro desde el principio de la temporada que la competición europea no le importaba. «No es una prioridad», declaró para cabreo de toda la afición cántabra. Y no bromeaba. Con un poco más de interés del técnico y algo de suerte se pudo haber pasado a la siguiente fase.

Si comenzaba recordando a Ilsa y Rick en Casablanca, habrá que terminar de igual forma: «Siempre nos quedará París. No lo teníamos. Lo habíamos perdido hasta que viniste…».


Fran Díez

jueves, 26 de noviembre de 2015

Habemus puntos


El Comité de Apelación de la Federación Española de Fútbol ha decidido devolver los seis puntos en la clasificación al Racing que el Comité de Competición le quitó por una denuncia del Panathinaikos griego ante la FIFA, a causa del impago de una cantidad acordada por la cesión del defensa Nasief Morris y que está adscrita al concurso de acreedores.
El equipo de Pedro Munitis pasa a tener 22 puntos en la clasificación del Grupo I de Segunda División B, empatado con el Lealtad -sexto- y a un solo punto de puestos de fase de ascenso, que cierra el Pontevedra con 23.
Había cierto optimismo en el club con el recurso presentando ante esta instancia, pero consideraban difícil en este punto del proceso que se recuperasen los puntos. La resolución es cautelar, pero simplemente como trámite… El caso no se puede cerrar hasta que no se abone la deuda al equipo griego, unos plazos que marcará el juzgado de lo mercantil. Por lo cual, el Racing ya puede olvidarse del asunto en materia deportiva. Esos seis puntos ganados en el césped no corren peligro.

Iñaki vuelve a tensar su situación


El lunes detallábamos en racinguismo.com la compleja situación de Iñaki Sáenz con una información titulada Algo pasa con Iñaki... Un culebrón que se ha extendido demasiados episodios desde el verano y que vuelve a tener un punto caliente ahora. Se quedó fuera de la última convocatoria y parece que vuelve a querer forzar su salida del Racing de cara al próximo mercado invernal.  Javier Barbero ha contando hoy en Onda Cero Cantabria que el representante del lateral, el vitoriano Tomás Durán, ya ha vuelto a solicitar al club racinguista su carta de libertad y que la relación del jugador con el entrenador Pedro Munitis está rota y no parece reconducible. Esa parece una gran novedad. Su caso ya no se puede arreglar y el técnico no quiere gente que reste en el grupo.

El problema para el próximo mercado invernal sigue siendo el mismo que existió en el mercado estival... Ningún club quiere pagar nada por un futbolista que queda libre el 30 de junio. Actualmente el Racing no adeuda nada a Iñaki, así que no hay nada que perdonar y el equipo santanderino quiere una compensación por dejarle marchar que sea superior al mero ahorro de la ficha hasta final de campaña. El Consejo de administración tendrá que resolver el problema: mantenerse firme aunque el jugador no aporte nada o bien ahorrar un dinero y quitar al cuerpo técnico un problema dentro del vestuario.

Todo cambia para seguir casi igual


Aunque debido a su mal estado de conservación nos dé la sensación de que nada ha cambiado en El Sardinero desde su inauguración el 20 de agosto de 1988, lo cierto es que los nuevos Campos de Sport han ido experimentando una serie de pequeñas modificaciones en sus 27 años de vida. Ya contamos hace algunas semanas que el hogar del Racing pide a gritos un lavado de cara después de años sin mantenimiento... Es una cuestión espinosa que siempre elude el Ayuntamiento de Santander, aunque tiene también su responsabilidad.

La mayor parte de las reformas y mejoras en el estadio se produjeron bajo la propiedad de Santiago Díaz (1997-2004, excepto unos meses de 2003 con Piterman “al mando”). Quizá uno de los cambios más llamativo haya sido el entorno, los aledaños de los Campos de Sport. La campa de grijillo ubicada entre el estadio y el Parque Mesones se asfaltó y acondicionó como aparcamiento de coches y autobuses. De igual forma, entre el campo y el Palacio de Deportes se construyó otro aparcamiento de menores dimensiones que en los días de partido queda reservado para autoridades y prensa. Las aceras colindantes también fueron urbanizadas.



En 1997 el Racing trasladó su sede al estadio abandonando así su histórico domicilio social en el Paseo Pereda. El campo se acondiciona para acoger las oficinas en el ala oeste. Nuevos ventanales y puertas de carpintería de PVC blanco transformaron la fachada principal, con un mirador central acristalado como cerramiento del antepalco interior. Se cambiaron y abrieron nuevas puertas de accesos a oficinas, boxes, palco, vestuarios, prensa y zona mixta. También se habilitó la oficina que actualmente ocupa AUPA, la asociación de pequeños accionistas.

