lunes, 1 de febrero de 2016

Ilusión


Esta semana se cumplían dos años del denominado proceso de liberación del club, el ya famoso plante de los jugadores racinguistas en los cuartos de final de la copa del Rey y la posterior Junta de Accionistas que puso punto y final a un proceso que avocaba al Racing a la desaparición. Para recordar aquellos días, aterrizaba Paco Fernández en los micrófonos de Onda Cero Cantabria. Entre sus declaraciones llamó mucho la atención como recordaba el ascenso y su forma de conseguirlo, ya que según el propio técnico asturiano fue la ilusión por ascender que existía en el vestuario, en los aficionados, en la ciudad y en la región, la que empujó al equipo a conseguir ese objetivo, pese a llegar muy justos de fuerzas al tramo final del campeonato.

No hace mucho que se han vivido momentos de ilusión entre los racinguistas. Uno de ellos fue la victoria conseguida frente al CD Lugo, el conjunto cántabro salía de puestos de descenso y Quique Setién nos daba un llamada de atención a los racinguistas, un toque que al fin y a la postre encendió la mecha del racinguismo para salvar al club “otra vez” de un casi seguro final.

Seguramente, sin la ilusión de miles de racinguistas por recuperar el club, salvarlo de la desaparición e inyectarle el capital mínimo necesario para su supervivencia, hubiera sido imposible conseguir los casi 13.000 accionistas que tiene actualmente el club. Ocho días después se perdió en Sabadell y aquella derrota fue una losa de la que el equipo ya no se recuperó.

Este año el Racing no ha comenzado bien la temporada fruto de una confluencia de errores como la falta de adaptación a la categoría, los bandazos en las alineaciones o la falta de continuidad en la obtención de resultados positivos. Con estos síntomas se llegó en estado crítico al partido de Guijuelo, en donde se produjo un punto de inflexión del equipo, que hizo un gran partido, y continuó posteriormente en esa buena línea encadenando una racha de seis victorias consecutivas. Se cerró el año con un partidazo en El Sardinero contra el líder, el Racing de Ferrol. La confianza y la ilusión por ir recortando puntos con los equipos situados en la parte alta de la tabla provocaba que hasta los más agoreros vieran en el equipo de Pedro Munitis el firme candidato a ser el campeón del Grupo I tal y como se le presuponía en verano.

Un mal comienzo del equipo en 2016 no hacía presagiar un desplazamiento masivo a Logroño, sin embargo nada más lejos de la realidad, 2.000 aficionados ilusionados, y con ganas de creer en un nuevo punto de inflexión del equipo se fueron hasta la capital de La Rioja a disfrutar de la famosa Calle Laurel y de un partidazo entre dos gallos de la categoría en su particular lucha por el liderato.

Recordando las palabras de Paco Fernández, será muy importante afrontar en el aspecto anímico el tramo decisivo del campeonato con una plantilla ilusionada por alcanzar el ascenso, huyendo de la ansiedad y la presión por cumplir el objetivo. Más allá de los debates sobre los cambios del entrenador, la disposición táctica del equipo o si Facundo Pumpido será Pumpigol o Pumpiparda, lo que está claro es que el aficionado racinguista aún mantiene la ilusión por rematar la temporada celebrando el ascenso.

Jesús López Brea

No hay comentarios:

Publicar un comentario