martes, 12 de enero de 2016

El apellido del estadio


Desde que el 10 de diciembre del pasado año anunciamos el proyecto que existía para cambiar el nombre al estadio del Racing y explotarlo publicitariamente han variado pocas cosas. Los más puristas pueden estar tranquilos, la marca publicitaria elegida será siempre un apellido posterior al nombre… Es una matización que recalcan los dirigentes del club. Nombre y apellido, lo mismo da si es necesario para salvar al Racing. La denominación de El Sardinero se mantendrá, oficialmente seguirán siendo los Campos de Sport de El Sardinero, y se añadirá después un nombre comercial. El Ayuntamiento de Santander ya ha dado su visto bueno mientras se mantenga El Sardinero en la designación del recinto. En 2008, Íñigo de la Serna se mostró totalmente en contra de esta posibilidad, pero actualmente no hay motivo para oponerse a una iniciativa de este tipo.

El primer apellido para el estadio tendrá relación con el  Año Jubilar Lebaniego 2017. El eslogan publicitario será temporal y podrá modificarse atendiendo a las necesidades de promoción del Gobierno a lo largo de los años dentro de un acuerdo de larga duración. El uso del nombre del estadio es algo que no se había empleado nunca antes en el Racing de Santander y que es muy rentable para el producto que se anuncie, en este caso la promoción turística de la región. El altavoz publicitario que supone dar nombre a un estadio es, sin duda, muy importante y está muy cotizado, incluso en 2ªB. En Primera División algunos clubes de España reciben millones de euros por ello. Muchos otros clubes en el mundo han vendido el nombre comercial de su estadio con éxito.

El acuerdo de patrocinio con el Gobierno de Cantabria está ahora mismo algo estancando, pero por pequeños detalles que pueden ser subsanados. Se sigue trabajando en ello, de manera lenta pero segura. El convenio que convertirá en patrocinador principal del club al Gobierno regional se firmará en 2016, eso parece claro. Estaba previsto que se cerrará a finales de este mes de enero o principios de febrero, pero los tiempos en política son diferentes a las urgencias que tiene el equipo de fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario