domingo, 7 de febrero de 2016

El bueno, feo y malo del Racing - Peña Sport


El bueno
El ex delantero navarro Benito Ballent estuvo en el palco y en la grada de animación se volvió a cantar aquello de “aplaudan, aplaudan, no dejen de aplaudir, los goles de Benito ya van a venir…” para los nostálgicos. En realidad, esta tarde los goles nunca llegaron del todo, como las malditas y oscuras golondrinas de la poesía. Tres tantos parece un bagaje pobre analizando lo que mostró el Racing y la Peña Sport. Entre fueras de juego e individualismos se perdió una ocasión de oro para cuajar un partido redondo. Dioni Villalba tuvo que irse con un saco de goles a casa y se marchó con uno marcado de penalti y otro anulado.

El feo
En la recta final del encuentro estuvimos más pendientes en la grada de otro Racing, ese hermano respondón que nos ha salido esta temporada. La escuadra gallega no terminaba de marcar ante el filial del Sporting y la jornada podía ser casi inmejorable para el conjunto de Pedro Muntis. Finalmente, Nano en el minuto 88 anotó para los ferrolanos, que estaban dominando el encuentro, e incluso les dio tiempo a marcar un segundo tanto en el tiempo añadido. De infarto. Para rematar la faena, en la sala de prensa de El Sardinero al entrenador de la Peña Sport le preguntaron por el equipo que consideraba favorito para proclamarse campeón del grupo… David Ruiz lo tuvo claro: el Racing de Ferrol. "Por lo que he visto, están un punto por encima del resto", explicó humilde y sincero. Luego, nos deseó suerte… pero nos dejó a todos preocupados. Es complicado, después de este enero negro padecido, que el Racing opte al primer puesto del grupo, aunque no es imposible ni mucho menos. 

El malo
El fútbol es un deporte colectivo, aunque quizá sea también el más individual de los juegos colectivos. El talento de los futbolistas del Racing se pierde en individualidades sin sentido demasiado a menudo. Un solo futbolista del conjunto cántabro gana lo mismo que todos los de la Peña Sport, sus técnicos y la seguridad social correspondiente… Pero uno solo no gana un partido y un bloque modesto puede secar a la mejor estrella mundial. Eso no es nada en este deporte, casi siempre negocio. El equipo de Munitis sigue adoleciendo todavía de desarrollar correctamente una buena labor colectiva, tanto en defensa como en ataque. Todas las semanas hay jugadores nuevos que pasan de la grada al césped o al revés, variaciones del dibujo táctico y los mismos errores a la hora de crear juego o de aprovechar las jugadas de estrategia. Para ganar a la Peña Sport hizo falta poco… Ojalá que se mejore a partir de ahora, queda poco margen de error.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario