lunes, 29 de febrero de 2016

Concurso fortuito


En España es casi imposible que un juez declare culpable un concurso de acreedores, aunque en el caso del Racing existían muchos indicios de una gestión al menos sospechosa. No ha habido riesgos en el Juzgado de lo mercantil de Santander y Carlos Martínez de Marigorta ha calificado el concurso de acreedores racinguista como fortuito y sin imposición de costas, eso sí con un retraso enorme incluso para un Justicia que destaca por su lentitud.

Tanto la fiscalía como los administradores concursales habían solicitado justamente lo contrario. El perito concursal había presentado un informe demoledor y cualquier aficionado ha podido ver las pruebas de como los dirigentes del club se fundían el dinero en comilonas o coches de lujo mientras dejaban un agujero negro en las arcas del club y no abonaban las nóminas... Claro que el periodo juzgado en la calificación era solamente de dos años antes de la solicitud del concurso. Eso sí, dentro de ese plazo se incluyen operaciones tan extrañas como la del Racing Primavera, el filial brasileño que costó casi un millón de euros, el traspaso de Zigic, Tchité o Smolarek.

Desgraciadamente, este fallo tendrá consecuencias en la querella presentada por los ex jugadores y en la acción social de responsabilidad ya que un juez ya considera que la gestión ha podido ser mala, pero no delictiva. Y la gestión penosa no está penalizada, como en política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario