miércoles, 13 de abril de 2016

Camisetas gafes



Supersticiones, cábalas, gafes, maldiciones, suerte o infortunios... El fútbol es muchas veces un estado de ánimo, un deseo o una depresión. Incluso la fe o las creencias más extrañas tienen cabida. Así que algo sin ningún tipo de fundamento o base científica como que vistiendo una determinada equipación el equipo siempre pierde acaba arraigando entre aficionados, futbolistas y técnicos... Termina siendo una verdad absoluta.

El pasado domingo cuando el Racing saltó al maltrecho césped del estadio Príncipe Felipe para medirse al Cacereño luciendo su tercera equipación de esta temporada muchos seguidores cántabros ya comentaron el manido: "Hoy perdemos seguro vistiendo así. Esa camiseta es gafe". Acertaron.

Y eso que esa vestimenta negra fue muy deseada y esperada. No deja de ser un homenaje, un regalo, una ofrenda a los 12.406 accionistas propietarios del club que contribuyeron in extremis a que el Racing siguiera viviendo, aunque siga todavía en peligro. Se ganó por la mínima salvando una situación muy grave. La elástica se estrenó en la jornada 21 ante el Atlético Astorga en tierras leonesas y el partido terminó con empate a un gol. Se volvió a utilizar en Navarra en el empate sin goles ante el Izarra en Merkatondoa. El Racing no gana con ella. Dos puntos de los nueve en liza. Con esos números sobrevuela ya ese mantra: "La tercera equipación es gafe".

Y deja de ser una tontería en el momento en el que el comentario llega al vestuario y cala en ela mente del futbolista. El mundo del fútbol está rodeado de supersticiones: entrar al campo con el pie derecho, santiguarse, besar una medalla, repetir una prenda de ropa, un amuleto, salir el último al césped, tocar el larguero tres veces, rituales como escuchar una canción de motivación, un grito de guerra… Lo que para muchas personas son gestos intrascendentes para algunos futbolistas es condición indispensable para obtener un buen resultado, concentrarse o motivarse. Si el deporte es un estado de ánimo saltar al terreno de juego con una camiseta gafe no ayuda a visualizar el triunfo.


No es la primera vez que se habla de la maldición de la tercera equipación en Santander ni mucho menos. Sin ir más lejos ya la temporada pasada la camiseta elegida por la Asociación de Peñas del Racing de color granate también fue catalogada como maldita. El conjunto montañés lució la indumentaria tildada de “cantabrista” en tres ocasiones: en Sevilla ante el Betis, en Las Palmas y en Vitoria ante el Alavés. Perdió los tres encuentros. El portero Mario empleó la camiseta y las medias granates combinadas con pantalón negro en Ponferrada, Huelva y en El Sardinero ante el Valladolid. De los tres encuentros, sólo se pudo empatar ante el equipo leones... Y el guardameta cántabro salió por la puerta de atrás del club pese a ser un símbolo del racinguismo.

La camiseta de la APR dejó un bagaje de un punto de 18 en juego. Los jugadores la consideraron gafe y se negaron a volver a utilizarla.  Y es que el Racing parece marcado por la maldición de la camiseta popular. Ya en enero de 2013, con motivo del centenario de la institución, el club recreó la camiseta roja y blanca con la que el club comenzó jugando en 1913. Además se grabó en ella el nombre de los abonados que así lo desearon. Esa temporada el equipo descendió a Segunda B en una de las campañas más aciagas de la historia del Racing.



Quedan dos encuentros a domicilio esta campaña sin contar los de la fase de ascenso. Ante el  Lealtad en Villaviciosa es probable que el equipo montañés juegue de verde teniendo en cuenta que los asturianos suelen jugar como locales vistiendo de negro y blanco; Y ante el Racing de Ferrol, casi seguro será la camiseta negra la que tenga una nueva oportunidad para sacudirse la sospecha de la mala suerte dejando el luto en tierras gallegas. Hay que recordar que en principio el Consejo de administración aseguró que esta equipación negra se volverá a utilizar en la temporada 2016/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario