lunes, 25 de abril de 2016

El bueno, el feo y el malo del Lealtad - Racing


El bueno
El Lealtad y Villaviciosa entera se han ganado el cariño eterno de todo el racinguismo. El club maliayo se desvivió por acoger a la afición cántabra y ha colmado de atenciones a todos, desde la directiva al último aficionado. Por ejemplo, el presidente de los asturianos, Pedro Menéndez, se preocupó personalmente de que una señora mayor tuviera su asiento con un cariño digno de elogio y trató de mimar cada detalle por insignificante que fuera. Fue la manera de superar las incomodidades de una instalación humilde y desbordada por seguidores del Racing. Nunca hubo mejor anfitrión ni hospitalidad tan sincera. Villaciosa te llevaremos en el corazón y siempre seremos 'leales'… pero eso sí, espero que el club santanderino no tenga que volver en competición oficial…


El feo
La falta de gol que viene padeciendo el Racing en las últimas jornadas es un asunto feo. Munitis cambió la pareja de baile en la delantera, pero Coulibaly y Pumpido no ganarían el concurso de los danzarines televisivos. Mucha carrera, mucha presión, pero ningún gol. Es cierto que se crearon bastantes ocasiones en Las Callejas, pero faltó efectividad. La salsa del fútbol.  Tuvo que salir Dioni, que llevaba 485 minutos sin marcar, para que el equipo montañés metiera el balón entre los tres palos. Eso sí, el malagueño se fue con más tarjetas amarillas que goles de Villaviciosa… De momento, Dioni lleva 13 dianas y 11 cartulinas amarillas, dos facetas que maridan mal… El Racing padece dionidependencia y le perderá en la siguiente cita ante el Compostela. El atacante se queda además a una tarjeta de la suspensión. 

El malo
La fiesta no pudo ser completa en la villa asturiana. Sin el pinchazo del Racing de Ferrol el sábado no podía serlo, pero los gallegos no van a errar eternamente… Será complicado ya que dejen escapar el primer puesto, aunque al equipo de Pedro Munitis lo único que debe preocuparle es él mismo. Y esto es lo malo porque siguen las dudas respecto al rendimiento de los racinguistas. Javier Rozada, el entrenador del club maliayo, nos dejó una frase lapidaria en la sala de prensa de Les Caleyes, que era también el bar del campo: “Si hoy el Lealtad se hubiera jugado algo, el Racing lo hubiera pasado mucho peor”. Y posiblemente sea cierto, si los asturianos hubiesen estado al 100% o no hubiesen tenido tantas bajas seguro que el Racing no hubiese sacado los tres puntos. Y esto es muy malo con la fase de ascenso a la vuelta de la esquina.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario