miércoles, 24 de febrero de 2016

El dinero público


El posible acuerdo de patrocinio entre el Gobierno de Cantabria y el Racing ha abierto el debate sobre el dinero público en el deporte. Todos se centran en las instituciones deportivas, pero basta abrir prácticamente al azar el BOC, el Boletín Oficial de Cantabria, para encontrar subvenciones públicas de mayor montante económico que el convenio publicitario que solicita el conjunto santanderino.

Por ejemplo, el 15 de septiembre de 2015 encontramos las subvenciones concedidas para las industrias agroalimentarias. Panaderías Nuevas de Santander SL se lleva más de 610.000 euros.. Más de lo que pide el Racing en su convenio de patrocinio, que además ofrece una contraprestación: un soporte publicitario que podemos calificar de bueno. En 2010 la empresa Salami recibió también más 600.000 euros de los fondos europeos FEADER a los que se suman otros más de 700.000 que les pagó el Ejecutivo cántabro entre 1994 y 2006. No se trata de señalar a ninguna empresa, sino destacar que todas las actividades de todos los ámbitos reciben ayudas públicas. Más de 14.000 euros a un mago cántabro en 2014 o 137.000 euros para editar libros, algunos de dudoso interés. El Gobierno de España podría firmar un acuerdo para comprar el Archivo Lafuente dentro de diez años sin tener tasada la colección de revistas, cartas y documentos sobre arte... Todo es dinero público. Toros, teatro, etc. Miren a dónde miren.

El presupuesto del Gobierno de Cantabria para este año de 2.462 millones, el Racing recibiría medio millón de euros, un 0,02% del gasto anual, que ni siquiera sería necesario abonar en este momento ya que el club tiene más de dos millones en la LFP pendientes de pago a la espera de levantar el embargo.

Con ese dinero del patrocinio Cantabria se convertiría en el esponsor principal del club, con el nombre del estadio, camiseta, vallas en el estadio, en la sala de prensa, etc. El equipo ya lució anteriormente publicidad institucional, el famoso bisonte de 'Cantabria Gran Reserva'. Es algo totalmente legal y no está considerado una subvención. Además, al ser un acuerdo finalista -ese dinero está destinado excluvivamente a pagar a la Agencia Tributaria- cada euro regresa a las arcas públicas, la mitad a la Hacienda de Cantabria. Es un convenio largo, a diez años, que varía dependiendo de la categoría en la que milite el equipo y que se puede romper en Primera División si así lo quisiese el Gobierno, con sus cláusulas y condiciones. Abarcaría además dos años Jubilares Lebaniegos. Desde luego, no es ninguna locura ni tirar el dinero público y si se consigue dar viabilidad a la sociedad anónima deportiva la Comunidad Autónoma saldría muy beneficiada vía impuestos.

3 comentarios:

  1. Real Pena de Santander

    Entrenador mantenido por pena
    Economía mantenida por pena

    Alguna cosa mas en este club necesita pena?

    ResponderEliminar
  2. Real Pena de Santander

    Entrenador mantenido por pena
    Economía mantenida por pena

    Alguna cosa mas en este club necesita pena?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este club pena poca, pero si orgullo y ambicion para salir de una situacion caotica que han dejado los que todos sabemos.

      Eliminar