domingo, 10 de enero de 2016

Victoria rutinaria


El Racing ya empieza a ganar con cierta rutina. Es netamente superior a sus rivales en esta categoría y tiene ya el oficio y la calidad para no pasar apuros. No sería de extrañar que se encade de nuevo otra racha de buenos resultados después de una derrota en Coruxo marcada por circunstancias excepcionales. El equipo que entrena Pedro Munitis ha puesto la velocidad de crucero y el filial del Celta, que todavía no conoce la victoria lejos de su estadio, se llevó merecidamente una goleada 4-0, que pudo ser todavía mayor... Los gallegos ya son el club que más tantos ha encajado del Grupo I, 36, y se meten en puestos de descenso tras este jornada. Los cántabros siguen terceros.

Un error grave de Jon García hizo que el partido comenzase con susto. La grada tuvo poca paciencia con un jugador que llevaba muchos meses en el dique seco, pero que no se esconde y es valiente sacando el balón jugada desde atrás... No había mejor partido para irse rodando. Dará más alegrías que sustos. El equipo local arregló enseguida el entuerto. Álvaro Peña se sacó de la chistera un pase bombeado medido para que anotara un gol alucinante Dani Rodríguez, el coleccionista de goles hermosos. Lástima que el gallego se lesionó en el minuto 34. Quizá la nota más triste del choque.

El Celta B mantuvo el tipo en esa primera mitad con una buena presión y un Racing más trabado, pero en el 43 la expulsión de Lucas condicionó ya toda la contienda y allanó el camino para los racinguistas en la segunda parte. Estuvo muy inocente el futbolista celeste y Peña tiró de experiencia en la acción. Con un hombre menos y el 1-0 se intuía goleada, que pudo ser mucho más amplia si Coulibaly llega a estar más acertado.

En el minuto 67 un saque de esquina botado por Álvaro Peña lo remata Borja Granero en el corazón del área. El rechace le cayó a Dioni que se sacó un disparo letal a la media vuelta que iba muy fuerte... Goldar no pudo hacer nada y el esférico rebotó en su cuerpo colándose a gol. El malagueño está con una velocidad más que cualquier futbolista del grupo. En el minuto 80 anotó un gol, esta vez sin ayuda del rival, fusilando como un atacante top.

No podía faltar el gol de Coulibaly, ya un clásico para todos los fans del franco-senegalés, pero tardó en llegar. En el 91 el africano anotó uno de esos goles que ya son tan suyos... Uno de esos d pasaba por aquí. Desde luego ese oportunismo le está viendo bien al Racing. En la segunda parte el Racing no tuvo rival y fue muy práctico. El viento sopla a favor, todo lo demás son pequeños detalles sin importancia.



Racing 4: Óscar Santiago, Fede, Mikel Santamaría (Migue, minuto 62), Caneda, Jon García, Granero (Francis, minuto 75), Óscar, Álvaro Peña, Dioni, Coulibaly, Dani (Artiles, minuto 32)

Celta de Vigo 0: Villar, Kevin, Lucas, De Amo, Goldar, Peña (Delgado, minuto 46), Rioja, Alende, Borja, Diop, Ramiro (Guillermo, minuto 67)

Goles: 1-0, minuto 5, Dani Rodríguez. 2-0, minuto 67, Goldar p.p. 3-0, Dioni, minuto 80. 4-0, Coulibaly, minuto 89.

Árbitro: Leandro Carbajales Gómez. Amonestó por el Racing a Coulibaly y Álvaro Peña y por el Celta de Vigo B a Lucas Rene (roja directa), Guillermo, Kevin, Goldar y Diop.


Incidencias: césped en buen estado pese a la lluvia. Unos 5000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del exracinguista ruso Sergey Shustikov. Hicieron el saque de honor representantes del Cuerpo de Bomberos de Santander, el 112 y la Unidad Militar de Emergencias en agradecimiento a su trabajo sofocando los recientes incendios sufridos en la región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario