domingo, 10 de abril de 2016

Paparda X en Cáceres


«¡El horror! ¡El horror!», murmura Kurtz con su último aliento en ‘El corazón de las tinieblas’. Bien podría referirse con sus enigmáticas palabras al Cacereño-Racing, pero el jefe de la explotación de marfil no era seguidor del equipo santanderino, al menos que sepamos. El desastre es fácil de explicar en esta ocasión. El poderoso colonizador se vio vapuleado por el modesto. Faltó intensidad, planteamiento, juego... Todo. No funcionó nada, aunque la ristra de excusas puede ser larga: el estado del césped, el viento, el árbitro, la ausencia de Peña, etc, etc. etc. Una auténtica lástima porque el Racing hubiese dependido de sí mismo para ser campeón ganando en el Príncipe Felipe. La escuadra de Munitis abdicó de sus opciones y tendrá que esperar a otro pinchazo del Racing de Ferrol. Podría darse, pero ahora todo es más complicado.

A los cuatro minutos una cesión del canario Ismael Athumán a su portero, originada por la presión de Dioni, supuso uno de los pocos sustos para el Cacereño y dio una idea de lo mal que estaba el césped. El balón botaba como un conejo inquieto perseguido por los zorros. El terreno de juego del Príncipe Felipe parecía la hierba de un descuidado parque público ideal para barbacoas y papardas varias.

El partido tuvo varios casos dignos de Expediente X y que deberían ser investigados por Mulder. El holandés del Cacereño, que estuvo muy bien, fue derribado alevosamente por Mikel Santamaría en el borde del área en el minuto seis. Desde el principio fue el conjunto local el que llevó todo el peso del partido. El Polideportivo Cacereño combinaba bien y desarbolaba a un Racing estático y que renunciaba totalmente al balón. Para colmo, los cántabros empezaron a enredarse con protestas al árbitro en el peor día para hacerlo. Ya advertíamos en la previa que Santos Pargaña es un colegiado de esos que se crecen ante los clubes más mediáticos y que convive encantado con la polémica.


Es cierto que el césped estaba muy mal, pero eso no significaba que el Racing tuviese que renunciar completamente a jugar al fútbol… Al final, esto es un deporte y se trata de atacar y de defender, más atacar si eres mejor y necesitas ganar. Dio lo mismo, los extremeños ganaban todos los lances y tocaban muy bien el esférico para superar a los cántabros una y otra vez. El Racing no estaba fino ni en el juego dinámico ni en el parado. En el minuto 24 una jugada de estrategia en la que Dani Rodríguez botó el balón de manera horrorosa era simbólica… Era día de paparda.

En el minuto 29 el colegiado perdonó la expulsión a Francis, que ya había visto una primera cartulina amarilla en el minuto ocho. El andaluz llegó tarde y propinó una patada a Toni. El jugador Carlos Valverde colocó el balón muy lejos de donde se había producido la falta. Gonzalo Colsa fue expulsado por protestar la acción picaresca. El veterano futbolista lanzó con rosca el esférico y sin que nadie lo tocara se coló a gol. El balón sorprendió a Óscar Santiago tapado por Borja Granero, que saltó a por el balón sin llegar a despajarlo. Todo se ponía en contra de los santanderinos, aunque pudo ser peor si llegan a expulsar a Francis.

Cinco minutos después el Cacereño remató a su víctima inmóvil y herida. Un balón lanzado desde el campo rival sorprendió a toda la zaga montañesa. Otro Expediente X. Aarón tocó de cabeza ganando la partida a Granero y Pablo Gállegos marcó a placer ganando también la espalda a Mikel Santamaría. Un desastre defensivo imposible de justificar.

A los 43 minutos llegó el primer saque de esquina para los cántabros. Fue por un error de los locales porque el Racing seguía sin elaborar nada. Ni dos pases seguidos. No hubo reacción. Justo al comenzar la segunda mitad empezó a llover. Eran las lágrimas de los racinguistas que verían que se escapa una oportunidad de oro para alcanzar el primer puesto del Grupo I.


Con las mismas premisas de los 45 primeros minutos siempre estuvo más cerca otro gol del Cacereño que una posible remontada. El equipo de Munitis quiso ser más intenso de inicio, pero sin jugar a nada, solamente con corazón, es muy complicado ganar. Pumpido, con un remate cruzado que atrapó Montiel, y alguna carrera de Dioni. Eran balones que llegaban de pelotazos en largo. Lo contrario hacía el Cacereño que combinaba como si fuese el mejor Barcelona de la época Guardiola. En el minuto 52 tocaron con mimo una preciosa jugada Toni, Gállego y Valvelde que terminó con Mulder tratando de rematar dentro del área pequeña. El holandés no llegó a rematar obstaculizado lo justo por Caneda. El Racing estaba cataléptico.

Carlos Valverde, 31 años, toda la vida en 2ªB, canterano del Betis, parecía un mundialista top. En el minuto 65 tuvo la templanza de parar el balón dentro del área tras una contra y centrar con el exterior al oscense Pablo Gállego que anotó un gol impresionante empalando el esférico llegando desde atrás. Los dos volvieron loca a la defensa racinguista… Teóricamente una de las mejores de la categoría, pero que fue mantequilla en el Príncipe Felipe.



Con el 3-0 se lesionó Francis. El Cacereño siguió buscando la goleada y el Racing siguió inmóvil aguantando la somanta de palos. Dioni reclamó un posible penalti en el minuto 75. Daba lo mismo. Poco después, el malagueño lanzó un zambombazo dentro del área que despejó Montiel. Era el primer disparo a puerta de los cántabros y llegaba en el minuto 78. Fue la mejor ocasión para los racinguistas. El Cacereño estuvo a punto de lograr el cuarto gol con un disparo del holandés Mulder. Vaya Expediente X tiene en este Racing que no se adapta nunca a los terrenos de juego en malas condiciones ni a ser visitante, ni al juego directo ni a tantas y tantas cosas… Todavía hay opciones de ascenso, casi tantas como dudas deja el conjunto que entrena Pedro Munitis en las derrotas, en los empates y también en las victorias.

Fran Díez


CP Cacereño 3: Montiel, Palero, Toni, Mansilla, Gonzalo, Ismael, Gallego (Amaro, min. 87), Cuerva (Leo Ramírez, min. 83), Aarón, Mulder y Valverde (Kofi, min. 84).

Real Racing Club 0: Óscar Santiago, Francis (Jon García, min. 68), Migue García, César Caneda, Mikel Santamaría, Borja Granero, Óscar Fernández (Coulibaly, min. 60), Fede San Emeterio, Dioni, Pumpido y Dani Rodríguez (Artiles, min. 54).

Goles: 1-0, minuto 31, Carlos Valverde de falta directa; 2-0, minuto 36: Gállego; 3-0, minuto 62: Gállego.

Árbitro: Santos Pargaña (Comité Andaluz). Amonestó a los locales Palero y Mansilla y a los visitantes Dioni, Francis y Dani Sotres, éste último, en el banquillo. Expulsó al segundo entrenador del Racing, Gonzalo Colsa. No estuvo bien, pero no fue determinante en el resultado.

Incidencias: Mal estado del terreno de juego. El club aprovechó para homenajear a los canteranos de su Fundación al inicio del encuentro. Unos 2.500 espectadores, con más de medio centenar de hinchas del Racing.

No hay comentarios:

Publicar un comentario