domingo, 3 de enero de 2016

Carbón por adelantado


Los Reyes Magos dejaron por adelantado un poquito de carbón al Racing y lo que es peor, sin haberse portado mal. No mereció el equipo cántabro perder en O Vao, aunque tampoco ganar. Fue un partido de 0-0, hasta que llegó un gol, claro… Tampoco fue una derrota excesivamente dramática gracias al sorprendente tropiezo del líder, el Racing de Ferrol, ante el colista, el Atlético de Astorga, que ganó en A Malata 0-1. El objetivo de la primera plaza sigue estando a seis puntos para los cántabros con toda la segunda vuelta en juego, aunque el Logroñés de Pouso ha desplazado de la segunda posición de la tabla al Racing ganando en Villaviciosa, una plaza complicada.

“No mandé mis naves a luchar contra los elementos”. La frase se la atribuyen a Felipe II, aunque es más que probable que nunca llegase a pronunciar nada parecido. Así es la Historia y desde luego el partido de Coruxo no tendrá mucha relevancia en ella… Fue uno de esos choques para olvidar, de los que solamente queda el resultado. Desgraciadamente. Esos “elementos” que derrotaron a la mismísima Armada Invencible también jugaron en contra del Racing, que llevaba invencible seis jornadas. Lluvia gallega que encharcó el césped y viento en contra en la primera parte, dimensiones del terreno de juego reducidas, parón navideño, bajas, ausencias clave… Turrón, lo que quieran poner de excusa. Demasiados “elementos” en contra. Pese a todo, lo justo hubiese sido un reparto de puntos en un partido típico de la zona norte de estas categorías. Así solían ser hace una década, porque ahora algunos conjuntos tratan de jugar el balón desde la zaga sobre charcos más propios de Pepa Pig. En O Vao hubo más waterpolo y brega que otras exquisiteces balompédicas.

Apenas hubo ocasiones en el inicio del choque. Una acción de Isma Cerro a los ocho minutos en la que no llegó a rematar bien y la contestación del Coruxo, cuatro minutos después, en un saque de esquina. Medina remató de cabeza flojo y Óscar Santiago atrapó el balón. El viento a favor facilitaba mucho las cosas a los vigueses.

Óscar Fernández era el arma más peligrosa de los racinguistas. Un auténtico puñal en su banda derecha. En el 29 firmó la ocasión más peligrosa de la primera parte para los santanderinos. Su recorte espléndido lo culminó con un disparo potente que desvió Brais a córner.

Un minuto después un contragolpe del Coruxo estuvo a punto de costarle un gol al Racing. Falló Docal como último hombre y Ortiz se quedó solo en un mano a mano contra Santiago. El lanzamiento del delantero rival se fue rozando el palo. No fue el único susto. En el minuto 36 Santi Comesaña robó la cartera a Docal, regateó dentro del área, y dejó el balón a Cristóbal en la frontal para que chutase por encima del larguero.

Lo más peligroso del Racing llegaba siempre desde los pies de Óscar Fernández. Cerro no pudo llegar a un centro del de Renedo en el minuto 40 porque se anticipó la defensa del Coruxo. El conjunto que entrena Rafa Sáez estaba muy bien colocado y, lógicamente, más adaptado a las condiciones y dimensiones del campo.


El guión no varió en la segunda parte. El encuentro podía terminar 0-0 o un error decantar la balanza., que fue lo que ocurrió. Un globo de Peña a Cerro no encontró su destino porque se adelantó el guardameta del Coruxo, Brais. Al equipo le faltaba mordiente arriba, sobre todo por las ausencias.

En el mintuto 69 llegó la mejor ocasión para los racinguistas con una carrera de Coulibaly. El senegalés, con la cabeza abajo, no vio a Óscar completamente solo, y disparó sin mucho ángulo. El portero tocó el balón lo justo para que fuese a saque de esquina. Óscar quiso mostrarle el camino a Coulibaly y en el 76 se fue por velocidad y centró para el africano sin éxito. El Racing estaba en sus mejores minutos cuando llegó el gol local. Un error de un cansado Granero en el pase cogió descolocada a toda la defensa y Adrián Armental resolvió bien la ocasión. Era el minuto 80 y el equipo estaba ya muy cansado para reaccionar. De hecho, apenas hubo ocasiones para igualar la contienda y Munitis dejó un cambio sin utilizar. Fue una acción de Coulibaly en el minuto 87 que intentó centrar atrás a Chus Hevia en lugar de chutar a puerta, tal vez para enmendar su error anterior. Poco balance para un equipo que buscaba las tablas. Era un partido de 0-0… hasta que marcó el rival, claro.

Fran Díez



Coruxo 1: Brais, Ángel, Cristobal, Cifuentes, Jon Vega, Pablo García (Rafa Mella, min. 77), Adrián Armental (Antúnez, min. 84), Raúl Medina, Ortiz (Salinas, min. 65), Santi Comesaña y Jorge Fernández.

Racing 0: Óscar Santiago, Fede San Emeterio, César Caneda, Mikel Santamaría, Borja Docal (Chus Hevia, min. 83), Borja Granero, Álvaro Peña, Óscar Fernández, Migue García, Coulibaly e Isma Cerro (Paulino Miguélez, min. 77).

Goles: 1-0, min. 79: Adrián Armental.

Árbitro: Fernández Pérez (Comité Asturiano). Amonestó a los locales Ángel, Rafa Mella, Adrián Armental y a los visitantes Mikel Santamaría, Óscar Fernández, Fede San Emeterio y Borja Docal.

Incidencias: Césped encharcado por la intensa lluvia. Menos de 500 espectadores, con uno poquitos, un par de decenas, de racinguistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario