domingo, 27 de marzo de 2016

Lechazo y lechuga en Burgos


Al Racing se le atragantó el lechazo en Burgos pero al final no fue la carne sino la lechuga lo mejor del plato. El portero local, Toni Lechuga, fue incapaz de controlar una cesión radioactiva de su compañero Carlos en el único error del Burgos en defensa… Fue suficiente para que los visitantes se llevasen tres sabrosos puntos.

El equipo que dirige Pedro Munitis se marchó a la caseta sin tirar entre los tres palos en todo el primer tiempo. Poco más hizo el Burgos en un encuentro típico de 2ªB. Demasiado control, aunque eran los locales los que llevaban todo el peso de la contienda.

Hasta el minuto 26 no llegó el primer remate a puerta del choque. Fito Miranda remató de cabeza muy flojo, aunque Óscar Santiago le dio más emoción de lo debido al detener el esférico en dos tiempos generando cierta incertidumbre en la operación. El Racing estaba embotellado y era incapaz de sacar el balón de su área, ni jugando en corto, ni en largo ni a la contra. El Burgos de Ángel Viadero tenía maniatada a la escuadra montañesa.

Ander Vitoria dispuso de una nueva ocasión en el minuto 33. El delantero blanquinegro estrelló el balón en el palo rematando de semivolea muy forzado, posiblemente porque le estaba haciendo un penalti como la catedral de Burgos César Caneda. La mitad del graderío de El Plantío protestó la acción mientras la otra parte, la racinguista, sufría en silencio la lenta maduración del licor de la victoria munitista. Ese chispazo de calidad que tiene el Racing en la categoría de bronce y que escaseó en El Plantío.

En la segunda mitad continúo la misma tónica sin ginebra. El conjunto que entrena Ángel Viadero trataba de jugar y taponaba cualquier salida del balón racinguista, pero también era incapaz de disparar a la meta rival. El cambio de Facundo Pumpido por Coulibaly en el descanso dotó de más mordiente al ataque racinguista. El argentino corría a presionar como loco. Tenía tantas ganas que el árbitro le perdonó la expulsión. En el minuto 53 Pumpido vio la tarjeta amarilla por ayudarse con la mano antes de rematar un balón y poco después el colegiado vasco hizo la vista gorda con una falta absurda al portero rival. Pero esa pasión de Semana Santa, esa fe inquebrantable de Pumpigol tuvo su premio… En el minuto 69 un error garrafal del central Carlos que envió un melón a su portero puso en bandeja de plata el triunfo del Racing. El jerezano Toni Lechuga no supo resolver la situación, una cesión atrás infame, y Pumpido estuvo listo para lograr un gol tan feo como importante. El control largo del meta originó que el ariete sudamericano solamente tuviese que empujar el balón dentro.

El Racing siguió a lo suyo, a la nada, pero el Burgos seguía mostrándose incompetente para disparar entre los tres palos. Ángel Viadero colocó a un central, Quesada, como delantero centro recordando a lo que hacía Cruyff con Alexanco a la desesperada. Pero los castellanos ni colgaban el balón al área. Quizá el empate a cero hubiese sido lo más justo, pero en el fútbol los errores no se suelen perdonar y el conjunto local cometió uno muy grave… A los cántabros no les hubiesen servido de nada unas tablas, pero parece que tuvieron la suerte de los campeones. Con el tiempo cumplido en una contra Jose Artiles pudo incluso haber marcado el segundo gol, pero se empachó de balón y no supo culminar la jugada a puerta vacía. Su disparo flojo lo pudo despejar un defensa. Ese y el gol fueron los dos únicos a puerta del Racing. Las dinámicas positivas son así y este Racing gana ya hasta sin querer… Bueno, querer seguro que quiere, pero faltan casi todos los mecanismos para que fluya un poco de fútbol y eso no termina de cambiar. Tampoco fue el Burgos un rival sencillo, aunque lo importante, como casi siempre, termina siendo el resultado: una victoria que supo a gloria.

Fran Díez


Burgos 0: Toni Lechuga, Andrés (Quesada, minuto 83), Julen Catañañeda, Carlos, Odei, Pepe Delgado, Rodri, José Fran, Ander Vitoria (Camochu, minuto 64), Adrián y Fito Miranda (Sergio Cortés, minuto 75).

Racing 1: Óscar Santiago, Fede, Caneda, Santamaría, Migue (Borja Docal, minuto 87), Granero, Peña, Dani Rodríguez (Artiles, minuto 63), Óscar, Dioni y Coulibaly (Pumpido, al descanso).

Goles: 0-1, Pumpido (Minuto 69).

Árbitro: Velasco Arbaiza (Colegio Vasco). Estuvo fatal y tuvo algunos errores graves que perjudicaron al Burgos.. Amonestó a los locales Adrián, Rodri y Pepe Delgado. En el Racing vio la amarilla Pumpido y el segundo entrenador, Gonzalo Colsa.

Incidencias: Algo más de 4.000 espectadores, la mitad seguidores del Racing.

No hay comentarios:

Publicar un comentario