lunes, 4 de abril de 2016

Aquí te pillo


La semana pasada, por primera vez desde el inicio de la temporada, no fui fiel a la cita de la contracrónica. Échenle la culpa a la Semana Santa o a que, dirán los mal pensados, ganó el Racing y no podía dar palos a Pedro Munitis. El partido, que no presencié, no fue para tirar cohetes. Cual fuera el motivo real o fingido, ensimismado en los pasos castellanos que son menos alegres que los andaluces o aquejado por la falta de inspiración muy propia de esta fechas de recogimiento, defraudé al director de este medio y al lectorado de esta agria mirada a la actualidad racinguista.

Pero esta semana es distinta. Me aburrí con el Racing-Guijuelo y me divertí con el Racing de Ferrol-Tudelano. Mis globos oculares hacían malabarismos para seguir en una misma pantalla los dos partidos y acabé como Leticia Sabater antes de operarse. ¡Y ojo! Valga la redundancia…¡Ojo con el Tudelano! El equipo navarro es el tapado de la Segunda B y viene muy fuerte: defensivamente es muy sólido y combina de lujo en ataque.

El equipo santanderino ya tiene estilo propio. Se sustenta principalmente en la solidez defensiva y en diez buenos minutos de “aquí te pillo, aquí te mato” para luego echarse la siesta, agotado y recostado, con la tarea sin hacer y la casa sin barrer. O como dicen los jóvenes, un ‘quicky’ en inglés (o un “kiki” en castellano), que es la mascota de Nesquik (un conejo, qué casualidad) y también, bueno…para que les voy a hacer un dibujo. El problema es que El Sardinero no se conforma con 10 minutos de noria. La mayoría de El Sardinero, porque La Gradona se auto estimula y no necesita ayuditas en forma de ocasiones o goles. El juego del Racing es la chispa y la negra noche, el destello y la oscuridad tenebrosa del balón entregado al rival y el control defensivo. Debo reconocer que defensivamente este Racing ya está rodado y que ofensivamente, aprovecha la que tiene. Es de agradecer.

Seguimos sin saber cuántos aficionados se acercan a las vetustas gradas de los Campos de Sport. Necesitamos un informe de la Universidad de Cantabria que nos diga domingo tras domingo cuánta gente viene a compartir el aburrimiento. Nadie se cree el informe que da pie al convenio. Pero, en Cantabria, el Racing es "too big to fail". Quien se lo carga, lo paga.

Mientras esto no ocurra, estamos dos puntos más cerca. A cuatro puntos de distancia. Me conformo con diez minutos de felicidad si la noche del ascenso la pasamos todos en vela.

Pierre Mahe

1 comentario:

  1. ¿Lo de que el tudelano combina de lujo en ataque será en tono irónico no?. El racing por momentos aburre a las ovejas, pero en mi opinión el tudelano es un equipo muy solido en defensa pero con pocos argumentos en ataque. Lo poco que le he visto este año, aburre mas que el racing.

    ResponderEliminar