Ya en el interior, el palco fue ampliado en la campaña 98/99, lo que obligó a buscar una nueva ubicación a los desterrados socios que vieron desaparecer sus asientos. Se crearon dos zonas (palco presidencial y palco de honor) con butacas y circuito cerrado de televisión. Se mejoró el antepalco y la zona de prensa en la que se añadieron nuevas cabinas cerradas para los medios de comunicación.

Los bancos corridos de las preferencias este y oeste fueron sustituidos por asientos individuales de color blanco y las gradas de pie norte y sur se transformaron en preferencias también con asientos blancos individuales. Desparecieron las vallas de detrás de las porterías y se colocaron las llamadas “jaulas” en las esquinas este y oeste de preferencia sur para separar a la afición visitante. En la curva noreste se habilitó una zona para personas de movilidad reducida con accesos adecuados para las personas en silla de ruedas.



En aquella época los banquillos para los técnicos y suplentes también fueron reemplazados por cómodos butacones verdes más acordes a la máxima categoría del fútbol español, aunque actualmente están ya muy deteriorados. Más recientemente se habilitó una marquesina para el cuarto árbitro. En 1999 los antiguos marcadores colgados en las tribunas norte y sur fueron sustituidos por dos grandes pantallas, ambas flanqueadas por planchas de publicidad. Actualmente no funciona ninguno de los dos videomarcadores.




Las taquillas ubicadas en la esquina sureste se transformaron por completo. Los pequeños ventanucos de hierro abiertos en la fachada, similares a los que pueden verse en el actual local de la Asociación de Peñas, fueron sustituidos por un gran ventanal que dejaba a la vista el interior.

Posteriormente, el enorme espacio destinado a taquillas fue dividido para acoger la tienda, originalmente ubicada en el Paseo Pereda y más tarde en Jesús de Monasterio. Unos años antes, el local ubicado en la esquina noroeste había cambiado su función original de taquilla para convertirse en la sede de la Asociación de Peñas Racinguistas.

Otro cambio importante en la imagen de los Campos de Sport llegó con la colocación de una gran estructura metálica en la que se puede leer REAL RACING CLUB DE SANTANDER, SAD, seguida del escudo. Precisamente el escudo se cambió este año ya que el antiguo se encontraba muy deteriorado.



En 2008 la UEFA obligó al Racing a llevar a cabo una serie de medidas para que pudiese participar en competiciones internacionales. Por ello se adecuó la intensidad de la luz en las torretas, se remodelaron los vestuarios, el túnel de entrada al terreno de juego, la zona mixta y la sala de prensa. Las escaleras de acceso a las gradas fueron pintadas de color amarillo para mejorar la visibilidad en caso de evacuación.


En los últimos años ha sido la propia afición por cuenta propia la que ha tratado de adecentar el hogar del Racing con tres bonitas iniciativas. Una de ellas es el Salón de la Fama en el vomitorio de preferencia norte. Ha sido el primer paso de un proyecto que pretende convertir el interior completo del campo en un gran museo homenaje a 100 jugadores destacados de la historia del club. Fue sufragado con aportaciones de los aficionados bajo la gestión de la Asociación de Peñas. La curva noroeste ocupada por varias peñas sirvió para que Concanos rindiera homenaje al querido Nando Yosu con un mural con su retrato en el exterior y las paredes del interior. Y este verano La Gradona liberó de asientos la zona central de preferencia norte pintando de verde y negro su nueva grada de animación y volviendo a colocar las vallas antiavalancha. Otra de las aspiraciones de los aficionados verdiblancos, más allá del adecentamiento exterior y limpieza del campo, es ver los asientos pintados con los colores de nuestro Racing pero la actual situación económica del club y el coste de la reforma no hacen viable el proyecto.

Gerardo Aedo

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Minutos para todos


Los dos futbolistas de la plantilla del Racing que más minutos han disputado en lo que va de campeonato han sido Dani Sotres y Mikel Santamaría, 1.080 cada uno. Transcurrido algo más de un tercio del campeonato, Pedro Munitis ha contado con 24 jugadores de los cuales únicamente Dani Rodríguez y Coulibaly han jugado algún minuto de las 14 jornadas. El centrocampista gallego fue titular en 12 ocasiones de las cuales fue sustituido en tres (Atlético Astorga, Pontevedra y Cultural Leonesa). Ante el Burgos y el Guijuelo saltó al césped desde el banquillo de los suplentes. Ha disputado un total de 1,069 minutos, lo que le convierte en el tercer jugador en una hipotética lista de los jugadores con más minutos en competición liguera por detrás del portero Dani Sotres y el central navarro Mikel Santamaría. Por su parte, Coulibaly figuró como titular en seis partidos de los que sólo jugó cuatro completos (Celta B, Atlético Astorga, Burgos y Cacereño) y fue sustituido en dos (Arandina y Guijuelo). En los ocho encuentros restantes fue suplente. Suma 612 minutos.

Los canteranos son los que menos oportunidades han tenido. Camus solamente ha jugado un encuento (31 minutos ante el Burgos) y Unai y Paulino dos cada uno, pero muy poco tiempo.

Hay algunas erratas en los datos aparecidos estos días en cuanto a los minutos disputados por cada jugador. Estas son las cifras correctas extraídas de las actas oficiales de la RFEF subsanando un error de la Federación motivado porque el árbitro del Peña Sport - Racing, de la quinta jornada, no recogió el cambio en el minuto 64 en el que entró Kamal reemplazando a Fede San Emeterio.

Tudela es un fortín


El Ciudad de Tudela es un fortín... ¡Y no es un tópico! El conjunto navarro todavía no conoce la derrota esta temporada en su estadio y mostrado una solvencia tremenda para sacar los partidos adelante como local. Han ganado cinco encuentros y han empatado dos. A domicilio su rendimiento ha disminuido ostensiblemente: dos triunfos y cinco derrotas. La campaña pasada, militando en el Grupo II, ganaron diez partidos, empataron cinco y perdieron cuatro. El equipo de Mánix Mandiola se quedó a las puertas de la fase de ascenso, a dos puntos de la cuarta plaza que ocupó el Real Unión. Esta campaña sueñan con disputar esa fase de ascenso. De momento, están en la quinta plaza de la clasificación.

El Tudelano sale a por todas en su cancha. De los diez goles que han marcado en lo que va de campaña, siete se materializaron en la primera mitad de los choques. Solamente han encajado dos goles y cuando lo ha hecho siempre ha ganado el duelo. Uno lo anotó la Cultural Leonesa (3-1) y otro el Somozas (2-1). En la primera eliminatoria de Copa ganaron 3-2 al Compostela, aunque luego les eliminó el Ebro (1-0), como visitantes, claro.  La fuerza y la ventaja de jugar ante los suyos en un estadio de hierba natural, pero bastante pequeño. Las dimensiones del césped del Ciudad del Tudela son reducidas. El campo mide 100 metros por 67 de ancho. Las dimensiones de los Campos de Sport son 105 por 68. El Ciudad de Tudela tiene una capacidad para 11.000 espectadores, aunque no suele acudir mucho público. Por ejemplo, en el encuentro ante el Racing de Ferrol apenas hubo 700 aficionados, aunque la institución cuenta con unos 900 abonados.

El Racing se enfrentará el domingo también al handicap del frío en un encuentro en horario matinal, algo poco habitual para los cántabros. Las previsiones no dan lluvia para ese día, pero sí bastante viento y una sensación térmica inferior a los diez grados.

Otras 100 anécdotas de Racing (y las que quedan…)



El periodista y escritor cántabro Fran Díez presentó en la tarde del martes su último libro, 'Otras 100 anécdotas del Racing... y alguna paparda', en el Ateneo de Santander. Rodeado de amigos, aficionados racinguistas, consejeros y del presidente honorífico de la entidad, “Tuto” Sañudo, el autor repasó algunas historias relacionadas con el Racing desde los albores del fútbol cántabro hasta la actualidad con el pretexto del origen de la famosa, y temida, paparda. Hace unas semanas Fran Díez también estuvo en Madrid, en la tienda Coolligan del centro comercial Xanadú, para impartir una charla de fútbol presentando en sociedad este libro y otro anterior, 'El balón quema, la grada arde', ambos relacionados con anécdotas alrededor de la historia del fútbol.

Tras la presentación en sí, que tuvo como maestro de ceremonias a Manuel Ángel Castañeda, presidente del Ateneo de Santander, Fran Díez contestó a varias preguntas acerca de las anécdotas del libro y también de su predecesor, '100 anécdotas del Racing... un centenario del revés'. Ese primer anecdotario fue uno de los productos editados con motivo del centenario del club y es un libro que todo buen aficionado racinguista tiene en su biblioteca, como seguramente lo sea esta segunda parte. Además, todos los asistentes se pudieron llevar de recuerdo un bonito marcapáginas plastificado con la imagen de Quinito y una frase mítica de míster Pentland que nos recuerda que en los malos momentos debemos estar unidos.

El libro ya está disponible en la tienda del Racing y en las principales librerías de la región. Sin duda, los Reyes Magos, Papá Noel y el Esteru lo tendrán muy en cuenta a la hora de dejar sus regalos a los sufridos racinguistas en las próximas Navidades.

Raúl Lastra

La habitual firma de ejemplares