domingo, 14 de febrero de 2016

Empate y gracias en Merkatondoa


Bob Dylan debería cantar que el empate está en el viento porque las respuestas son muy difíciles de obtener. ¿Por qué el Racing no es capaz de dominar en la categoría? El análisis sería muy extenso e incluiría muchos factores, pero lo cierto es que en Merkatonoda se escapó otro puñado de opciones para que el equipo santanderino de proclamame campeón del Grupo I de 2ªB.

El Izarra salió a morder, como lobos en el bosque de Estella. Lo esperado. Al Racing le costaba salir desde atrás con el balón jugado. También dentro del guión previsto. El césped no presentaba un mal estado, ya que no llovió antes del partido ni durante su desarrollo. La presión local duró cinco minutos tras una primera ocasión de Julen Goñi, que sorprendió a Óscar Santiago.

A partir de ahí el Racing se hizo con el mando del juego tocando el balón rápido y raso. Cuando la escuadra cántabra combinaba hacía daño y contrarrestaba la intensidad del Izarra. A los diez minutos un disparo alto de Álvaro Peña tras trenzar una jugada con Couly se fue muy alto. Los mejores minutos del Racing no se tradujeron en ocasiones. Al cuarto de hora una buena internada de Artiles no fue culminada por el canario con un pase acertado.

El juego directo de los locales era mucho más efectivo en cuanto a lograr ocasiones peligrosas. En el minuto 26 un remate que peinó hacia atrás el central Maestresalas dentro del área lo tuvo que sacar con la mano abajo Óscar Santiago. El meta santanderino salvó un punto en esa acción. Fueron momentos de apuros. Poco después, en un saque de esquina, un futbolista del Izarra remató solo en el corazón del aérea, pero lo hizo mal y el balón salió muy desviado. El Racing había desaparecido del campo. Granero y Caneda cometieron errores sacando el balón desde atrás y la presión y el viento en contra atascaron a los montañeses en su propio terreno de juego. Es cierto que hubo algo de viento en contra en la primera mitad, pero tampoco fue algo determinante.

Mikel Ziganda quiso emular a su tío y marcarle un gol al Racing. Probó fortuna desde lejos en el minuto 40 con buen criterio. Atrapó Óscar Santiago muy seguro. El conjunto que entrena Pedro Munitis no disparaba desde lejos y se perdía en mil toques en las cercanías del área.

El Izarra estuvo otra vez muy cerca del gol con una combinación dentro del aérea montañesa que dejó a Hinojosa solo delante del guardameta cántabro. El jugador navarro, algo escorado, lanzó fuera muy desviado.


Pese a que los locales estaban apabullando al Racing, la última ocasión fue para los santanderinos. Artiles remató de manera defectuosa una medio vaselina que tuvo que enviar a córner Aitor Navarro. Se llegó al descanso, con empate sin goles y con la sensación de un partido muy poco controlado por el equipo teóricamente grande… El Izarra había apretado mucho y quizá mereció un gol.

La segunda parte fue todavía peor para el Racing. Este periodo se inició con una contra de los navarros que terminó en un saque de esquina, que remató Maestresalas en el área. El Izarra creaba mucho peligro a balón parado, pese a que el Racing acumulaba a todos sus efectivos dentro del área. Remataban casi todas. En esa línea seguía acosando el Izarra al conjunto de Munitis, que cada vez se hacía más pequeño. Óscar Santiago salvó de nuevo su portería en el minuto 49 con un medio remate de Pito, que se encontró el balón dentro del aérea pequeña y no pudo golpearlo bien.

La reacción racinguista fue un inocente disparo de Coulibaly muy flojo tras recibir un pase de Dioni. No supuso ningún problema para Aitor Navarro. El Racing estaba conmocionado, aunque todavía tenía la calidad y el talento… En el minuto 56 Dani Rodríguez empalmó un balón desde la frontal del área que hizo que se luciese el portero local. Fue la mejor ocasión del partido para los cántabros. El equipo visitante volvía a tocar el balón y volvía a hacer daño. Duró poco el empeño del Racing. En el 64, Julen Goñi estuvo a punto de marcar, pero Artiles le molestó lo justo. La defensa del Racing estaba descolocada en un contragolpe de los locales. Bruno por la banda derecha se fue de Docal y Santamaría salió a taparle. Los navarros achuchaban de nuevo,

En el minuto 67 se vieron todas las carencias ofensivas del Racing. Dioni, contra el mundo, logró poner un buen centro desde  la banda que recogió dentro del área Coulibaly. El africano dudó y se quedó paralizado, sin darse la vuelta ni pasar el esférico hasta que se lo quitaron. Cualquiera de los dos equipos podía ganar en la recta final del partido. Era un intercambio de golpes en el que parecía que el Izarra tenía alguna papeleta más para ganar.
Un disparo de Julen Goñi dio en la mano de César Caneda y el público reclamó penalti. Lo pareció, pero es que unos minutos antes al mismo jugador albiazul le habían derribado dentro del área en otra acción dudosa y punible. El Racing sufría mucho más que el conjunto local.

En el minuto 82 una buena internada de Migue por la izquierda desembocó en un saque de esquina. El Racing tuvo una buena ocasión en un barullo dentro del área después de botarse el córner. La épica era lo único a lo que podía agarrarse el conjunto de Santander. Más corazón que juego. La respuesta del Izarra fue una larga jugada que concluyó con un disparo de Hinojosa al larguero que heló el corazón de los pocos racinguistas presentes en Merkatondoa. El Racing pedía la hora y estaba grogui. Empate a cero y gracias… El mismo resultado que obtuvo aquí el otro Racing, el líder.

Fran Díez


Izarra 0: Aitor Navarro, Eguaras, Alex Cacho, Mikel Ziganda (Lizarraga, miuto 75), Maestresalas, Javi Herreros, Bruno, Julen Goño (Galán, minuto 83), Hinojosa y Pito (Francis Suárez, minuto 88).

Racing 0: Óscar Santiago, Alain Álvarez, César Caneda, Mikel Santamaría, Borja Docal, Álvaro Peña, Borja Granero, José Artiles (Óscar,. Minuto 66), Dani  Rodríguez (Miguel, minuto 62), Coulibaly (Pumpido, minuto 69) y Dioni Villalba.

Árbitro: Barceló Roca (Colegio catalán). Flojo. Los locales reclamaron un par de penaltis dudosos. Amonestó a los locales Álex Cacho, Ziganda, Maestresalas y a Lizarraga; y a los visitantes a Mikel Santamaría. Pumpido, Granero y Alain.

Incidencias: Unos 700 espectadores, aproximadamente medio centenar de Cantabria. Lució el sol durante casi todo el partido, pese al frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario