lunes, 15 de febrero de 2016

El bueno, el feo y el malo del Izarra - Racing


El bueno
Es complicado destacar algo positivo de un empate que supo a muy poco. Es cierto que nadie gana al Izarra en casa solamente el Somozas lo ha logrado en lo que va de campaña pero también es verdad que si quieres remontar la desventaja respecto al Racing de Ferrol no puedes ir dejando puntos en todos los campos… El triunfo con solvencia de la escuadra gallega a domicilio y ante un rival de arriba, el Pontevedra 0-3, hizo todavía más descorazonadoras las tablas en Merkatondoa. Si encima fue el Izarra el que estuvo más cerca de ganar el choque, apaga y vámonos… El Racing no juega a campeón. De los futbolistas destacados pocos que mencionar: el portero Óscar Santiago, que salvó un gol cantando, el trabajo de Álvaro Peña durante unos minutos en los que hizo jugar al Racing y mantener la posesión del balón y la guerra de un aislado Dioni en la punta de ataque. Otros como Mikel Santamaría, Docal o Alain cumplieron. Poco más. El conjunto de Munitis tiene escasos argumentos colectivos para vencer en cuanto se le presentan dificultades, aunque todavía hay esperanzas y opciones matemáticas.


El feo
Ver el fútbol desde el bosque debe tener su encanto… Sobre todo si no hay que pagar entrada. En Merkatondoa un grupo de “animalillos salvajes” presenciaron el encuentro desde un monte cercano y en el descanso bajaron a la civilización para encender un par de bengalas... Una la lanzaron al césped y tuvo que ser retirada por un encargado del club navarro. La otra se quedó apoyada en el muro emitiendo su humo naranja. Un policía nacional, hubo bastantes efectivos en el recinto, subió hasta el alto, aunque ya no quedaba nadie allí. Colegas en el bosque. Esos aficionados pertenecían a Indar Gorri, los ultras de Osasuna, que ya protagonizaron incidentes en otra visita del Racing a Navarra. Fue lo más "entretenido" del descanso, aunque algunos racinguistas me contaron las maravillas del pacharán local en el bar del estadio.


El malo
La comunicación no es lo de Pedro Munitis, aunque forma parte de su trabajo. Un entrenador debe saber hacer llegar su mensaje al vestuario y al entorno, que incluye a los medios de comunicación y a los aficionados. El técnico del Barrio Pesquero enfureció a buena parte del racinguismo al mencionar que el viento tuvo algo de culpa en las dificultades que padeció su escuadra. Recordó al #ExcusasRRC. Es cierto que en algún momento de la primera mitad sopló fuerte y dificultó algo la salida del balón en largo, pero no tuvo una gran influencia en el juego. Se le ha dado demasiada importancia al comentario de Munitis, el problema es otro. El rival supo realizar la presión adelantada bien y el técnico local con una pequeña variante táctica que hizo a la media hora del encuentro puso una vigilancia específica sobre Granero ahogó a los cántabros. En la sala de prensa outdoor de Merkatondoa Pedro Munitis volvió a abrir una brecha con la afición racinguista y no está la institución para precipicios, está más para tender puentes. Munitis aseguró que el Racing de Ferrol sigue a tres partidos de distancia… Tan cerca, tan lejos.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario