lunes, 25 de enero de 2016

Vuelta a las andadas


El Racing volvió a fallar. Ante un rival muy limitado técnicamente pero muy bien plantado tácticamente, el equipo cántabro se dejó dos puntos que vuelven a complicar la ya muy difícil tarea de quedar campeón de grupo.

Lucía el sol, soplaba Sur y la grada con pocas dudas sobre el devenir feliz del partido antes del inicio del mismo presentaba un aspecto más que digno. Se rumoreaba una tremenda goleada y lo que hubo fue lo que nunca debe faltar por muy manido el concepto: una buena paparda. Traca a todos los niveles.  

Granero se cargó innecesariamente con una tarjeta en los primeros compases, hecho que condicionaría su actuación y por lo tanto, la de todo el equipo. Dani y Artiles jugaban a puesto cambiado. El extremo reconvertido en casi segundo delantero se dedicaba a pelear balones con los centrales con la fortuna que le reservó su modesta estatura. No funcionó el invento. Todo el juego llegaba por la banda 100% canterana, la derecha, la buena, la de un destacado y recuperado Borja y de Óscar, una vez más muy activo. Transcurrió plácidamente la primera media hora, con internadas y aproximaciones carentes de peligro por parte del Racing. La Arandina por su parte parecía tener prohibido pasar de mediocampo, entregaba con pasmosa facilidad el peso del partido. Óscar disfrutó de las mejores ocasiones pero sigue negado de cara gol, dos remates suyos fueron lo más destacado. Los corners, hasta doce en el global del partido para los locales, no creaban ningún peligro. Un flojo Borja Docal empezó tirándolos hasta que, sin mejor acierto tomo el relevo Álvaro, auténtico creador del juego cuando Granero falla. Una aceptable primera parte dejaba paso a una desastrosa segunda.


Los de Munitis salieron pronto del vestuario para realizar un mini-calentamiento antes del maxi-bochorno. Docal salvó primero el disparo de los amarillos y acto seguido los Óscars se emplearon para sacar en boca de gol un balón complicado. La Arandina empezaba a sentirse cómoda y embotelló al Racing que por su parte no conseguía culminar ninguna contra. Entraron Migue y Couly, que no mejoraron en nada lo que ya había sobre el campo. En otro esperpento, el andaluz, sin presión alguna del rival condujo el esférico hasta la línea de fondo y más allá despertando el enfado de una grada a la que se le agotaba la paciencia. Munitis, por cuarta vez, no agotó los cambios, pensando sin duda que al igual que se juega mejor con diez que con once, es mejor hacer dos cambios que tres. Fueron los únicos cambios que no agotó porque trastocó lo demás: cambió a jugadores de sus puestos, cambió de sistema de juego. La Arandina fue a por el partido, incorporando a otro delantero. Cuando se conformó con el punto se dedicó a perder tiempo.

Sin capacidad de reacción en el campo o desde el banquillo, el partido se apagó poco a poco evidenciando preocupantes lagunas físicas en el conjunto cántabro. Es incomprensible semejante falta de intensidad y ocasiones en los últimos minutos, jugando en casa y contra un modesto conjunto. No hubo “illa, illa, illa” pero si una sonora pitada para todos y cánticos de motivación desde la Gradona como “échale huevos” y vítores sobre un ascenso que no parece nada seguro.

El Racing ha desperdiciado un partido cómodo, confirmando así su mal inicio de 2016. Ni suma, ni sigue. El Racing vuelve al punto de partida, a las dudas, a los debates, a los pitos, en definitiva a las andadas.


Pierre Mahe



Racing 0: Óscar Santiago, Borja San Emeterio, César Caneda, Mikel Santamaría, Borja Docal, Borja Granero, Álvaro Peña (Migue García, 72), Artiles (Coulibaly, min. 62), Dani Rodríguez, Óscar Fernández y Dioni.

Arandina 0: Álex, Arturo (Pablo, min. 67), Mauri, Pajarero, Sergio, Gonzalo, Seoane, Ochoa, Pau Franch, Javilillo (Ruba, min. 78) y Adri (Fran, min. 46).

Árbitro: Gorostegi Fernández-Ortega (Colegio Vasco). Amonestó a los locales Dani Rodríguez, Borja San Emeterio, Migue García y Borja Granero y a los visitantes Pau Franch y Seoane.

Incidencias: Campos de Sport de El Sardinero unos 4.500 espectadores. Se registraron los accesos en unas determinadas puertas por medio de una aplicación en los teléfonos móviles de los porteros. Temperatura veraniega. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Antonio González Gutiérrez, abonado número cinco del Racing.

No hay comentarios:

Publicar un comentario